Salud

¿Quién realmente necesita un segundo refuerzo contra el COVID? Esto dicen los CDC

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que solo una parte de la población reciba otro refuerzo.

Muchos estadounidenses ya pueden recibir una segunda dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19, pero es difícil saber quién necesita realmente una y quién debería esperar más tiempo.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó una segunda dosis de refuerzo de las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna para las personas de 50 años en adelante, así como para algunos jóvenes con sistemas inmunes muy debilitados. Esta acción es parte de un esfuerzo para adelantarse a un posible rebrote de coronavirus.

¿Quién es candidato para una segunda dosis de refuerzo?

Cualquier persona de 50 años o más puede recibir la dosis extra, siempre y cuando hayan pasado al menos cuatro meses desde su última vacuna. También pueden hacerlo las personas con inmunodepresión grave, como quienes han recibido trasplantes de órganos, a partir de los 12 años de edad. Los adultos pueden elegir la vacuna de Pfizer o la de Moderna, pero Pfizer es la única opción para los niños.

¿Qué pasa con las personas vacunadas con Johnson & Johnson?

Los adultos que recibieron la dosis única de J&J ya son elegibles para recibir un refuerzo de cualquier vacuna y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que solamente algunos de ellos reciban otro refuerzo.

Un nuevo estudio encontró que una segunda dosis de la vacuna de Moderna o Pfizer ofrece una mayor protección que una segunda dosis de J&J. Así que el consejo es que cualquiera que haya recibido una segunda dosis de J&J ahora puede elegir una dosis de la vacuna de Moderna o de J&J.

No obstante, si ya tenían uno de esos otros refuerzos, los CDC dicen que solo quienes cumplan con los criterios más recientes (edad o sistema inmunológico débil) califican para otro.

Las vacunas siguen ofreciendo una protección fuerte ante síntomas graves y muerte, pero la efectividad contra infecciones leves disminuye con el paso del tiempo. Las vacunas tampoco funcionan tan bien contra las nuevas variantes, como la mutante ómicron, como lo hacían meses antes.

¿Cuál es la evidencia para que haya otro refuerzo?

Muchos científicos dicen que hay evidencia limitada, dejando a las autoridades de salud pública a utilizar su mejor criterio.

Los expertos tienen opiniones diferentes, en parte debido a que no está claro qué tanto durarán los beneficios adicionales.

Otra dosis ahora puede tener sentido para las personas mayores y las inmunodeprimidas, pero “hay menos urgencia en una persona por lo demás sana”, comentó el inmunólogo de la Universidad de Pensilvania E. John Wherry.

También lee: