Estados

PERFIL: Patricia Rivera Reyes, la abogada y defensora de los derechos indígenas asesinada en Tijuana

Patricia Susana Rivera Reyes fue asesinada de un disparo en la cabeza dentro de una vivienda de Tijuana, de acuerdo con autoridades estatales.

Patricia Susana Rivera Reyes fue una abogada y activista que luchó por visibilizar las necesidades y los derechos de las comunidades indígenas, principalmente de los kumiais, a través de la difusión de su cultura y tradiciones.

La defensora de los derechos de las comunidades indígenas del norte de México fue asesinada de un disparo en la cabeza dentro de una vivienda de la localidad fronteriza de Tijuana, indicaron el lunes autoridades estatales.

Rivera Reyes, de 61 años, murió la noche del sábado en un domicilio de la delegación Los Pinos de Tijuana, estado de Baja California, informó la Fiscalía estatal.

De acuerdo con declaraciones aportadas por una testigo, Rivera Reyes se encontraba con otras personas en una festividad cuando tres hombres armados, con vestimentas oscuras y encapuchados, ingresaron a la vivienda y sometieron a los asistentes, a quienes les exigieron que les entregaran sus pertenencias.

Luego que la activista reclamó que le devolvieran su teléfono móvil, uno de los delincuentes se giró hacia ella y le disparó en la cabeza, precisó la Fiscalía estatal.

En el hecho también resultó lesionado por disparo de arma de fuego un hombre identificado como José “N”, a quien los atacantes le dispararon en la cabeza y el abdomen. El herido fue trasladado a un hospital.

Patricia Rivera Reyes nació en Guaymas, Sonora. Estudió la licenciatura en turismo, en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y cursó diversos diplomados en arqueología, antropología e historia, entre otros. También estudió derecho y contaba con una maestría y un doctorado. Dio clases en la Facultad de Turismo y Mercadotecnia de la UABC.


“Poseía un gran tesón por seguir estudiando. Dejó una profunda marca en todos los que la conocimos”, cuenta la doctora Gabriela Navarro Peraza, quien la conocía desde hace más de 20 años.

Ambas coincidieron en la UABC hace 24 años y desde entonces su trabajo fue destacado. Expusieron la problemática de las comunidades indígenas a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A nivel nacional, Patricia Rivera Reyes participó en un subcomité de Asuntos de la Mujer, donde impulsó políticas públicas en asuntos de género, por el año 2000.

Fundó la Consultoría de los Pueblos Indígenas en el Norte de México, así como la Comisión Internacional del Arte de los Pueblos Indígenas. Además, coordinó el Congreso Nacional Indígena en la Comunidad Kumiai de San José de la Zorra en la Primera Feria Mundial de Mujeres Indígenas, en Ensenada.

Patricia Rivera Reyes realizó múltiples actividades a lo largo de su carrera como activista. Su impacto en las comunidades indígenas dejó huella no solo a nivel nacional, sino en el ámbito internacional.

Este martes sus restos serán velados en una funeraria de Tijuana.

Exigen justicia

Al lamentar el asesinato, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California exigió a las autoridades el esclarecimiento de los hechos.

El Gobierno reconoció a inicios de año que 97 defensores de derechos humanos y 52 periodistas habían sido asesinados durante la mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador. El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, admitió que más del 90 por ciento de los asesinatos de activistas y periodistas no son sancionados.

Ocho periodistas mexicanos han muerto en lo que va del año, que ha sido considerado el más violento para la prensa en décadas.

Con información de AP.