Deportes

¡No lo quieren! Novak Djokovic tiene al 83% de australianos en contra; piden deportarlo

La gente no está conforme con que el serbio se encuentre en Melbourne practicando previo al Abierto de Australia.

Vaya semanas para el deporte blanco. Uno de sus máximos representantes como lo es Novak Djokovic está entre la ‘espada y la pared’, debido a sus ‘errores humanos’, como él mencionó después de detectar que su documentación no era válida en Australia.

Ahora y por medio de una encuesta realizada por NewsCorp para los medios australianos Herald Sun y The Daily Telegraph, revela que el 83% de australianos que fueron encuestados sobre la estancia de ‘Nole’ en Melbourne piden que las autoridades deporten al tenista.

La inconformidad de que el actual número uno del mundo en el ranking mundial del ATP siga en tierras australianas no es nada del agrado de la población, luego de que reveló que no cuenta con la vacuna ante el COVID y, además, porque se le detectó el virus el pasado 16 de diciembre.


A pesar de ello, Djokovic ha tenido la oportunidad de entrenar en las diferentes canchas del campeonato que iniciará el próximo 17 de enero, donde, también es el actual mandamás que, por cierto, buscará su décimo trofeo de Grand Slam de ese campeonato.

Irregularidades en su documentación

Tal parece que uno de los problemas más complicados donde las autoridades locales tienen probabilidad de eliminar cualquier probabilidad de que ‘Nole’ sea deportado y deje vacante el cetro, es debido a una investigación que sacaron Der Spiegel como el periodista del New York Times, Ben Rothenberg, quienes minuciosamente sacaron un informe sobre el QR que presentó el equipo legal de Djokovic, donde se muestra, de primera mano, que el resultado de la prueba PCR es negativo.

Tras algunas anormalidades del documento y con el paso del tiempo, al parecer, y de manera inexplicable, al ingresar el código una vez más arrojó que el resultado es positivo, situación que complica el presente y futuro del serbio.

A días de que inicie el campeonato los hechos parecen empujar a una triste realidad para Novak Djokovic, quien además de no disputar el Grand Slam, tendría problemas en su país por romper las normas sociales y, no ingresaría durante los próximos tres años a Australia.