Salud

Sputnik V reduce riesgo de hospitalización por COVID en 81%, según estudio

La vacuna además ayuda a prevenir lesiones pulmonares graves, de acuerdo con un análisis hecho en San Petersburgo.

La vacuna de dos dosis Sputnik V reduce el riesgo de hospitalización por la enfermedad COVID-19 en 81 por ciento, y además ayuda a prevenir lesiones pulmonares graves, de acuerdo con un estudio realizado en Rusia y citado por la revista Science.

El análisis, publicado en medRxiv, un sitio con documentos sobre ciencias de la salud, involucró a 13,894 personas de San Petersburgo vacunas con el biológico desarrollado por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya.

El equipo de expertos dirigido por el epidemiólogo Anton Barchuk de la Universidad Europea de San Petersburgo encontró que Sputnik V ofreció a los pacientes completamente vacunados, que habían recibido su segunda inyección al menos dos semanas antes de llegar al centro de triage, una protección del 81 por ciento contra la hospitalización.


La efectividad fue ligeramente mejor en mujeres que en hombres, 84 por ciento versus 76 por ciento.

“Nuestros datos confirman que los beneficios de la vacunación incluyen la atenuación de la gravedad de la enfermedad en los casos más avanzados”, expuso Barchuk.

Aunque el estudio no confirmó qué variantes virales tenían los pacientes, las autoridades sanitarias rusas atribuyeron el 95 por ciento de los casos de COVID-19 a la variante Delta en julio y agosto, cuando se realizó el estudio.

Los investigadores también encontraron que la vacuna tenía 76 por ciento de efectividad en la protección contra lesiones pulmonares graves por COVID-19, lo que significa que más del 50 por ciento del pulmón está visiblemente afectado en una tomografía computarizada.


“Pudimos obtener estos datos únicos porque nadie en el mundo parece realizar tantas tomografías computarizadas para pacientes con enfermedades leves como Rusia”, agregó el epidemiólogo.

El estudio no midió la protección contra la infección por SARS-CoV-2 o formas leves de enfermedad. Pero cálculos de los autores, basados en cifras de vacunación a nivel urbano, ofrecen una estimación indirecta de la eficacia contra la enfermedad sintomática de aproximadamente el 50 por ciento.

John Moore, inmunólogo de Weill Cornell Medicine, declaró que los resultados del estudio “parecen creíbles y también consistentes con las expectativas”.

Agregó que la protección del 81 por ciento contra la hospitalización es un poco más baja que la eficacia reciente de las vacunas de ARNm observadas en Estados Unidos y en otros lugares, pero sigue siendo “muy buena”.

La vacuna está autorizada en 69 países y se producen entre 10 y 15 millones de dosis mensuales, según informes de prensa.

La Agencia Europea de Medicamentos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía revisan la vacuna. La autorización de la OMS significaría que se pueda distribuir bajo el Centro de Acceso Global de Vacunas COVID-19, un programa para dar acceso a vacunas a los países de ingresos bajos y medianos.

El artículo de la revista Science indicó que se han realizado pocos estudios sobre la eficacia de Sputnik, y que Barchuk confía en que hay más, especialmente dada la propagación global de la variante Delta.

“Desafortunadamente hay una escasez evidente de estudios para Sputnik en comparación con otras vacunas, lo que aumenta las controversias en torno a esta vacuna, tanto en Rusia como a nivel mundial”, declaró Barchuk a Science.