CDMX

¿Tu jefe quiere que regreses a la oficina? Mejor dile que lea este texto

Un estudio sugiere que el trabajo desde casa debido a la pandemia de COVID-19 ha aumentado la productividad de los empleados.

A partir de este lunes, las oficinas de la Ciudad de México pueden abrir las puertas a sus empleados con un aforo máximo de 20 por ciento, tras más de un año de que se decretara el cierre de estos espacios, en marzo de 2020, debido a la pandemia de coronavirus.

El llamado al confinamiento ha provocado en México y el mundo un gran experimento sobre el home office (trabajo desde casa), que ha dividido la opinión en las empresas y ha suscitado interminables debates sobre si los empleados trabajan con la misma eficiencia desde la mesa de la cocina que desde la oficina.

Pero, ¿qué dicen los estudios recientes al respecto? Una nueva investigación concluye que, de hecho, el trabajo a distancia nos hace más productivos. Un hallazgo del que bien podrías hablarle a tu jefe si quiere que regreses a la oficina.


Según el estudio, el auge del trabajo desde casa aumentará la productividad en la economía estadounidense en un cinco por ciento, sobre todo por el ahorro de tiempos de desplazamiento. Los resultados sugieren que la rápida adopción de nuevas tecnologías en medio de la pandemia ofrecerá ganancias económicas duraderas, ayudando a impulsar la baja productividad que durante mucho tiempo ha afectado al crecimiento mundial.

No todo el mundo es partidario del trabajo remoto. El director ejecutivo de Goldman Sachs Group, David Solomon, ha calificado el trabajo vía remota como “una aberración” que el banco de inversión “corregirá lo antes posible”, argumentando que es especialmente crucial para que los nuevos reclutas absorban la cultura de Wall Street.

Por el contrario, el director ejecutivo Mark Zuckerberg afirma que la posibilidad de contratar ingenieros lejos de Facebook ha abierto nuevos grupos de talento, y muchos empleados continuarán trabajando de manera remota después de la pandemia, con salarios más acordes con sus nuevas ubicaciones.

El estudio encuestó a más de 30 mil trabajadores estadounidenses para evaluar si estos acuerdos de trabajo que comenzaron como una solución provisoria perdurarán una vez que las infecciones hayan disminuido. La investigación reveló que el 20 por ciento de las jornadas de trabajo completas se realizarán desde casa después de la pandemia, en comparación con solo el cinco por ciento anterior, pero mucho menos que en el momento álgido de la crisis.


Los resultados surgen en momentos en que empresas de todo el mundo continúan anunciando acuerdos de trabajo desde casa y reducen el espacio de oficinas. HSBC anunció que eliminará la planta ejecutiva de su sede en Londres, Canary Wharf, convirtiendo las oficinas privadas de los altos cargos en salas de reuniones para clientes y espacios de colaboración. Twitter ha dicho que sus empleados pueden seguir trabajando desde casa en forma permanente.

La experiencia ha agravado las diferencias económicas y raciales en Estados Unidos, dado que muchos de los trabajos peor pagados, en la preparación de alimentos y otras industrias esenciales, no se pueden realizar de manera remota, lo que podría poner a estos trabajadores en un mayor riesgo de contagio por COVID.

Los beneficios de trabajar desde casa “recaerán de manera desproporcionada en las personas con un alto nivel de estudios y bien pagadas”, señala el estudio

Una experiencia mejor de lo esperada, innovaciones tecnológicas e inversiones, y los temores persistentes a las multitudes y el contagio permitieron los nuevos arreglos de trabajo bajo esta modalidad, según la investigación, realizada por José María Barrero del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Nicholas Bloom de la Universidad de Stanford, y Steven J. Davis de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago y la Institución Hoover.