Estilo

¿La ropa deportiva está redefiniendo la ‘feminidad’?

Del enfoque del consumo y la autoayuda a una declaración de comodidad y libertad: así ha sido la evolución del significado que dan las mujeres a la hora de elegir ropa deportiva.

A medida que avanzan las tendencias de la moda, el paso de la ropa deportiva de los gimnasios y los estudios de fitness a la sociedad en general ha sido imposible de ignorar. Nos guste o no, vivimos en un mundo de licra.

Leggings ajustados, pantalones de yoga, sujetadores deportivos y tops cortos están en todas partes, desde la pasarela hasta las cafeterías. El COVID-19 aceleró la tendencia: trabajar desde casa ha impulsado un aumento reciente en las ventas.

Pero la industria de la ropa deportiva ha crecido exponencialmente durante los últimos diez años. Si bien la ropa está hecha para hombres y mujeres, es el mercado de las mujeres el que ha impulsado este crecimiento fenomenal.


La tendencia ha sido ampliamente celebrada, criticada, parodiada y, a veces, descartada simplemente como la última tendencia de moda en una sociedad obsesionada con el consumo conspicuo.

Sin embargo, en un examen más detenido, la ropa deportiva juega un papel fascinante en las definiciones de género del siglo XXI, reforzando y resistiendo las ideas populares sobre la feminidad.

El auge de la ‘feminidad fit’

Camina por cualquier tienda de ropa deportiva y serás bombardeada con retórica de empoderamiento y autoayuda que enfatiza la importancia de lograr un estilo de vida saludable y en forma con el atuendo adecuado y una actitud positiva.

Varios estudiosos han demostrado cómo las grandes empresas de ropa deportiva utilizan este tipo de lenguaje - “muévete” y “esta no es tu vida práctica” - para reforzar la noción de responsabilidad de las mujeres por el mantenimiento de su propio cuerpo, independientemente de las barreras sociales o personales.


Otros han demostrado cómo los enfoques de marketing de las empresas de ropa deportiva alientan a las mujeres a utilizar la actividad física como un medio de autotransformación y un camino hacia una vida más plena.

Es una versión de la feminidad basada en el consumo de una mujer y la capacidad de mantener su propia salud y apariencia. Como han demostrado las académicas del deporte feminista, la sociedad celebra a las mujeres que tienen “el control” de sus cuerpos y están activas en la búsqueda de la feminidad y salud.

En nuestra propia investigación , argumentamos que usar ropa deportiva en público es una forma de decir “estoy a cargo de mi salud” y de conformarnos a los entendimientos socialmente aceptables de la feminidad.

En este sentido, la ropa deportiva (que no debe confundirse con su rama menos deportiva de “athleisure“) se ha convertido en el uniforme de lo que podríamos denominar la “mujer socialmente responsable del siglo XXI”.

La forma femenina idealizada

Parte del atractivo de la ropa deportiva es que es cómoda y funcional. Pero también ha sido diseñado para moldear físicamente el cuerpo en una forma femenina de reloj de arena socialmente deseable.

Los leggings de cintura alta que se colocan justo por encima del ombligo se comercializan por tener un efecto adelgazante. También se promocionan a menudo como prendas para “esculpir traseros”, creando el “botín” deseable que se ha valorado (algo problemático) en la cultura dominante.

Como algunos han argumentado, este es otro ejemplo más de la apropiación de las culturas negra e hispana para obtener ganancias corporativas.

Con nuevos materiales diseñados para acentuar (no solo apoyar) aspectos particulares del cuerpo de la mujer, la ropa deportiva ayuda a promover la forma femenina idealizada como curvilínea pero sin grasa.

Y aunque esta forma idealizada ha cambiado en las últimas décadas, de delgada a delgada y tonificada, al reloj de arena tonificado, el ideal actual sigue siendo en gran medida inalcanzable para la mayoría de las mujeres.

Libertad y comodidad

Pero hay otra cara de este fenómeno. Queríamos explorar las propias experiencias de las mujeres al usar ropa deportiva. Las entrevistadas de diferentes edades, tipos de cuerpo, etnias y culturas hablaron sobre la ropa deportiva como no solo cómoda y funcional, sino también liberadora.

Desde corsés y vestidos largos en la época victoriana hasta los tacones altos de la “ama de casa” de los años 50, las últimas tendencias en belleza y ropa a menudo han restringido los cuerpos y movimientos de las mujeres.

Pero las mujeres de nuestro grupo de investigación hablaron sobre la libertad que experimentaron al poder moverse cómodamente durante el día, del trabajo a la recogida de la escuela, del gimnasio al café.

Aun así, no todos los cuerpos con ropa deportiva se consideran aceptables. Algunos, particularmente los cuerpos más grandes, son estigmatizados y criticados cuando no cumplen con el ideal femenino.

Algunos incluso experimentan abuso físico o acoso verbal por usar la ropa “incorrecta” en público. Todo es parte de una larga historia de intentos sociales de regular los cuerpos de las mujeres.

Hasta hace poco, el marketing de ropa deportiva estaba dirigido principalmente a mujeres blancas jóvenes, delgadas y ricas. En 2013, el fundador de lululemon, Chip Wilson, declaró abiertamente que los leggings de su marca “no funcionan” para tipos de cuerpo más grandes.

En respuesta a estas definiciones limitadas perpetuadas por la industria de la ropa deportiva, algunas mujeres han establecido sus propias etiquetas. En Aotearoa Nueva Zelanda, estos incluyen la cada vez más popular Colección Hine.

Fundada por una mujer maorí frustrada por el tamaño limitado de la ropa deportiva, la marca presenta modelos de mayor tamaño y atiende a mujeres de diversas formas corporales y culturas.

Protesta y empoderamiento

Incluso se ha usado ropa deportiva en protesta contra la vigilancia del cuerpo de las mujeres en lugares públicos como escuelas, iglesias y tiendas donde el uso de leggings no se considera respetable y distrae demasiado” a los hombres.

En 2018, hubo indignación cuando se les dijo a las jóvenes atletas de pista en Nueva Jersey que no podían entrenar afuera con sus sujetadores deportivos cuando el equipo de fútbol masculino estaba practicando.

Otras protestas y escritos han hecho de los leggings y los sujetadores símbolos de orgullo y un desafío para quienes buscan dictar las elecciones corporales de las mujeres.

La mayoría de las mujeres, sin embargo, eligen la ropa deportiva simplemente porque les da la capacidad de moverse con determinación y comodidad durante el día. Si bien esto puede no ser un acto abiertamente político, no obstante es una declaración sutil de que las mujeres no serán controladas ni objetivadas. Se enorgullecen de sus cuerpos en movimiento.

La ropa deportiva está lejos de ser una elección de ropa mundana. Más bien, contribuye a nuestra definición y comprensión de la feminidad y el género en el siglo XXI.

*Puedes leer la nota original dando clic aquí.

*Por Julie E. Brice, estudiante de doctorado en Sociología del Deporte, y Holly Thorpe, profesora de Sociología del Deporte y la Cultura Física, ambas de la Universidad de Waikato.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.