Mundo

Ucrania condena a cadena perpetua a militar ruso en primer juicio por crímenes de guerra

Rusia amenaza con devolver el mismo procedimiento para los soldados ucranianos capturados en Donbas.

Un soldado ruso capturado que se declaró culpable de matar a un civil fue sentenciado este lunes por un tribunal ucraniano a cadena perpetua —el máximo—, en medio de señales de que el Kremlin podría, a su vez, enjuiciar a algunos de los combatientes que se rindieron en los confrontamientos de Mariupol.

Mientras tanto, en una rara expresión pública de oposición a la guerra por parte de las filas de la élite rusa, un diplomático veterano del Kremlin renunció y envió una carta mordaz a sus colegas extranjeros en la que decía sobre la invasión: “nunca me he sentido tan avergonzado de mi país a partir del 24 de febrero”.

Además, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidió sanciones “máximas” contra Rusia en un video dirigido a líderes y ejecutivos mundiales en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Y en el campo de batalla, intensos combates se desataron en el Donbás en el este, donde las fuerzas de Moscú intensificaron sus bombardeos. Las ciudades que no estaban bajo control ruso eran bombardeadas constantemente, y un funcionario ucraniano dijo que las fuerzas rusas atacaron a los civiles que intentaban huir.

En el primero de lo que podría ser una multitud de juicios por crímenes de guerra en Ucrania, el sargento ruso, Vadim Shishimarin, de 21 años, fue condenado por el asesinato de un hombre de 62 años que recibió un disparo en la cabeza en un pueblo de la región nororiental de Sumy en los primeros días de la guerra .

Shishimarin, miembro de una unidad de tanques, afirmó que estaba siguiendo órdenes y se disculpó con la viuda del hombre en la corte.

Su abogado defensor designado por Ucrania, Victor Ovsyanikov, argumentó que su cliente no estaba preparado para la “confrontación militar violenta” y las bajas masivas que encontraron las tropas rusas cuando invadieron. Dijo que apelaría.


Se investigan más crímenes de guerra en Ucrania

El defensor de las libertades civiles ucraniano Volodímir Yavorski dijo que era “una sentencia extremadamente dura por un asesinato durante la guerra”. Pero Aarif Abraham, un abogado de derechos humanos con sede en Gran Bretaña, dijo que el juicio se llevó a cabo “con lo que parece ser un debido proceso completo y justo”, incluido el acceso a un abogado.

Los fiscales ucranianos están investigando miles de posibles crímenes de guerra. Las fuerzas rusas en Mariupol bombardearon un teatro donde se refugiaban civiles y atacaron un hospital de maternidad. A raíz de la retirada de Moscú de los alrededores de Kiev hace semanas, se descubrieron fosas comunes y las calles estaban cubiertas de cadáveres en ciudades como Bucha.

Antes de la sentencia de Shishimarin, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Moscú no pudo defender al soldado, pero considerará intentar hacerlo “a través de otros canales”.

Mary Ellen O’Connell, experta en derecho internacional de la Universidad de Notre Dame, dijo que llevar a Shishimarin a juicio podría resultar “extremadamente perjudicial para los soldados ucranianos en manos de Rusia”. Ella dijo que Rusia puede decidir realizar “juicios espectáculo” de los ucranianos para elevar la moral de sus propios soldados y difundir la desinformación.

“Tal vez hubiera sucedido sin que los ucranianos comenzaran los juicios”, dijo O’Connell. “Pero el momento sugiere que los ucranianos deberían haberse contenido y tal vez aún deberían hacerlo, para que los rusos no puedan decir: ‘Solo les estamos haciendo a sus soldados lo que ellos le hicieron a los nuestros’”.

Las autoridades rusas han amenazado con realizar juicios a los ucranianos capturados, es decir, a los combatientes que resistieron en la planta siderúrgica destrozada de Mariupol, el último bastión de la resistencia en la estratégica ciudad portuaria del sur. Se rindieron y fueron hechos prisioneros la semana pasada, momento en el que Moscú afirmó que la captura de Mariupol estaba completa.

El principal organismo de investigación de Rusia dijo que tiene la intención de interrogar a los defensores de Mariupol para “identificar a los nacionalistas” y determinar si estuvieron involucrados en crímenes contra civiles.

Las autoridades rusas se han aprovechado de los orígenes de extrema derecha de uno de los regimientos allí, llamando a los combatientes del Regimiento Azov “nazis” y acusando a su comandante sin evidencia de “numerosas atrocidades”. El principal fiscal de Rusia ha pedido a la Corte Suprema del país que designe al Regimiento Azov como una organización terrorista.

Los familiares de los combatientes han pedido su eventual regreso a Ucrania como parte de un intercambio de prisioneros.

Por otro lado, Boris Bondarev, un veterano diplomático ruso en la oficina de la ONU en Ginebra, renunció y envió una carta denunciando la “guerra agresiva desatada” por el presidente ruso Vladimir Putin. Bondarev dijo a The Associated Press: “Es intolerable lo que mi gobierno está haciendo ahora”.

En su carta, Bondarev dijo que quienes concibieron la guerra “solo quieren una cosa: permanecer en el poder para siempre, vivir en palacios pomposos e insípidos, navegar en yates comparables en tonelaje y costo a toda la Armada rusa, disfrutar de poder ilimitado y total impunidad.”

También dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia tiene que ver con “belicismo, mentiras y odio”.

En el foro de Davos, Zelenski dijo que las sanciones contra el Kremlin deben ir más allá. Instó a un embargo sobre el petróleo ruso, un corte total del comercio y la retirada de las empresas extranjeras del país.

“Así deberían ser las sanciones: deberían ser máximas, para que Rusia y cualquier otro agresor potencial que quiera librar una guerra brutal contra su vecino sepa claramente las consecuencias inmediatas de sus acciones”, dijo Zelenski, quien recibió una ovación de pie.

En otros acontecimientos, casi 50 líderes de defensa de todo el mundo se reunieron el lunes y acordaron enviar armas más avanzadas a Ucrania, incluidos misiles para proteger su costa, dijo a periodistas en Washington el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin.

En el campo de batalla, las fuerzas rusas aumentaron su bombardeo del Donbas, el corazón industrial oriental de las minas de carbón y las fábricas que Rusia está empeñada en capturar.

El gobernador regional de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, dijo que tres civiles murieron en ataques rusos allí el lunes y que continuaron los intensos combates cerca de la región de Lugansk. Donbas consiste en las regiones de Donetsk y Luhansk.

Dijo que los rusos estaban diezmando ciudades en su intento de apoderarse de ellas. Solo quedan unas 320 mil personas de la población de 1.6 millones de la región antes de la guerra, y las fuerzas rusas están apuntando a los esfuerzos de evacuación, dijo.

Nos están matando. Están matando a los lugareños durante la evacuación”, dijo Kyrylenko.

En vísperas de los tres meses del inicio de la guerra, Zelenski dijo que cuatro misiles mataron a 87 personas la semana pasada en la ciudad de Desna, 55 kilómetros (34 millas) al norte de Kiev.

Los rusos ahora han concentrado sus fuerzas en las ciudades de Donbas y “están tratando de destruir toda la vida”, dijo Zelenski en su discurso vespertino a la nación.

En la región de Luhansk, dijo el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, las autoridades locales informaron que un puente que conducía al centro administrativo de Sievierodonetsk fue destruido, dejando a la ciudad parcialmente rodeada solo a la que se puede llegar por una carretera.

Algunos de los que huyeron de la región de Donetsk compartieron su sufrimiento.

“No hemos podido ver el sol durante tres meses. Estamos casi ciegos porque estuvimos a oscuras durante tres meses”, dijo Rayisa Rybalko, quien se escondió con su familia primero en su sótano y luego en un refugio antiaéreo en una escuela antes de huir de su aldea de Novomykhailivka. “El mundo debería haber visto eso”.

Su yerno, Dmytro Khaliapin, dijo que la artillería pesada golpeó el pueblo. “Las casas se están arruinando”, dijo. “Es un horror”.

También lee: