Mundo

OMS pide a Corea del Norte que acepte vacunas para combatir ola de COVID-19

Corea del Norte reportó seis muertes y casi 270 mil nuevos casos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó este este martes su preocupación por el primer brote de COVID-19 declarado en Corea del Norte, con más de 1.8 millones de casos sospechosos desde abril, y pidió a su Gobierno que dé información competa sobre el alcance de la crisis y acepte ayuda para atajarla.

”Hemos solicitado a Corea del Norte que comparta datos e información, y les ofrecemos apoyo técnico y suministros que incluyen test, diagnósticos, medicinas esenciales y vacunas ya listas para llegar al país”, señaló en una rueda de prensa el director general de la OMS, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El máximo responsable de la OMS aseguró que está especialmente preocupado por el hecho de que no ha habido ninguna campaña de vacunación antiCOVID entre la población norcoreana, “y muchas personas padecen problemas previos de salud que les ponen en riesgo de desarrollar formas graves o mortales de la enfermedad”.

Tedros extendió su preocupación a otros Estados del mundo que tampoco han iniciado campañas de vacunación, como en el caso de Eritrea, el país del que es originaria su familia.

La prensa estatal norcoreana informó este martes de seis nuevas muertes por COVID en el país, que suma ya 56 fallecidos, mientras más de 663 mil personas están en tratamiento.

ONU teme que medidas contra COVID en Norcorea impacten en derechos humanos

La oficina de la ONU para los Derechos Humanos expresó su preocupación por las estrictas medidas adoptadas por Corea del Norte para frenar el primer brote de COVID notificado en el país, que en su opinión podrían tener un impacto negativo en las libertades fundamentales.

”Ante la ausencia de campañas de vacunación, el brote registrado podría tener un impacto devastador en los derechos humanos del país”, subrayó en rueda de prensa la portavoz de la oficina Liz Throssell, quien resaltó la escasa capacidad sanitaria del país para afrontar una crisis de estas características.


Las medidas impuestas por las autoridades norcoreanas para contener el coronavirus han supuesto “un incremento en la represión de los derechos civiles y políticos”, además de la implantación de una política que “autoriza el uso de la fuerza contra aquellas personas que intenten entrar o abandonar el país”, añadió.

Las últimas restricciones aplicadas por el régimen de Kim Jong-un ante esta ola de casos, que incluyen un estricto aislamiento de la población además de más restricciones a la movilidad, tendrán “graves consecuencias”, vaticinó la portavoz.

”Instamos a las autoridades de Corea del Norte a que garanticen que todas las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia son necesarias, proporcionadas, no discriminatorias, sujetas a plazos y estrictamente conformes con el derecho internacional de los derechos humanos”. declaró.

También reclamó a Pyongyang que “con carácter de urgencia, discuta con la ONU la apertura de canales de apoyo humanitario, incluyendo medicinas, vacunas, equipos y otros apoyos para salvar vidas”, facilitando el regreso de personal de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales al país.