Salud

Crónica de brotes anunciados: Países occidentales han ignorado la viruela del mono por años

Los investigadores han estado advirtiendo que los casos de viruela del mono en el África subsahariana han ido en aumento durante años.

La viruela del mono es una enfermedad de origen africano que en los últimos meses se ha estados esparciendo por el mundo. Ahora se distribuyen vacunas y los científicos del continente señalan que durante mucho tiempo advirtieron que el virus se propagaría más ampliamente.

Añaden que han tenido pocos recursos para la adecuada investigación del virus y por ello han fallecido un número importante de personas en África, según la revista Nature.

Dimie Ogoina, médica de enfermedades infecciosas en la Universidad del Delta del Níger en Amassoma, Nigeria, admite estar frustrada porque la viruela del mono ha sido ignorada en gran medida por las naciones occidentales hasta ahora.

Le preocupa que los brotes globales actuales aún no mejoren la situación de África. “Si no llamamos la atención del mundo por esto, muchas de las soluciones abordarán el problema en Europa, pero no en África”, dice.

Mientras tanto, algunas naciones africanas han estado lidiando con brotes de viruela del mono desde que los científicos identificaron el primer caso humano en la República Democrática del Congo (RDC) en 1970.

Aunque los investigadores aún no saben con precisión qué animales albergan naturalmente el virus, sí saben que circula entre muchas especies de roedores y puede transmitirse de animales a humanos

Para Adesola Yinka-Ogunleye, epidemióloga del Centro de Control de Enfermedades de Nigeria en Abuja, los brotes mundiales actuales han provocado una cierta sensación de deja vu.

Antes de un brote de Nigeria en 2017, el virus parecía estar confinado a las áreas rurales, donde los cazadores entraban en contacto con los animales.

Una vez más, África enfrenta una brecha en atención a la salud

Los investigadores han estado advirtiendo que los casos de viruela del mono en el África subsahariana han ido en aumento durante años. En parte, esto se debe a que los países dejaron de vacunar a las personas contra la viruela, que es causada por un virus que está estrechamente relacionado con el que causa la viruela del mono.

Algunas naciones han mantenido reservas nacionales de vacunas contra la viruela porque los funcionarios de salud han estado preocupados de que los laboratorios que guardan muestras de variola puedan liberarla accidentalmente o que el virus pueda convertirse en un arma.

A algunos funcionarios de salud en el África subsahariana les preocupa que se les siga dejando atrás, a juzgar por su experiencia con la inequidad de las vacunas durante la pandemia de COVID-19. Aunque el número de casos está aumentando, solo el 18.4 por ciento de las personas en el continente han sido vacunadas contra el coronavirus SARS-CoV-2, en comparación con el 74.8 por ciento en otros países de ingresos altos.

En las últimas semanas, la OMS ha reconocido la falta de equidad en la atención mundial que está recibiendo la viruela del mono. El 17 de junio, la agencia anunció que ya no informaría los casos de viruela y las muertes en el África subsahariana y el resto del mundo por separado, lo que refleja la “respuesta unificada que se necesita”.

Después de que los investigadores publicaran una propuesta para cambiar el nombre de las cepas virales de la enfermedad actualmente llamadas ‘caldo’ de África occidental y ‘caldo’ de la cuenca del Congo, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus , apoyó los cambios para reducir el estigma. Prometió “hacer anuncios sobre los nuevos nombres lo antes posible”.

También lee: