Empresas

Mexicana: ‘Agarraron a Lozoya, ¿por qué no traen a Gastón Azcárraga?’, cuestiona líder de pilotos

Ningún responsable de la directiva acusada de fraude a los trabajadores ha pagado, reclama José Gual Ángeles, secretario general de ASPA.

Mexicana de Aviación cumple en agosto próximo, 12 años sin volar. Pero hasta ahora, ningún responsable de la directiva acusada de fraude a los trabajadores ha pagado”, señaló el secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), José Gual Ángeles.

Ni siquiera Gastón Azcárraga, entonces dueño de la empresa, ha sido llamado por la justicia. Un día antes de acabarse el gobierno de Enrique Peña Nieto, un juez federal retiró la orden de aprehensión contra el empresario, que, dice Gual, “se encuentra en Nueva York, comiendo en los mejores restaurantes”.

¿Dónde está Gastón Azcárraga? Come pato, langosta, ¿en dónde está?, ¿quién no lo ha traído? ¿Por qué la justicia no se ha hecho? Qué farsa de justicia. Confiamos que se le va a dar justicia a los trabajadores. Lo queremos en la cárcel (a Gastón Azcárraga)”, señaló Gual este jueves en una reunión con medios.

Tras la quiebra de Mexicana, la aerolínea más grande del país y de América Latina, más de 8 mil trabajadores se quedaron sin empleo. Y hasta ahora, los empleados solo han recibido poco menos del 6 por ciento del equivalente de sus liquidaciones.

Pero la tragedia para los colaboradores de Mexicana aún no se acaba. Para el 24 de abril del 2024, aún durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, expirará el fideicomiso en que fue depositada la base de mantenimiento (MRO) de Mexicana de Aviación, con lo que los trabajadores perderán los derechos sobre ese bien.

Paradójicamente, el MRO-que tiene un pasivo por mil 700 millones de pesos- tendría que pagar 42 millones de UDI’s a Tenedora K, de Jorge Gastélum, unos 300 millones de pesos, una situación que vulneraría aún más la posibilidad para tener recursos y cubrir una parte de las liquidaciones de los trabajadores de la aerolínea que dejó de volar en 2010.

Tenedora K fue a la única empresa que se le autorizó comprar Mexicana de Aviación: lo hizo por mil pesos, pero ni siquiera se tiene constancia ante las autoridades de ese pago. No obstante, un juez, durante el concurso mercantil después de la suspensión de operaciones, reconoció a dicha empresa como dueña de las acciones de la aerolínea.

El objetivo de ASPA es, a través de la vía legal, anular la supuesta venta de la aerolínea, esto con el objetivo de no tener que pagar a la empresa de Gastélum, además de conservar el MRO para poderlo vender en un futuro.

Hasta ahora, ni la Cofece ni la SCT, mucho menos la Secretaría del Trabajo han podido dar razón de la venta de la aerolínea, ni siquiera de quién aprobó la venta de las acciones por mil pesos.

El MRO es uno de los pocos activos que aún conservan por trabajadores de Mexicana y tras su salida del concurso mercantil, llegó a valer alrededor de 120 millones de dólares. Después de años con números rojos, al inicio de este año, la base de mantenimiento tuvo ya ganancias, sin embargo, no son suficientes para hacer frente al pasivo que mantiene.