Economía

Riesgo de sanciones a GM de Silao si proceso no satisface a EU

El castigo puede consistir en negarle a GM de Silao el derecho al trato preferencial a las exportaciones hacia Estados Unidos.

En caso de que los sindicatos norteamericanos y el gobierno de Estados Unidos se sientan insatisfechos con el proceso para la remediación de la votación para la legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo, la empresa General Motors de Silao, podría sufrir sanciones por parte de las autoridades comerciales norteamericanas, advirtió Beatriz Leycegui, socia de SAI Derecho y Economía.

La también exsubsecretaria de Comercio Exterior, explicó que el castigo puede consistir en negarle a GM de Silao el derecho al trato preferencial a las exportaciones hacia Estados Unidos. Con ello ya no se le aplicaría el arancel cero del Tratado, y ya no se reconocería que las exportaciones de GM son originarías del área del T-MEC, sino que le aplicarían el arancel que pagan los países de fuera del Tratado.

“Y si hubiera reincidencia podrían incluso negarle el ingreso a exportaciones”, detalló.


“Es un mecanismo entre Estado-Estado, sería la Oficina del Representante Comercial de EUA (USTR) la que presentaría el caso; si el panel, bajo el mecanismo rápido resuelve que sí hay una violación, entonces esas son las sanciones que el gobierno de Estados Unidos puede imponer a esos productos que provengan de esa planta”, subrayó.

Los trabajadores de la planta de GM en Silao participarán hoy y mañana en el proceso para legitimar su contrato colectivo de trabajo. Expertos consideraron que los sindicatos estadounidenses y canadienses tendrán poco margen para reclamos por los resultados del voto para legitimar el contrato colectivo.

“Con tanto observador nacional e internacional que va a haber... yo creo que se van a cumplir con las formalidades mínimas de la votación. Creo que difícilmente se podría argumentar que hubo coacción en el voto”, dijo Óscar de la Vega., de la firma De la Vega & Martínez Rojas Abogados.

Eusebio Hidalgo, director ejecutivo de la firma legal Ansley Consultores, consideró que el esquema de vigilancia es lo suficientemente robusto como para evitar cualquier desvío.

Con información de César Cantú.