Economía

Inversión productiva registra en 2023 una alza histórica de 19.6%

Fue el incremento más sólido desde 1994, año en que inician los registros del INEGI.

La inversión productiva en México registró en 2023 su año de mayor crecimiento, impulsada principalmente por las obras del Gobierno Federal, las cuales todavía podrían dar un impulso este año.

El Indicador Mensual de la Formación Bruta de Capital Fijo acumuló el año pasado un crecimiento de 19.7 por ciento, y se aceleró desde el 8.0 por ciento del 2022. Fue el incremento más sólido desde 1994, año en que inician los registros del INEGI. Anteriormente, el mayor avance había sido 1996, con 18.5 por ciento.

De acuerdo con los analistas, el repunte en la inversión fue por el mayor gasto en construcción, principalmente por obras del sector público, y en maquinaria y equipo, relacionado con la recuperación de la industria automotriz.

Alberto Ramos, economista en jefe para América Latina, de Goldman Sachs, destacó que el mayor gasto en construcción fue reflejo de la fuerte inversión de obras públicas, y probablemente también, por inversión privada relacionada con el nearshoring.

Analistas de Deutsche Bank apuntaron que diversos factores explican el desempeño de la inversión fija, como la recuperación, tras una caída de la inversión por varios años y la cartera de proyectos de infraestructura del gobierno, así como la expansión de la capacidad productiva ante la relocalización.

Construcción sólida

En el desglose de los datos, la construcción repuntó 20.8 por ciento en 2023, que significó también su mejor dato desde que se tienen registros; mientras que el gasto en maquinaria y equipo subió 18.5 por ciento anual, su mejor cifra desde 1997.


De la solidez de la construcción, destacó que la no residencial tuvo una expansión de 39.2 por ciento en 2023, la lectura más elevada desde 1994, mientras que la residencial tuvo un avance de 1.8 por ciento.

Respecto a la inversión en maquinaria y equipo, la importada tuvo un crecimiento de 21.6 por ciento y la nacional, de 14.1 por ciento en 2023, su mejor dato desde 1998 y 2011, respectivamente.

De este rubro destacó el equipo de transporte, donde la importada repuntó 55.4 por ciento y la nacional, 26.6 por ciento.

Seguirá impulso

Para este año, analistas de Banorte prevén que la inversión fija bruta mantendrá un impulso importante en el primer semestre, con la construcción beneficiándose de los esfuerzos para concluir los proyectos insignia del Gobierno Federal y obras relacionadas al nearshoring.

Marcos Arias, supervisor de análisis económico de Deloitte Econosignal, estimó que hacia delante “es probable que veamos un menor empuje de este factor que fue determinante el año pasado, aunque creemos que puede seguir jugando a favor de la economía mexicana, el impacto puede ser más limitado”.

Analistas de Citibanamex prevén que la inversión continúe con esta dinámica, al menos durante la primera mitad del año, en la medida en que el Gobierno acelerará la entrega de obras públicas. “Sin embargo, para la segunda mitad, efectos base retadores y menor gasto en inversión pública implicarán mayores retos para extender el mismo ritmo de crecimiento de 2023″.

La búsqueda del gobierno por concluir los proyectos y el nearshoring harán que la inversión tenga cierto dinamismo en el corto plazo, señalaron analistas de Deutsche Bank. “Esperamos que la inversión fija se mantenga relativamente sólida, aunque no necesariamente al mismo nivel alcanzado en 2023, al menos durante la primera mitad del año. Esta visión implica una mayor desaceleración de la tasa de crecimiento”, indicaron.

Moderación

Pese al año histórico que significó el 2023, el cierre de año fue con moderación, pues solo en diciembre la inversión fija bruta creció 15.4 por ciento, su lectura más moderada en ocho meses.

La construcción tuvo un crecimiento de 22.3 por ciento anual en diciembre, para sumar ocho meses con alzas a doble dígito, pero en maquinaria y equipo el incremento fue de 9.5 por ciento, luego de 16 meses con tasas a doble dígito.

Parte de la pérdida de dinamismo se observa en el balance del cuarto trimestre, el cual la inversión tuvo un estancamiento, 0.0 por ciento, respecto al periodo previo, en el que avanzó 4.4 por ciento.

En la construcción se dio una caída de 0.1 por ciento en el cuarto trimestre, su primer retroceso desde el tercer trimestre del 2022 y en maquinaria y equipo un avance de apenas 0.3 por ciento, su dato más bajo desde la contracción de 28.8 por ciento en 2020.

También lee: