Reflector

¡Pura nostalgia! El último Blockbuster del mundo se vuelve una ‘celebridad’ luego del documental de Netflix

Los empleados han estado ocupados empaquetando miles de pedidos en línea de camisetas, sombreros y máscaras de la tienda de videos, ubicada en Bend, Oregón.

La tienda de videos Blockbuster, ubicado en Bend, Oregon (EU), saltó a la fama mundial cuando se convirtió en la última franquicia de este tipo en la Tierra hace dos años. Ahora se ha inundado con más visitantes y pedidos en línea después de que Netflix aumentó su visibilidad.

Desde que se dio a conocer el documental titulado The Last Blockbuster el pasado 15 de marzo, personas de todo el mundo enviaron flores y llamaron a la tienda solo para decir “gracias” por permanecer abierta.

En la trastienda, los miembros del personal han estado ocupados empaquetando miles de pedidos en línea de camisetas, sombreros y máscaras de Blockbuster, todos fabricados por empresas de Bend.


La película se centra en el trabajo diario del gerente que dirige la tienda, que se convirtió en la última del mundo cuando el Blockbuster en Perth, Australia, cerró hace dos años. Fue realizada por dos cineastas locales que vieron historia y nostalgia en la perseverancia de la tienda.

“Es un poco loco, pero es algo muy bueno”, dijo la gerente de la tienda Sandi Harding a The Bulletin en Bend. “Nos volveremos un poco locos si eso significa mantener la tienda abierta”.

Harding es la estrella de la película, que alcanzó su punto máximo desde que ocupó la posición cuatro entre lo más visto en Estados Unidos desde que apareció en Netflix el 15 de marzo.

La tienda de alquiler de videos Blockbuster en Bend ya era popular cuando se convirtió en la última ubicación en la Tierra. Atrajo a visitantes de todo Estados Unidos y hasta Taiwán y Londres.


“Es bueno para la tienda. Es bueno para la comunidad “, dijo Harding, quien fue abordada en la tienda por fanáticos que querían tomarle una foto. “Y puedo aprender a vivir con mi nueva fama siempre que no interfiera con lo que hacemos todos los días”.

Los dos cineastas de Bend detrás del documental, Taylor Morden y Zeke Kamm, no tenían idea de si la tienda permanecería abierta cuando comenzaron a filmar en 2017. Morden dijo que ha escuchado de personas que llaman a Harding un tesoro nacional y dicen que la tienda debe permanecer abierta cueste lo que cueste.

“Para nosotros, tener una pequeña parte para ayudar a que la tienda permanezca abierta es increíble”, comentó Morden. “No muchos documentales logran realmente el objetivo de su historia”.

Bend Blockbuster no tiene planes de cerrar

Tiene un contrato de arrendamiento estable, y los propietarios locales, Ken y Debbie Tisher, han alquilado la propiedad desde 1992, cuando era una tienda Pacific Video. La tienda fue franquiciada en 2000 y se convirtió en un Blockbuster.

En su apogeo, Blockbuster tenía 9 mil tiendas en todo el mundo. Sin embargo, comenzaron a luchar con el aumento de los servicios de streaming a pedido como Netflix, el mismo servicio de transmisión que ahora ofrece el documental Blockbuster.

En 2010, Blockbuster se declaró en quiebra y, para 2014, todas las tiendas corporativas habían cerrado. Eso dejó a las franquicias de propiedad local como la de Bend para valerse por sí mismas, y una por una, cerraron.

Cuando las tiendas en Anchorage y Fairbanks, Alaska, cerraron en 2018, apenas superando a una tienda de Redmond, Oregon, Bend’s Blockbuster fue la única ubicación que quedaba en Estados Unidos. Luego, en 2019, la ubicada en Perth, Australia cerró sus puertas, dejando a Bend como la última de este tipo.

La película también revela que Blockbuster tenía la opción de comprar Netflix hace años, cuando la compañía todavía era un servicio de DVD por correo y no se había transformado en el servicio de transmisión dominante que es ahora. Sin embargo, el liderazgo del imperio del video vio a Netflix como un nicho de mercado con un potencial limitado y se negó a comprarlo, según el documental y los informes de noticias anteriores.

Pero más allá de los detalles comerciales, la película aprovecha la nostalgia que sienten las personas de cierta edad a medida que el mundo se acelera y las interacciones personales se vuelven menos frecuentes, dijeron los realizadores. Muchos de los que lo vieron recuerdan haber trabajado ellos mismos en las tiendas Blockbuster o haber alquilado en ellas a menudo en sus años más jóvenes.

“Ha afectado a la gente emocionalmente”, dijo Kamm. “Creo que le recordó a la gente que teníamos algo que era una parte tan importante de nuestras vidas. Con suerte, les recuerda a las personas que deben apreciar las cosas que tienen ahora “.

Ambos cineastas se sienten conectados con Bend Blockbuster, a pesar de que terminaron de filmar su película. Se ponen en contacto con Harding con regularidad para averiguar si necesita más DVD de sus películas o carteles de películas para vender en la tienda.

“Estoy seguro de que estaré involucrado con la gente en el último Blockbuster hasta que cierren”, dijo Morden. “No hay forma de que no estemos conectados”.