Mis Finanzas

¿Millennials, quieren decirle adiós a las rentas? 5 tips para comprar la casa de sus sueños

Los jóvenes sí están interesados en adquirir un patrimonio que sea netamente suyo. 65% de las solicitudes de créditos hipotecarios pertenecen al segmento de los millennials.

Comprar una casa o cualquier inmueble es uno de los mayores sueños de prácticamente cualquier persona. Representa su espacio propio, el resultado del trabajo y ahorro de años, así como la tranquilidad de tener un patrimonio aunado a la estabilidad económica que significa no estar pagando una renta cada mes.

Contrario a lo que muchos piensan, los jóvenes sí están interesados en vivir en un patrimonio que sea netamente suyo, y para muestra un botón: 65 por ciento de las solicitudes de créditos hipotecarios pertenecen al segmento de los millennials, según datos de Morgana, la solución digital que apoya a las personas a encontrar la mejor hipoteca del mercado.

Una buena noticia al respecto es que se han flexibilizado los requisitos para tener un crédito hipotecario en los últimos años. Para que tanto millennials como otros jóvenes económicamente activos y comprometidos a construir ese futuro que quieren puedan conseguir el hogar de sus sueños, Ana Lucía Pereyra, COO de Morgana, comparte estos cinco consejos.

Millennials, 5 consejos para comprar la casa de tus sueños

  • 1. Lo básico: Evalúa tu situación financiera

Para hacerse de una casa o departamento, siempre hay que evaluar primero la situación financiera personal o conyugal, con el objetivo de visualizar el dinero con el que se cuenta a corto, mediano y largo plazo; esto permitirá saber con cuánto se dispone realmente y si se puede pagar libremente su valor mes a mes.

  • 2. Escoger la mejor opción para obtener el préstamo

Una de las vías más comunes para acceder a un crédito hipotecario es pidiéndolo a los bancos; y la manera más sencilla y cómoda de cotizar es mediante alguna solución online que ayude a encontrar la mejor opción del mercado.

  • 3. Visualizar lo real

Comprar una casa o departamento no es lo mismo que adquirir una pantalla o incluso un auto. Hay que tomar en cuenta que por su alto valor, es necesario pagar mes a mes cierta cantidad de dinero hasta por 30 años, todo depende del nivel de ingresos y las especificaciones del crédito hipotecario solicitado. Ser impuntuales en los pagos puede convertirse en una bola de nieve financiera, lo mejor es volver cada mensualidad un hábito para sufrir menos.

  • 4. Lo obvio: ahorrar

Para dar este importante paso en la vida, no queda de otra más que ahorrar y ahorrar. Todo suma: bajarle a las fiestas, dejar los gastos superfluos, comprar ropa de vez en cuando, vivir con lo necesario, etcétera; cada persona tiene necesidades y gustos diferentes, pero el ahorro no es privativo de nadie: cualquiera con un ingreso fijo lo puede hacer.


Sobre este tema, vale la pena considerar 2 tips:

Hay que ver la hipoteca como una renta, por lo que no debe rebasar el 30 por ciento de los ingresos mensuales. Mientras se está en el proceso de ahorro, algo básico antes de dar los primeros pasos para solicitar un crédito, lo ideal es separar al menos un 20 por ciento del sueldo mensual y meterlo al “cochinito de la casa de los sueños”.

  • 5. Leer todo con calma y aprender sobre ciertos conceptos

Por último, para tener todo bajo control en este importante proceso y no encontrarse con sorpresas, hay que leer con lupa todo contrato o documento firmado, además de investigar sobre algunos términos como el CAT (costo anual total): un cálculo que incluye los gastos derivados de un financiamiento. Seleccionar el CAT más bajo puede significar ahorros de hasta el 75 por ciento si se comparan con paciencia las opciones del mercado.

Al respecto, esta información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) es muy clara en explicaciones y ejemplos.

En las redes sociales es común encontrar memes que hacen burla de que antes, en los tiempos de los padres y los abuelos de los millennials, comprar una casa era más sencillo, pero que se ha complicado con la historia económica del país y la gentrificación, principalmente en las grandes ciudades. Esto es verdad, “pero no tanto”.

La realidad es que con visión, disciplina y amor por tener una casa o departamento que sea realmente propio, lograrlo es cada vez más sencillo y desde la comodidad del hogar, esto facilita el proceso a los jóvenes, que según datos del Inegi representan actualmente el 25 por ciento de la población, y que gracias a las nuevas plataformas de cotización de créditos hipotecarios, cumplir sus sueños será una realidad si tienen ambición.

También lee: