Ciencia

Tu michi y tú son (genéticamente) más parecidos de lo que pensabas

Un estudio sugiere la posibilidad de comenzar a estudiar el genoma gatuno a profundidad y que este sea una herramienta para entender enfermedades en humanos.

¿Te has preguntado por qué la mayoría de los estudios científicos se aplican en ratas, primates y perros? La respuesta en un principio podría ser bastante obvia: son domesticables y en varios aspectos, muy parecidos a las personas. Sin embargo, un estudio sugiere que los gatos podrían ser claves para el estudio del genoma humano.

Cats – telomere to telomere and nose to tailm de Leslie Lyons, indica que los mininos tienen potencial para ser un modelo de estudio para los genetistas. ‘’El genoma felino está ordenado de forma muy parecida al humano’', se lee en el artículo.

Además, explica que los perros y los ratones tienen un sistema cromosómico que se ha renovado continuamente a lo largo de su historia evolutiva, por lo tanto es mucho más complejo usarlos como pares genéticos del ser humano.


Al compartir gatos y humanos la similitud genómica, se abre la posibilidad de tener modelos más sencillos para estudiar enfermedades humanas.

‘’Las nuevas tecnologías genómicas permiten a los gatos desarrollar nuevas vías para comprender la evolución, la domesticación y la adaptación. La genómica felina tiene un gran potencial y promesa para el avance de la medicina humana y la biología de mamíferos’', explica Leslie Lyons.