Empresas

Simultaneidad entre AICM y AIFA, ‘trabajo de maromeros’

El control de los vuelos simultáneos en Santa Lucía y el AICM es un trabajo de maromero, consideró el secretario del sindicato de controladores aéreos.

Las operaciones simultáneas entre el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) no se pueden llevar a cabalidad porque los despegues de ambas terminales, en algunos casos, ocasionan que las trayectorias de los aviones se encuentren, reveló José Covarrubias Aguilar, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta).

Sinacta fue el primer organismo del gremio en denunciar fallas del rediseño del espacio aéreo del Valle de México, un modelo que entró en vigor en marzo del 2020, el mismo que ha ocasionado un alza de incidentes, registrados por controladores aéreos y ocultados por el entonces director de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), Víctor Hernández.

El Financiero publicó el 20 de abril del 2021 que dos aeronaves habían estado a punto de colisionar por el cambio en el diseño aéreo del Valle de México, una situación que fue negada por el gobierno. No obstante, los eventos continuaron hasta mayo pasado, cuando la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IFALPA e IATA, respectivamente por sus siglas en inglés) denunciaron los riesgos.

Luego de que el 7 de mayo de este año un par de aviones de Volaris tuvieron un incidente en el puerto aéreo de la CDMX, se instalaron mesas de trabajo, en donde el gobierno tuvo que reconocer los fallos y anunciar que estaba en proceso de analizar los incidentes.

Covarrubias aseveró que, pese a que aún no se han resuelto de fondo las deficiencias del rediseño del espacio aéreo, los percances se han aminorado en un 90 por ciento; sin embargo, reconoció que las operaciones entre el AICM y el AIFA se han vuelto complicadas.

Las dificultades son por condiciones climatológicas normales, por el diseño de las pistas de ambas terminales: mientras un avión despega del AICM, uno de Santa Lucía no puede (o lo hace en condiciones de riesgo) porque las trayectorias se encuentran, además que, en condiciones de poca visibilidad, se tienen que restringir las operaciones.


¿Cuáles son los retos en las operaciones del AIFA-AICM?

Se tienen que restringir las operaciones en Santa Lucía cuando, en el AICM, están en uso las pistas 23 y en Santa Lucía las pistas 04, quiere decir que están despegando de Santa Lucía, en sentido de las aeronaves de la CDMX, es decir, encontrados. Es un asunto delicado y por eso se dan restricciones.

¿Hay simultaneidad en los vuelos?

No, no hay simultaneidad, tienen que irse secuenciando para que sean seguras las operaciones. Cuando en el aeropuerto de Santa Lucía no tiene las condiciones para operar, se espera a que haya visibilidad y meteorología adecuada para poder operar. Y se tienen que restringir los despegues, porque es el mismo espacio aéreo.

¿Qué retos tiene para el control aéreo?

Es complicado porque hay llegadas y tenemos que irlos descendiendo casi al mismo tiempo de Santa Lucía y el AICM y se vuelven un trabajo de maromero de circo, tenemos que evitar eso, no podemos darnos el lujo de estar jugando con el avión de súbelo, bájalo, dale vuelta, restríngelo.

¿Qué va a pasar con el aumento de vuelos en el AIFA?

Tendrá que haber más secuencia entre los vuelos, en lugar de sumar más operaciones utilizando ambos aeropuertos al mismo tiempo, no se incrementan, serán las mismas, en el mejor de los casos. El controlador tiene que ir administrando el espacio aéreo y mantenerlo seguro.

Se puede pensar que es exagerado o que se quiere afectar la operación, pero tenemos que considerar los escenarios no óptimos.

En septiembre del 2020, el entonces subsecretario de Transportes, Carlos Morán Moguel, aseguró que, de acuerdo con estudios de aeronavegabilidad, las operaciones simultáneas del AICM y Santa Lucía eran viables, a propósito de un análisis realizado por la francesa NavBlue. Pero ahora, aclara Covarrubias, resulta que los estudios de interoperación entre el AIFA y el AICM no se concluyeron.

¿Qué se tiene que cambiar en el rediseño?

Hay áreas en donde se incrementan el encuentro de aeronaves de frente, hay recorridos muy largos, hay un pendiente entre los despegues y aterrizajes de Santa Lucía y AICM cuando son pistas encontradas, en época de mal tiempo es más complicado, entonces, se restringe, la misma NavBlue dejó pendiente ese asunto, pero dijo que no le habían encargado ese proyecto, pero si encargamos la operación de dos aeropuertos.


También lee: