Mundo

¿Trump podría influir en el Parlamento Europeo? ‘Le hacen el feo’ y no lo invitarán a su elección

Las votaciones en 27 países de Europa podrían tener impacto en políticas más ambiciosas y ecológicas este año.

En el reciente Foro Económico Mundial celebrado en Davos, Suiza, políticos y líderes empresariales compartieron sus puntos de vista sobre cómo el éxito de Donald Trump en la carrera presidencial de Estados Unidos en noviembre podría afectar la transición energética global.

Sin embargo, una amenaza mayor para políticas más ambiciosas y ecológicas este año puede ser el resultado de las votaciones que tendrán lugar en 27 países de toda Europa.

Las elecciones al Parlamento Europeo de este junio tienen el potencial de causar perturbaciones en lo que ha sido una de las fuerzas más fuertes a favor de la acción climática.

Si bien en los últimos años el Parlamento ha impulsado algunos de los planes de descarbonización más agresivos del mundo (incluido el objetivo de reducción de emisiones del 55 por ciento de la UE para 2030), hay señales de que los votantes se están inclinando hacia candidatos que representan a la derecha más escéptica sobre el clima.

Llega momento para aplicar plan de emisiones netas

Todo esto llega en un momento crucial en la implementación del plan de emisiones netas cero del bloque.

Las encuestas actuales sugieren que algunos de los mejores defensores de la política climática, los Verdes de centro izquierda y la Alianza Libre Europea y el liberal Renew Europe, sufrirán pérdidas importantes.


Esto podría llevar al Partido Popular Europeo de centroderecha, que probablemente seguirá siendo el grupo más grande, a crear una coalición informal con sus aliados de derecha, los Conservadores y Reformistas Europeos e Identidad y Democracia, al menos para ciertas votaciones.

Los tres grupos han sido los que menos han apoyado las políticas verdes durante los dos últimos mandatos.

Hay incertidumbre sobre el Pacto Verde de la UE

El giro hacia la derecha refleja también tendencias a nivel de los Estados miembros, como lo demuestran las recientes elecciones en los Países Bajos e Italia, y el creciente apoyo a los partidos de extrema derecha en Francia, Alemania y Suecia, entre otros.

La incertidumbre en torno a las elecciones parlamentarias de este año crea una presión de tiempo adicional para la implementación del Pacto Verde de la UE, el plan de transformación de la región diseñado para lograr una economía neta cero y positiva para la naturaleza para 2050.

Si bien se ha fijado la ambición de alto nivel, y es poco probable que se modifique sustancialmente: el bloque necesita aprobar una serie de políticas y regulaciones más detalladas para garantizar que se cumpla el plan.

Por lo tanto, las instituciones gobernantes de la UE intentarán impulsar los proyectos de ley pendientes antes de las elecciones de junio.

Entre ellas se incluyen propuestas sobre la eficiencia energética de los edificios, normas de CO2 para vehículos pesados nuevos, planes sobre edición genética y un marco de certificación para la eliminación de carbono.

Pero la política de la UE que probablemente atraerá la atención en los próximos seis meses será el nuevo objetivo de reducción de emisiones para 2040, que se anunciará en febrero.

Los comisarios del Pacto Verde (Maroš Šefčovič) y del Clima (Wopke Hoekstra) han abogado por un objetivo de recorte del 90 por ciento con respecto a los niveles de 1990, lo que estaría en consonancia con las recomendaciones del Consejo Asesor Científico Europeo sobre el Cambio Climático.

Queda por ver si este objetivo puede obtener el respaldo de los órganos rectores de la UE o si los comisionados estarán presentes el tiempo suficiente para verlo consagrado en la ley. Sus mandatos finalizarán a finales de este año, a menos que sean reelegidos.

El resto del mundo tomará nota de los nuevos objetivos que la UE se fija. El bloque ha desempeñado un papel clave a la hora de impulsar compromisos más ambiciosos y alcanzar compromisos en las negociaciones internacionales sobre el clima y las nuevas Asociaciones de Transición Energética Justa con mercados emergentes como Sudáfrica e Indonesia.

También ha proporcionado una considerable financiación verde para los países en desarrollo, representando el 45% del apoyo prometido al Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas.

Si el giro hacia la derecha se materializa, la UE corre el riesgo de volverse menos partidaria de una política climática y energética ambiciosa en el país y en el extranjero.

Por lo tanto, los formuladores de políticas nacionales y subnacionales tendrán que dar un paso al frente, o el bloque corre el riesgo de perder sus credenciales climáticas y no alcanzar sus objetivos para 2030 y cero emisiones netas.

También lee: