Food and Drink

¿Cuáles son las mejores y peores bebidas para los riñones?

Esa bebida que acompaña tu comida de todos los días podría no ser tan amable para tus riñones, ¿qué es lo que tomas todos los días? Estas son las mejores y peores.

¿Qué vas a tomar hoy? Hay hábitos cotidianos que pueden afectar a la larga a tu cuerpo, así, mientras esa bebida con la que acompañas todas tus comidas puede dañar a los riñones, empezar el día con cierto vaso podría beneficiarlos.

Los riñones son un par de órganos esenciales, aunque podrías vivir sin uno de ellos, cuando se afectan vienen padecimientos como los dolorosos cálculos renales o, en niveles avanzados, las enfermedades renales crónicas.

National Institutes of Health (NIH) explica que los riñones son los encargados de funciones como mantener el equilibrio de sustancias químicas (sodio, potasio, calcio), generar hormonas para regular la presión, eliminar desperdicios de la sangre, así como el exceso de agua.

Para mantenerlos sanos, el NIH explica que influye la alimentación, por lo que sugiere aspectos como disminuir azúcares añadidos, limitar la ingesta de alcohol y mantener una hidratación adecuada.

¿Qué bebida es buena para los riñones?

En redes sociales y demás sitios de Internet vas a encontrar todo tipo de recomendaciones para ‘limpiar’ tus riñones, brebajes más o menos complicados; sin embargo, la respuesta es tan simple como el agua.

Agua

El agua simple es la única indispensable para el cuerpo, ayuda a recuperar líquidos que se pierden por procesos del cuerpo, como respirar, sudar, eliminar residuos y más.


Evita el sobrecalentamiento, lubrica las articulaciones y los tejidos, mantiene la piel sana y es necesaria para una buena digestión. Es la bebida sin calorías perfecta para calmar la sed y rehidratar el cuerpo”, dice Harvard T.H. Chan School of Public Health.

No tomar suficiente agua es un factor que influye en padecimientos como los cálculos renales (depósitos de minerales y sales en los riñones), incluso la deshidratación severa causa daño renal.

¿Qué tanta agua tomar? Eso depende de cada cuerpo. El NIH recomienda beber de 1.5 a 2 litros al día, lo cual “ayuda a eliminar el sodio y las toxinas de los riñones. También reduce el riesgo de enfermedad renal crónica”.

Cleveland Clinic apunta que la mayoría de nosotros no bebemos suficiente agua: “¿Cómo sabes si estás bebiendo suficiente? Tu orina es casi transparente”.

Sin embargo, para algunas personas las necesidades cambian, pues, por ejemplo, personas con enfermedades renales deben controlar su ingesta de líquidos de forma más precisa.

“Beber suficiente líquido ayudará a mantener la orina menos concentrada con productos de desecho... La mayor parte del líquido que beba debe ser agua, es mejor que los refrescos, las bebidas deportivas o el café/té”, concluye National Kidney Foundation.

Agua con limón

Exprimir un limón en un vaso de agua da paso a una de las mejores bebidas para los riñones, debido a varios factores, según Cleveland Clinic y Healthline:

  • Ayuda a mantenerse hidratado: “Un hábito diario de agua con limón es una manera fácil de empezar el día con buen pie”, dice Cleveland.
  • Promueve que tomes más agua: Esta bebida baja en calorías y sin azúcares añadidos es una forma de incentivar el consumo de agua, en especial para personas para las que ésta les resulta poco atractiva por ser carente de sabor.
  • Ayuda a prevenir cálculos renales: el citrato que contienen los limones se ha estudiado porque es capaz de aumentar el volumen y pH de la orina, lo cual reduce el riesgo de que se formen los cálculos; además, se cree que esta mezcla de agua con limón incluso podría romper pequeñas ‘piedras’.

Hay otras opciones con sabor que pueden motivarte a una ingesta de líquidos saludable, como:

  • Agua de coco: tiene electrolitos que ayudan a combatir y prevenir la deshitratación.
  • Agua de jamaica: en ensayos clínicos, se ha encontrado que puede reducir la presión arterial en humanos, padecimiento que se asocia con el desarrollo de enfermedades renales, por ello, su beneficio es indirecto para los riñones.
  • Agua de jengibre: no se ha probado que, como afirman, ayude contra las piedras del riñón, pero puede ser un hábito saludable para empezar el día.

Jugo para los riñones

La nutrióloga Wendy Bazilian dice en Eat this, not that, dice que el jugo de arándano es un remedio casero que ayuda contra las infecciones de vejiga y destaca que su efecto protector ante las bacterias ha sido estudiado en investigaciones:

“El jugo de arándanos tiene propiedades antiadherentes que impiden que las bacterias se adhieran a las paredes de las vías urinarias”.

Medical News Today coincide en que sí se ha encontrado que esta bebida reduce la incidencia de infecciones urinarias, pero aún es necesaria más investigación.

De hecho, también podría afectar los riñones, dice Healthline, ya que mientras en algunos estudios se ha visto que puede ayudar contra los cálculos renales, en otras se ha concluido que aumenta el riesgo de desarrollarlos, en especial en personas predispuestas por su contenido de oxalato.

Por ello, Healthline recomienda buscar otros jugos: ricos en ácido cítrico (naranja, grosella negra o limón), o con ácido málico, un precusor del citrato, (manzana).

¿Qué es lo que más afecta a los riñones?

En cuanto a las bebidas que más dañan los riñones, nos encontramos principalmente con dos que son muy cotidianas, cuyo consumo en exceso se relaciona con afectaciones a estos órganos.

Bebidas azucaradas

El refresco y otras bebidas azucaradas (con azúcares añadidos o edulcorantes) son consideradas las peores para los riñones si se consumen con mucha frecuencia, según explican dietistas en el sitio de salud Eat this, not that.

Esto se debe en especial a tres ingredientes: el alto contenido de azúcar y la presencia añadidos como el ácido fosfórico en algunos refrescos como los de cola y el edulcorante jarabe de maíz de alta fructosa.

  • Beber más de cuatro raciones de bebidas con azúcares a la semana se relaciona con mayor prevalencia e incidencia de enfermedad renal crónica, dice la revista Nephrology en un estudio de 2015.
  • Una gran cantidad de azúcar daña los vasos sanguíneos de los riñones, además, la diabetes se vuelve factor de riesgo para enfermedades renales, explica Eat this, not that.
  • El jarabe de maíz de alta fructosa que contienen algunas marcas puede aumentar el riesgo de cálculos renales, según National Kidney Foundation.
  • El ácido fosfórico (usual en bebidas oscuras como el refresco de cola) se relaciona con enfermedades renales para quienes beben dos o más refrescos de cola por día, dice el NIH, ya que en ciertas condiciones puede causar altos niveles de fósforo en la sangre.

Alcohol

Como se mencionó, el NIH sugiere limitar la ingesta de alcohol y National Kidney Foundation detalla que la razón es el exceso:

“Un poco de alcohol, uno o dos tragos de vez en cuando, por lo general no tiene efectos graves. Sin embargo, beber en exceso (más de cuatro tragos al día) puede afectar su salud y empeorar la enfermedad renal”.

Dicha instancia especializada en el riñón agrega que el alcohol deshidrata, lo cual afecta la capacidad que tienen estos órganos para mantener el equilibrio de agua en el cuerpo.

Además, Cleveland Clinic dice que cuando una persona ingiere demasiadas bebidas alcohólicas, sus riñones tienen que trabajar extra para filtrarlo, incluso hay casos en los que tomar más de cinco copas a la vez causa lesión renal aguda (la función de estos órganos disminuye repentinamente).

Asimismo, un consumo desmedido de alcohol contribuye en conjunto a riesgo de hipertensión, diabetes y enfermedades del hígado, relacionadas con afectaciones a los riñones:

Si una parte del cuerpo no está en equilibrio, puede causar problemas en muchas otras partes del cuerpo... Las enfermedades hepáticas pueden tener repercusiones importantes en los riñones”, dice Cleveland.

También lee: