Economía

FMI reconoce incertidumbre sobre tendencia de inflación mundial

Se prevé que los niveles inflacionarios tiendan a bajar a mediados del 2022 para alcanzar cifras más normales.

El aumento de la inflación es uno de los riesgos identificados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la expectativa de que los niveles tiendan a bajar a mediados del 2022 a cifras más normales.

Sin embargo Gita Gopinath, economista en jefe y directora del Departamento de Análisis del organismo, advirtió existe incertidumbre sobre cómo se está dando la recuperación global de la crisis del COVID-19 y su efecto en los precios de las viviendas.

“Debemos esperar que a mediados del 2022 la inflación vuelva a niveles más normales, varía entre países, hay riesgos en algunos que se van a seguir con atención. Vamos a estar mirando qué pasa con la inflación de los salarios que en Estados Unidos han estado subiendo y me interesa ver qué pasa en la inflación de vivienda, son factores que vamos a seguir muy de cerca”, alertó.


Los precios reales de las viviendas subieron en 5.3 por ciento en promedio a nivel global en 2020, a medida que se afianzaba la recesión económica inducida por la pandemia. Fue la tasa de crecimiento anual más alta observada en los últimos 15 años, revela el informe WEO de octubre publicado este martes desde Washington en el marco de las reuniones de otoño del FMI.

“La inflación es uno de los riesgos identificados en este informe con un aumento en una serie de países, pero no es un fenómeno uniforme en todo el mundo”, subrayó Gopinath en conferencia de prensa y reconoció la existencia en países avanzados, de un descalce entre la oferta y la demanda, con un repunte en la demanda arriba de la oferta que ha conducido en un repunte en precios y trastornos en las cadenas de suministros.

Para las economías avanzadas europeas, la expectativa de inflación en 2021 es de 2.1 por ciento y hacia el 2022 disminuya a 1.8 por ciento; para países avanzados de Asia, se estima pase de 1.0 a 1.2 por ciento entre 2021 y 2022.

Para Norteamérica, incluido México en esta región, la inflación promedio es de 4.3 por ciento este año y un ajuste a la baja a 3.4 por ciento el próximo año. Para México se anticipa baje a 3.8 por ciento el próximo año desde 5.4 por ciento este 2021.

La región de Sudamérica también verá un descenso en la inflación, según estima el FMI en el WEO de octubre, desde 11.5 por ciento este año a 9.9 por ciento el próximo.

“Se espera que esto persista y a mediados de año próximo regrese a niveles más normales, pero hay una gran incertidumbre, nunca hemos visto una recuperación como esta. Estos choques de las cadenas de suministro no deben desanclar las expectativas de inflación porque podría demandar mayores políticas monetarias”, apuntó la directora.