Salud

Día de la artritis reumatoide: Así puedes combatir este padecimiento

La artritis reumatoide es una enfermedad que no tiene cura, ya que es un padecimiento autoinmune crónico- degenerativo; pero un diagnóstico y tratamiento puede atenuar los síntomas.

El 12 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Artritis Reumatoide, una enfermedad inflamatoria de causa autoinmune, crónica y potencialmente incapacitante para el que no existe cura.

Este padecimiento ocasiona inflamación y destrucción de tejidos, pues por error el sistema inmunitario ataca los tejidos del cuerpo afectando el revestimiento de las articulaciones, lo que provoca dolorosas hinchazones que finalmente causar erosión ósea y la deformidad de las articulaciones.

La artritis reumatoide puede afectar:

  • Las articulaciones pequeñas y medianas como muñecas, codos, manos, rodillas, tobillos y hombros
  • Órganos del cuerpo como: piel, ojos, corazón, pulmones
  • El sistema nervioso
  • El aparato músculo-esquelético

Síntomas de la artritis reumatoide son:

La enfermedad suele producir daños en las estructuras articulares como cartílago, huesos, tendones y ligamentos, por lo que causa:

  • Dolor y rigidez articular por las mañanas
  • Dolor articular en reposo y al moverse, junto con sensibilidad, hinchazón y calor en la articulación
  • Rigidez articular que dura más de 30 minutos
  • Cansancio inusual o poca energía
  • Fiebre baja ocasional;
  • Pérdida de apetito.rematoide
  • Fatiga
  • Debilidad

La evolución progresiva de los síntomas termina por conducir a la discapacidad de las personas afectadas

Cómo combatir las principales afecciones de la artritis reumatoide

La Clínica Mayo refiere que la artritis reumatoide no tiene cura; sin embargo, es posible atenuar los síntomas de la enfermedad cuando se detecta a tiempo la enfermedad y se inicia un tratamiento temprano con medicamentos conocidos como fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME).

El Servicio de Reumatología de la Clínica Universidad de Navarra dice que los pacientes diagnosticados con artritis reumatoide deben iniciar un tratamiento con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad para retrasar el avance de la enfermedad y evitar que las articulaciones y otros tejidos sufran daños permanentes, pero estos medicamentos aumentan el riesgo de infecciones.


La Clínica Mayo apunta que los medicamentos más frecuentes para tratar la artritis son los siguientes:

  • Antiinflamatorios no esteroides: Cuya función es aliviar el dolor y reducir la inflamación y son, por ejemplo, el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) y el naproxeno sódico (Aleve).

Los antiinflamatorios no esteroides pueden causar irritación estomacal y aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

  • Contrairritantes: Estos son distintos tipos de cremas y ungüentos con mentol o capsaicina.
  • Esteroides: Estos son los medicamentos corticoides como, por ejemplo, la prednisona, que reduce la inflamación y el dolor; además, retrasan el daño articular.

Los esteroides o corticoides se administran vía oral, por medio de píldoras o a través de inyecciones en la articulación dolorida, sin embargo, traen causan efectos secundarios como afinamiento de los huesos, aumento de peso y diabetes.

Una vez hecho el diagnóstico del padecimiento el estilo de vida puede influir en reducir los síntomas y afecciones, por lo que es recomendable.

  • No excederse de peso: pues representaría un esfuerzo adicional a las articulaciones.
  • Ejercitarse: ayuda a mantener la flexibilidad de las articulaciones. Una de las actividades más recomendadas es la natación o los ejercicios aeróbicos acuáticos, pues la ingravidez del cuerpo en el agua reduce la tensión en las articulaciones.
  • Aplicar compresas calientes y frías: Puede ayudar a aliviar el dolor
  • Usar dispositivos de asistencia como: plantillas de zapatos, andadores o cualquier otro que facilite la protección de las articulaciones.

Si bien nos hemos centrado en cómo tratar los síntomas de la artritis reumatoide está no tiene cura, ya que es una enfermedad crónico- degenerativa, por lo que los tratamientos son paliativos.

En algunos casos se puede optar por procedimientos quirúrgicos como:

  • Reparación de la articulación: Estos tipos de procedimientos suelen realizarse de manera artroscópica, a través de pequeñas incisiones en la articulación.
  • Reemplazo de la articulación: Consiste en extraer la articulación dañada y sustituirla por una artificial. Las articulaciones que se reemplazan con mayor frecuencia son las de caderas y las de rodillas.
  • Fusión de la articulación: Se utiliza más a menudo para articulaciones pequeñas como las de la muñeca, tobillo y dedos. Se quitan los extremos de los dos huesos en la articulación y luego se fijan los extremos entre sí hasta que se curan y forman una unidad rígida.

También lee: