Espectáculos

La actuación ayudó a Bruce Willis contra el tartamudeo: Así fueron sus inicios en el cine

El actor estudió en una academia de teatro de Nueva Jersey, sin embargo nunca se graduó pues pronto se mudó a Nueva York para buscar sus primeros proyectos de actuación.

A finales de marzo, la familia de Bruce Willis anunció, a través de un comunicado, que el actor de Duro de matar decía adiós a la interpretación. La razón era la afasia que padece, una enfermedad que afecta a la capacidad del habla, escritura y entendimiento del lenguaje.

Debido a este diagnóstico, Willis puso punto final a más de cuatro décadas de actuación y a uno de los tipos duros por excelencia de Hollywood.

Los inicios de Bruce Willis en la actuación

Walter Bruce Willis nació en Idar-Oberstein, en lo que por aquel entonces era Alemania Occidental, el 19 de marzo de 1955. Es el mayor de los cuatro hijos del matrimonio formado por Marlene, alemana, y David, un soldado estadounidense. Cuando Willis tenía dos años, la familia se trasladó a Nueva Jersey.

El pequeño Willis tuvo que lidiar con el tartamudeo durante su infancia. “Apenas podía hablar. Me llevaba tres minutos completar una frase”, dijo el actor, de acuerdo con lo recogido por John Parker en su libro Bruce Willis: The Unathorized Biography. “Era devastador para cualquiera que quisiera expresarse, que quisiera ser escuchado y no pudiera. Era aterrador”.

Sin embargo, fue esta condición la que acabó poniéndolo en el camino de la actuación. “Entonces hice algo teatro en algún sitio, probablemente en la escuela secundaria. Y cuando memorizaba palabras, no tartamudeaba, lo que fue simplemente milagroso”, dijo a GQ en 2013. “Eso fue el comienzo del desvanecimiento gradual de mi tartamudeo. Pensé que era minusválido. No podía hablar en absoluto. Todavía tartamudeo con algunas personas ahora”.

Acabó el instituto y tuvo algunos trabajos antes de ingresar en el Montclair State College para estudiar teatro. Pero nunca se graduó; dejó el centro y se mudó a Nueva York, para probar suerte como actor, compaginando las audiciones con el trabajo detrás de la barra. La serie Moonlighting, emitida entre 1985 y 1989, en la que interpretaba al detective privado David Addison Jr., pavimento su camino a la fama.

Bruce Willis y su boom en el cine

El éxito de taquilla Duro de matar, de 1988, terminó de convertirlo en una estrella y le hizo un hueco entre los tipos duros de la pantalla. Willis también protagonizó sus secuelas: Duro de matar 2, en 1990, Duro de matar 3: La venganza, en 1995, Duro de matar 4, en 2007 y Duro de matar: Un buen día para morir, en 2013.


Tras la aclamada Pulp Fiction, de 1994, Willis participó en otros títulos como 12 Monkeys, Last Man Standing y The Fifth Element, entre otros. A estos siguieron otras cintas taquilleras como Armageddon, de 1998, The Sixth Sense, de 1999, Unbreakable, en 2000 y Frank Miller’s Sin City, en 2005.

En 2000, Willis y la también actriz Demi Moore, que llevaban casados desde 1987, formalizaron su divorcio, tras haberse separado en 1998. Durante su matrimonio tuvieron tres hijas y, a pesar de poner punto y final a su unión sentimental, siguieron manteniendo una relación amistosa y cercana que continúa hoy en día.

“Tenemos tres hijas a las que seguiremos criando juntos, y probablemente ahora estemos más unidos que nunca”, dijo a Rolling Stone en 2000. “Nos damos cuenta de que tenemos un compromiso de por vida con nuestras hijas. Nuestra amistad continúa. La institución se ha dejado de lado…. Es difícil vivir tu vida y el matrimonio bajo una lupa, que es lo que les pasa a las parejas de estrellas de cine”.

En 2009, Willis se casó con Emma Heming, quien es madre de sus dos hijas menores.

Aunque Bruce y Demi tenían sus respectivas parejas, la familia siguió unida. No era difícil ver fotos de todos juntos. De hecho, el comunicado en el que se anunció la retirada del actor estaba firmado por Heming, Moore y las cinco hijas del actor.

En la segunda década de los dos mil, Willis siguió actuando, pero la envergadura y proyección de los últimos filmes en los que participaba estaba lejos de las anteriores.

A partir de 2015, muchos de sus trabajos salieron bajo el modelo de distribución directo a video con excepciones como Death Wish, de 2018, o Glass, de 2019. De acuerdo con un reportaje de Los Ángeles Times publicado recientemente, la preocupación por el estado de Willis ya estaba presente en los rodajes de los últimos años.