Salud

Moderna, ni tarde ni perezosa: prepara versión de vacuna COVID contra Omicron

La farmacéutica señaló que ya tiene a dos candidatos de refuerzo de vacuna que pueden ser utilizados contra la nueva variante.

La farmacéutica Moderna anunció este viernes que ya estudia la efectividad de su vacuna COVID contra Omicron, la nueva variante de preocupación detectada esta semana.

La compañía señaló que desde 2021 ha estado desarrollando una estrategia de trabajo para anticipar la aparición de nuevas variantes del virus SARS-CoV-2

“Esta estrategia incluye tres niveles de respuesta en caso de que la dosis de refuerzo de 50 microgramos resulte insuficiente para estimular la inmunidad menguante contra la variante Omicron”, agregó en un comunicado.

El ‘as bajo la manga’ de Moderna contra Omicron

La empresa está probando una dosis más alta de refuerzo (100 microgramos) en un grupo de 306 personas adultas. El estudio también incluye a los Institutos Nacionales de Salud de EU.

“(La dosis) generalmente ha dado como resultado los títulos de neutralización más altos contra cepas anteriores de SARS-CoV-2″, agregó Moderna.

Con base en esto, la compañía ya revisa si esta dosis de 100 microgramos puede proporcionar una protección más fuerte contra Omicron.

Adicional a esto, Moderna ya analiza a dos candidatos de refuerzo de vacuna COVID que fueron diseñados específicamente como una forma de ‘prevenirse’ contra la aparición de nuevas cepas del patógeno.

“El primer candidato (mRNA-1273.211) incluye varias mutaciones presentes en la variante Omicron que también estaban presentes en la variante Beta”, abundó la farmacéutica.

La segunda candidata a refuerzo de vacuna COVID incluye mutaciones presentes en Omicron, y en las variantes Beta y Delta.

“Moderna ampliará rápidamente las pruebas de sueros para determinar si estos candidatos pueden proporcionar una protección neutralizante superior contra Omicron”, indicó.

¿Qué sabemos de Omicron?

  • Omicron tiene una gran cantidad de mutaciones en la proteína de pico del virus SARS-CoV-2, que juega un papel clave en la forma en la que el patógeno infecta a las personas.
  • Si bien su origen no está claro, ya hay posibles teorías: una es que la variante evolucionó durante la infección crónica de una persona inmunodeprimida, posiblemente en un paciente con VIH / SIDA no tratado, de acuerdo con un científico del Instituto de Genética de la University College London.