Economía

Urge topar pensiones de élite para despresurizar sistema, dice centro de investigación

Pensiones a magistrados y otros le significan al gobierno en promedio 2% del PIB, según el Centro de Investigación de Económica Presupuestaria.

El sistema de pensiones no aguanta más, pues este año habrá un gasto total en pensiones de 1.2 billones de pesos o 4.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pero para 2024 aumentará a 6.5 por ciento del PIB, de acuerdo con el director del Centro de Investigación de Económica Presupuestaria (CIEP), Héctor Villarreal.

Por ello, urgió, además de aumentar la edad de retiro, se requieren mayores contribuciones y topar las pensiones de élite que ahogan el presupuesto.

Villarreal se refirió a las pensiones otorgadas a magistrados, altos funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de Petróleos Mexicanos (Pemex) o de la banca de desarrollo.

Agregó que podría ser difícil hacerlo políticamente, pero esas pensiones deben toparse pues le significan al gobierno en promedio un 2 por ciento del PIB, lo que contrasta con el pago de pensiones a adultos mayores, que no rebasan el 0.8 por ciento del presupuesto.

El doctor en microeconomía relató que si se considera el número total de pensionados, incluyendo la pensión no contributiva, asciende en promedio a 11 o 12 millones.

“(Sin embargo), del gasto total en pensiones, de ese 4.9 por ciento, al menos un 40 por ciento se concentra en un millón de personas, esto es un 2 por ciento aproximadamente, como es el caso de los magistrados, los integrantes de la Suprema Corte de Justicia que reciben pensiones de 250 mil pesos mensuales”, indicó

Destacó que se habla mucho de la pensión no contributiva o de adultos mayores que se otorga a muchas personas, pero “es muy poquito dinero”, “aun cuando este año subió el pago, se destina unos 150 mil millones de pesos, es decir, 0.8 por ciento, pero eso se reparte entre millones, a diferencia del grueso del gasto que está concentrado en muy poca gente en las pensiones de élite”.

Declaró que el sistema de pensiones es una “verdadera bomba” para el sistema fiscal.

“El gasto crece año con año y se ve desbocado y se agota el espacio fiscal, y por ello, no tenemos dinero para gastar en salud, en educación e infraestructura y la propuesta no es para afectar a ningún grupo en especial, pero sí para revisar todo el sistema de retiro”, apuntó.

Para dimensionar la situación indicó que para pagar las pensiones se requiere todo lo que se recauda por IVA y aun así faltan 200 mil millones de pesos, y lo más grave es el problema seguirá creciendo.

Reconoció que este año entró en vigor la reforma de pensiones, misma que aumentó en la pensión contributiva para el pilar 2 o Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), lo que significó un avance.

“(Pero) el gran problema, es el pilar 1, el de beneficio definido que se ampara en la ley 73 que es muy costosa para el gobierno, esa es la generación de transición (aquellos que se pueden jubilar de manera vitalicia) y que aún estará vigente 15 o 20 años más”, manifestó.

“No es fácil, es una solución que a mucha gente le va a doler” sobre todo “porque las pensiones son un tema que puede tumbar gobiernos”.

No obstante, el Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria que está integrado por investigadores como el CIEP, organizaciones sociales y legisladores, presentarán este mes un documento de análisis a la Cámara de Diputados con un llamado para crear un grupo en la siguiente Legislatura que pueda desfogar el problema y lograr una reforma al Sistema Universal de Pensiones.

También lee: