Economía

Autos eléctricos, nuevo punto de tensión entre México y EU

Embajadores de más de 20 países enviaron una carta al Congreso para evitar estímulos.

Los automóviles eléctricos amenazan con convertirse en un nuevo punto de tensión comercial entre México y Estados Unidos.

La Embajada de México en EU, junto con los representantes diplomáticos de más de 20 países, enviaron una carta a los principales legisladores en el Congreso estadounidense, donde expresan su preocupación por una propuesta legislativa para otorgar subsidios a los coches eléctricos cuyas baterías se manufacturen con 50 por ciento de partes originarias de EU.

México alega que esto “violaría los acuerdos negociados y alcanzados en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)”.


“Este llamado al Congreso de Estados Unidos busca que se reconsidere la adopción de la legislación y se replantee una vía alternativa para acelerar la adopción de vehículos eléctricos, que no utilice incentivos que resulten discriminatorios contra ningún país o productor”, señaló en un comunicado.

Prevén consulta

Abogados consideran que hay posibilidad de que se convoque incluso a otro proceso de consulta.

“Son temas distintos (los coches eléctricos y las reglas de origen). Habría que ver el procedimiento para poder incluirlo dentro de las consultas, y creo que sí es factible... Lo cierto es que esto podría dar lugar a una nueva consulta bajo el tratado”, apuntó Juan Carlos Partida, abogado socio de la firma legal EC Rubio.


Para Moisés Zavaleta, socio de la firma Ansley Consultores, el caso podría armarse con las disposiciones sobre subsidios establecidas tanto en el T-MEC como por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Tanto el T-MEC como la OMC abren brecha para que se promuevan controversias por aplicación de subsidios a productos exportados. En el caso de la propuesta estadounidense, cabe la posibilidad de que el gobierno mexicano o las mismas empresas que operan en el país aleguen daños a la industria nacional por estos apoyos fiscales, indicaron los expertos.

“Las importaciones que vengan de un determinado país y que otorguen subsidios pueden ser objeto de una cuota compensatoria si estas importaciones causan daño a la industria nacional. Yo creo que sí hay un tema”, dijo Gustavo Uruchurtu, socio fundador de Uruchurtu & Abogados.

Preocupa a senadores

En el Senado, los integrantes de la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del T-MEC, que preside la senadora Claudia Ruiz Massieu, expresaron que los incentivos que propone EU son contrarios a las reglas de valor de contenido regional acordadas en el T-MEC.

Los legisladores señalaron, mediante un comunicado, que la industria automotriz es uno de los pilares de la integración productiva de la región de América del Norte, y ha permitido la consolidación de fuertes cadenas de valor y cuyas exportaciones intrarregionales sobrepasaron los 200 mil millones de dólares en el 2020.