Tech

A Musk le sale el ‘tiro por la culata’: Tesla tiene su peor caída en 8 meses tras encuesta en Twitter

El empresario publicó una encuesta para preguntar a sus seguidores si debía o no vender el 10% de su participación en la compañía.

Las acciones de Tesla tuvieron su mayor caída en más en ocho meses después de que los seguidores de Elon Musk en Twitter votaron a favor de que venda el 10 por ciento de su participación en una encuesta organizada por el empresario.

La mayoría de los 3.5 millones de usuarios de Twitter, 58 por ciento, dijeron que apoyarían tal venta en una encuesta de Twitter que Musk realizó durante el fin de semana.

La participación estaría valorada en unos 21 mil millones de dólares con base a los 170.5 millones de acciones de Tesla que posee.


“Estaba dispuesto a aceptar cualquiera de los dos resultados”, afirmó Musk en un tuit después del cierre de la encuesta.

Las acciones de Tesla llegaron a caer hasta 7.3 por ciento este lunes, su mayor descenso intradía desde el 5 de marzo. Por ahora, el valor de los títulos cae 2.75 por ciento, a los mil 188 dólares.

Las acciones habían subido 73 por ciento este año hasta el 5 de noviembre, mientras que el S&P 500 subió 25 por ciento.

Su peculiar encuesta es el último ejemplo de la larga historia de Musk de usar Twitter y a sus legiones de fanáticos en la plataforma para despertar el interés en su empresa, a veces empujando los límites con tweets irónicos. La persona más rica del mundo propuso la medida en un tuit citando discusiones recientes sobre los ultrarricos que acumulan ganancias no realizadas para evitar el pago de impuestos.

Musk no cobra un salario, pero tiene que pagar impuestos sobre las opciones sobre acciones que ejerce.

Los tuits de Musk han movido las acciones de Tesla en el pasado, a veces provocando la ira de las autoridades. En 2018, Musk acordó obtener la aprobación de un abogado de Tesla antes de comunicar información material a los inversores como parte de un acuerdo con los reguladores de valores de EU. No estaba claro si ese funcionario vio por anticipado la encuesta de Twitter de Musk.

Si bien las grandes ventas a menudo se consideran una señal negativa, una de este tamaño no alterará la historia de Tesla de manera significativa, consideró Dan Ives, analista de Wedbush Securities. La demanda de acciones de Tesla sigue siendo alta entre los inversores institucionales y minoristas, agregó.

Las acciones del fabricante de automóviles se han disparado 73 por ciento este año, a los 1,222.09 dólares hasta el 5 de noviembre, lo que da a la empresa una valoración de 1.2 billones de dólares. La cantidad de acciones que Musk, su director ejecutivo y mayor accionista, podría vender equivale a 80 por ciento del volumen de negociación diario promedio de Tesla en los últimos tres meses. La cantidad de acciones que potencialmente podría vender sería aún mayor si se incluyeran sus opciones.

Los números del hombre más rico del mundo

La fortuna de Musk es de 338 mil millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. Aproximadamente una cuarta parte de eso consiste en opciones sobre acciones de Tesla que puede ejercer en cualquier momento. Los valores provienen de dos premios que recibió en 2012 y 2018. Los contratos más antiguos vencen en agosto del próximo año.

Si ejerciera todas las opciones ahora e inmediatamente vendiera las acciones, el movimiento le reportaría 95.9 mil millones de dólares antes del pago de impuestos.

Es posible que Musk esté indicando que quiere liquidez más allá del efectivo que está asegurado al pedir prestado contra sus participaciones en el fabricante de vehículos eléctricos. La semana pasada sugirió que vendería algunas acciones si la ONU puede demostrar que 6 mil millones de dólares pueden ayudar a aliviar el hambre en el mundo. Durante años, Musk ha dicho que sería el último en vender acciones y, a menudo, ha aumentado su posición cuando Tesla ha recaudado dinero de Wall Street para que su participación no se diluya.

Musk se mudó a Texas, que no tiene impuesto estatal sobre la renta personal, a finales de 2020, pero a medida que el valor de mercado de Tesla y su riqueza personal se han disparado, Musk se ha convertido en un símbolo de la creciente desigualdad, algo a lo que parece ser sensible. Fue uno de los multimillonarios mencionados en una investigación sobre cómo los ultrarricos evitan pagar impuestos y se ha convertido en el objetivo de los miembros del Congreso que están presionando para lograr un impuesto a los multimillonarios.

“El hecho de que el hombre más rico del mundo pague o no impuestos no debería depender de los resultados de una encuesta de Twitter”, escribió en un tuit el senador estadounidense Ron Wyden, un demócrata de Oregon. “Es hora del impuesto sobre la renta de los multimillonarios”.

En su camino para convertirse en la persona más rica del mundo, Musk ha hecho millonarios, e incluso al menos a un multimillonario, a algunos de sus fanáticos, empleados y otros inversores. Entre ellos se encuentra Leo KoGuan, un inversor minorista y propietario de un negocio con sede en Singapur que utilizó su ya considerable riqueza para acumular más de 7 mil millones de dólares en acciones de Tesla.

Cuente a KoGuan entre los seguidores de Twitter que dicen que es hora de que Musk saque algo de dinero del fabricante de automóviles, incluso si es solo para usarlo en otras empresas de Musk que exploran el espacio y las redes neuronales.

“Políticamente y desde el punto de vista fiscal y dado que Elon es pobre en efectivo, no tiene más remedio que vender sus participaciones para pagar impuestos y ser rico en efectivo”, publicó KoGuan el 6 de noviembre.