Mundo

Colonos de Israel atacan camiones con ayuda humanitaria para Gaza; van 8 ataques desde enero

Los colonos israelíes han atacado a conductores de camiones y han incendiado vehículos cargados con alimentos, agua y medicinas que intentaban entrar a Gaza, donde hay una hambruna provocada.

Colonos israelíes atacaron este domingo dos camiones de ayuda que estaban cargados con alimentos destinados a la Franja de Gaza, en un cruce de la ciudad palestina de Tarqumiya, a 12 kilómetros al noroeste de Hebrón (Cisjordania), en un incidente que se repite por octava vez desde enero y que ya suma cinco ataques en lo que va de mayo.

Según fuentes palestinas y un vídeo al que tuvo acceso EFE, los colonos destrozaron parte del cargamento en el cruce de carretera y esparcieron los suministros por el suelo.

Ya el pasado 13 de mayo, dos camiones de ayuda fueron incendiados de noche en Tarqumiya, cuando una turba de colonos, según documentó el medio israelí Haaretz, primero bloqueó su paso y los saquearon, para horas después prenderles fuego. En el ataque participaron colonos de la zona y activistas radicales religiosos del grupo Tzav 9, que han prometido bloquear el paso de ayuda a Gaza hasta que todos los rehenes sean liberados.

Dos días después, colonos hirieron a un conductor palestino tras atacar dos camiones que creían transportaban ayuda a Gaza, pero que en realidad tenían fines comerciales. El ataque se produjo cerca del puesto de avanzada -asentamiento ilegal, también según la ley israelí- de Givat Asaf, a 3.5 kilómetros del asentamiento de Beit El, en la Cisjordania ocupada.

Y el jueves, 16 de mayo, el camión de un conductor israelí fue incendiado, y su conductor herido, cerca del asentamiento de Kochav HaShahar, en un suceso en el que los soldados israelíes también fueron agredidos por los colonos.

Estos recurrentes ataques a los convoyes de ayuda humanitaria agravan la situación humanitaria catastrófica que viven los gazatíes, más de un millón de ellos al borde de la hambruna por la guerra y el cierre por parte de Israel de la mayoría de los pasos fronterizos.


Según un análisis hoy de la periodista Elisha Ben Kimon, en el periódico israelí Yedioth Ahronoth -uno de los más leídos en el país- estos incidentes ilustran cómo las protestas, que inicialmente bloqueaban la ayuda humanitaria ya en los cruces fronterizos de la Franja, se han vuelto cada vez más violentas.

Varios funcionarios de seguridad, citados por Kimon bajo anonimato, dicen que “no existe ningún (mecanismo para) mantener actualizados y sincronizados” los movimientos de camiones que transportan ayuda con la policía, mientras que otro agente de seguridad culpa a “una atmósfera generalizada en la que todo vale”.

Cierre de cruces en Rafah deja fuera unos 3 mil camiones de ayuda en 13 días

Desde la toma militar israelí del cruce de Rafah hace trece días, el Ejército israelí ha impedido la entrada de unos 3 mil camiones de ayuda humanitaria, tanto por este cruce como por el de Kerem Shalom, denunció este domingo el Gobierno gazatí.

Según la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, UNRWA, desde el 6 de mayo sólo 33 camiones han accedido al sur de Gaza, denunció hoy el jefe de esta agencia, Philippe Lazzarini.

Desde el 6 de mayo, las autoridades de la franja estiman, además, que un total de 690 heridos y enfermos tampoco han podido abandonar Gaza, pues el cruce sureño de Rafah era el único habilitado para viajeros de a pie que conectaba el enclave palestino y Egipto.

“Esto plantea un peligro claro en medio del colapso del sistema de salud, los ataques (israelíes), la destrucción y la quema, y (amenaza con) el cierre total de hospitales”, detalló en un comunicado oficial.

El Ministerio de Sanidad de Gaza también advirtió hoy, en otro comunicado, de “la grave carencia de medicamentos y material médico” para prestar servicios de emergencia, atención primaria y operar a pacientes en hospitales.

Israel ha bombardeado constantemente los hospitales y centros de salud en Gaza, así como a las ambulancias, personal médico y de enfermería, escuelas, universidades e instalaciones de la ONU.

El Gobierno de Gaza demandó la apertura inmediata de Rafah “antes de que ocurra la catástrofe humanitaria”, en un enclave devastado tras más de siete meses de guerra donde escasean los alimentos y el agua, y más de 35 mil 400 gazatíes han sido asesinados en bombardeos o han muerto por causas relacionadas a la guerra israelí.

También lee: