Empresas

Empresas van por reconocimiento: Las emisiones verdes se duplican en la BMV

Emisoras como Coca Cola Femsa, Fibra Uno, Arca Continental, Volaris, ARA y OMA han colocado bonos ESG.

La próxima semana, la desarrolladora de vivienda ARA presumirá su nuevo bono sustentable, con lo que se sumará a las 32 emisiones de este tipo que se han hecho desde el 2016 para capitalizar proyectos futuros o existentes ligados a indicadores ambientales, sociales y de gobernanza corporativa, conocidos como ESG (Environmental, Social & Governance).

Sólo entre enero y octubre de este año, 10 emisoras de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) colocaron 37 mil 650 millones de pesos en bonos ESG, un alza de 122 por ciento en comparación con las emisiones de este tipo lanzadas el año pasado.

Entre los mayores emisores de bonos verdes destacan la embotelladora Coca-Cola Femsa (KOF), Fibra Uno y Banobras, que en conjunto concentran 62.4 por ciento del monto emitido en este tipo de papel en lo que va del año, de acuerdo con datos compartidos por la BMV.


“Cada vez hay más consciencia por parte de las empresas y los inversores de que deben ser más holísticos, tomar en cuenta los factores ESG, que apunta la demanda hasta dos o tres veces más de inversores contra las emisiones tradicionales”, explicó Ángel Antonio Hernández, vicepresidente ESG en la banca de inversión Actinver.

Agregó que hacia 2022 se contempla igualmente un incremento de doble dígito en las emisiones ESG por parte de las empresas, pero dando entrada a emisores medianos que no están dentro del indicador líder de la Bolsa el S&P/BMV.

De acuerdo con Nielsen, más del 80 por ciento de la Generación Z y los millennials consideran que las empresas deben implementar políticas e inversiones relacionadas con las ESG.

“Ha sido sorpresivo cómo las empresas se están interesando en el tema, el bono les da no solo el beneficio económico, sino también le asegura al inversionista que no está en riesgo, sí hay ventajas a nivel financiero en los intereses y el índice de sostenibilidad ha mostrado que las empresas con ESG tienen una mayor rentabilidad en el mediano y largo plazo”, dijo Adriana Pulido, especialista en cumplimiento ESG y fundadora de ILUNKA, consultora de Estrategia Sustentable.


Acorde con especialistas, estos bonos tienen menor riesgo comparado con una acción, son mucho más seguros, pero su utilidad también es menor: pagan entre 1.5 a 3 puntos por encima de indicadores como la inflación o determinados puntos por encima de una tasa libre de riesgo.

Los bonos ESG les otorgan reconocimientos del tipo del índice de Dow Jones Sustainability, y alinearse a estándares internacionales como los bonos de desarrollo sostenible (ODS) del SDG Impact (Sustainable Development Goals, por sus siglas en inglés) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Entre 2016 y 2021 se han realizado 32 emisiones ‘verdes’ por 88 mil 147 millones de pesos, el 53.5 por ciento de éstos fueron por destinados a proyectos sustentables, el 29.6 por ciento a verdes, 12.4 por ciento a vinculados y 4.5 por ciento a sociales.

“Es bueno que sigan emitiendo más bonos verdes y temáticos contra los tradicionales, al final son deudas pero con enfoque y podrán seguir ampliando sus operaciones las empresas”, señaló Hernández.

KOF, Fibra Uno, líderes verdes

En medio de la reforma laboral a la NOM-035, que busca que las empresas eviten los factores de riesgo psicosocial en el trabajo, y del debate sobre la reforma energética –que privilegiará el despacho eléctrico de la CFE, por encima de la producción de energías más limpias–, los analistas observan que los bonos verdes ayudan a ‘blindar’ a las empresas.

“Muchos riesgos que enfrentan las empresas están ligados a ESG y luego las empresas no lo saben”, indicó Adriana Pulido.

El uso de estos bonos llamados ‘verdes’ puede ayudar a capitalizar proyectos vinculados con el cuidado al medio ambiente y a los recursos naturales, como fue el caso del bono por 9 mil 400 millones de pesos que colocó la embotelladora Coca-Cola FEMSA, cuyos recursos serán utilizados entre otras cosas, para reducir su consumo de agua.

“Nos estamos comprometiendo públicamente a través de esta emisión a reducir nuestra razón de uso de agua de 1.49 litros de agua por litro de bebida producida a 1.36 litros para 2014, y 1.26 litros para 2026″, declaró John Santa María, director general de KOF en el momento de la emisión.

Refirió que llegar a este número, su ahorro equivaldría a más de mil 200 albercas olímpicas, o llenar 2.3 veces el Estadio Azteca.

“Hacia delante, y con eso seguiremos siendo el líder del sistema Coca-Cola, y de aquí en adelante la aspiración es llegar a un litro de bebida por un litro de agua, esa es la meta y vamos por buen paso”, agregó el directivo.

Por su parte Fibra Uno colocó 8 mil 100 millones de pesos en bonos ESG cuyos recursos se destinarán al desarrollo de proyectos que reducen el consumo de energía o mejoran la eficiencia de recursos, operación de proyectos de energías limpias, proyectos para aumentar la diversificación de residuos de rellenos sanitarios y su reutilización o reciclaje, adaptación de inmuebles que permitan la accesibilidad a grupos prioritarios.