Mundo

EU no aprendió lección con COVID: pruebas para viruela del mono son insuficientes, dicen expertos

La situación hace eco de los primeros días de COVID-19 cuando las pruebas defectuosas permitieron la propagación del virus, advierten.

Las pruebas de Estados Unidos para la viruela del mono son insuficientes para determinar qué tan extendido está el virus y dónde están surgiendo nuevos casos, según expertos en enfermedades infecciosas y defensores preocupados por una respuesta lenta al brote que ya ha afectado a 32 países .

Si bien los laboratorios gubernamentales tienen la capacidad de analizar hasta 8 mil muestras a la semana, solo usan el 2 por ciento de esa capacidad, lo que sugiere que se realizan alrededor de 23 pruebas de viruela del mono por día, dijo James Krellenstein , cofundador de PrEP4All, una organización dedicada al VIH que amplió su enfoque durante la pandemia.

Se necesitan muchas más pruebas para averiguar dónde está el patógeno y qué tan rápido se mueve, dijo.

La viruela del simio, que normalmente se observa en los países africanos, donde la mayoría de los casos humanos son causados por el contagio de animales infectados, se ha propagado a través del contacto cercano, principalmente entre hombres que tienen sexo con hombres.

Aunque no se mueve tan rápido como el COVID-19, se han reportado más de mil 600 casos en todo el mundo desde que los funcionarios de salud comenzaron a rastrearlo el mes pasado, incluidos 72 en los Estados Unidos hasta este martes.

La situación hace eco de los primeros días de COVID-19, cuando las pruebas defectuosas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) permitieron que la pandemia se propagara sin ser detectada en los Estados Unidos, dijo Krellenstein.

“Es preocupante que los CDC no estén presionando por esto, especialmente después del COVID”, dijo en una entrevista. “Este es un período crítico: los brotes se vuelven más difíciles de controlar a medida que pasa el tiempo”.


¿Cuánto virus?

La viruela del mono se diagnostica en laboratorios de salud pública designados con un tipo de prueba molecular aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), llamada PCR, que reconoce el material genético viral.

Actualmente, todas las pruebas se realizan a través de la red de laboratorios del gobierno, lo que, según los expertos, es engorroso, pues genera posibles demoras en la identificación de nuevos casos y el riesgo de volver la propagación comunitaria más amplia.

Las pruebas son tan limitadas que es imposible saber cuánto del virus que circula en los Estados Unidos se está detectando, dijo Ranu Dhillon , médico de enfermedades infecciosas en la Escuela de Medicina de Harvard y del Hospital Brigham and Women’s en Boston. Podría ser el 90 o solo el 10 por ciento, dijo.

“Este desafío de expandir y descentralizar las pruebas en respuesta a un brote con cadenas de transmisión desconocidas y generalizadas no es nuevo”, dijo Dhillon. “Ha sido un tema común en múltiples brotes recientes”, incluidos el ébola, el virus Zika y, por supuesto, el COVID.

Los expertos instaron a descentralizar las pruebas y apoyar una expansión a laboratorios y hospitales capaces de realizar pruebas de PCR, especialmente en lugares como clínicas de salud sexual donde se presentan muchos pacientes con viruela del simio.

“Necesitamos absolutamente asegurarnos de que cada hospital con un laboratorio, un laboratorio de virología molecular, pueda evaluar a sus pacientes para detectar la viruela del simio”, dijo Michael Mina, ex epidemiólogo de Harvard que ahora es director científico de eMed, que vende pruebas de COVID en casa.

Raj Panjabi , director sénior de biodefensa y seguridad sanitaria mundial de la Casa Blanca, dijo el viernes que se habían realizado más de 300 pruebas PCR para la viruela del simio y que ha habido un aumento del 45 por ciento semana a semana. El CDC dijo que, hasta el lunes, se han analizado 556 especímenes.

Los funcionarios de salud dicen que están trabajando para expandir las pruebas a empresas y otros laboratorios gubernamentales.

El CDC ha publicado instrucciones en línea para hacer cebadores (secuencias de ADN utilizadas en las pruebas de PCR) para que los laboratorios puedan comenzar a crear sus propios ensayos de viruela del simio.

Expansión por fases

“Hemos publicado una guía en nuestro sitio web con la información de nuestro ensayo que cualquiera podría replicar si quisiera desarrollar su propia prueba”, dijo Jennifer McQuiston , subdirectora de la División de Patología y Patógenos de Alta Consecuencia de los CDC.

“También sabemos que algunas personas quieren simplemente levantar el ensayo de los CDC e instalarlo en un laboratorio comercial y estamos explorando formas de ayudarlos a hacerlo”.

El viernes, la Asociación de Laboratorios de Salud Pública dijo que, si el brote continúa creciendo, apoyará una “expansión por etapasde las pruebas de viruela del simio en los Estados Unidos.

La FDA dice que se está preparando para poner a disposición una plantilla de autorización de uso de emergencia molecular en caso de que el brote se declare una emergencia de salud pública.

La empresa de tecnología médica Becton Dickinson y CerTest Biotec, con sede en Zaragoza, España, dijeron que se están uniendo para desarrollar un ensayo de PCR para la viruela del simio.

El gigante farmacéutico suizo Roche Holding AG dijo que ya ha desarrollado tres pruebas diferentes de viruela del mono, mientras que Abbott Laboratories dijo a fines de mayo que está trabajando en una prueba.

El gigante de pruebas Labcorp dijo que está “evaluando todas las opciones disponibles para respaldar el aumento de las pruebas de viruela del mono”, incluidas las asociaciones con los CDC, otras entidades gubernamentales y grupos como la Asociación Estadounidense de Laboratorios Clínicos.

En el caso de Quest Diagnostics, no está ofreciendo una prueba de viruela símica, pero está explorando opciones.

Los cuellos de botella en el sistema podrían convertirse en un problema mayor a medida que se expande el brote. La alta demanda puede generar retrasos en el tiempo de respuesta de las pruebas en los laboratorios de salud pública, dijo Bryon Backenson , director de enfermedades transmisibles del Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Otro médico con sede en Washington escribió en Twitter que le tomó seis horas recibir una llamada a su laboratorio de salud pública sobre un caso sospechoso de viruela del simio.

“Una cosa que hemos aprendido de Covid es que la disponibilidad de pruebas es muy importante”, dijo Backenson. “Tener más laboratorios y más personas capaces de realizar pruebas es algo bueno”.

Las agencias de salud de Estados Unidos comenzaron a planificar un brote de viruela después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y las esporas de ántrax enviadas por correo generaron preocupaciones sobre el bioterrorismo. Eso ayudó a reforzar el sistema de salud contra enfermedades emergentes como la viruela del simio, pero aún existen brechas importantes que aparecieron en los primeros días de la pandemia.

Los primeros esfuerzos de control de COVID se vieron afectados por los kits de prueba defectuosos y el enfoque centralizado de Estados Unidos, junto con los obstáculos regulatorios. Las pruebas de los CDC pueden haber pasado por alto una de las primeras infecciones en el país, lo que lleva a una exposición adicional de la comunidad, dijeron los expertos.

Se realizaron pocas pruebas en febrero o marzo de 2020, aunque el virus ya se estaba propagando en el territorio en ese momento.

Otras prácticas pueden limitar el reconocimiento de la propagación de la viruela del simio. La mayoría de las pruebas actualmente están reservadas para personas con una erupción característica y para hombres que tienen sexo con hombres o han viajado recientemente al extranjero, según Paul Sax, médico de enfermedades infecciosas en Harvard y Brigham and Women’s Hospital.

La mayoría de las personas evaluadas por el departamento de salud de Nueva York han sido hombres, dijo Backenson. Algunas personas le dijeron a PrEP4All que sus propios médicos las habían rechazado para hacerse la prueba de la viruela del simio, dijo Krellenstein.

La viruela del mono también puede confundirse con algunas infecciones de transmisión sexual, como el herpes o la sífilis, dijeron funcionarios de salud.

A algunos pacientes en Nueva York que podrían haber tenido viruela del simio no se les hizo la prueba porque dieron positivo para otros patógenos, dijo Backenson.

Los CDC advirtieron a los médicos esta semana que los pacientes con erupciones típicamente características de otras infecciones deben ser evaluados cuidadosamente para detectar la viruela del simio, y que las coinfecciones son posibles.

Las pruebas restrictivas podrían crear puntos ciegos a medida que el virus se propaga a otras poblaciones. El enfoque en los hombres podría conducir a infecciones perdidas en mujeres o niños, dijo Dhillon de Harvard. Estados Unidos debería realizar más pruebas de viruela del simio para garantizar que se conozca el alcance total del brote, dijo.