Salud

‘Luchamos contra un nuevo enemigo’, Ontario es azotada por cepas COVID más letales entre jóvenes

Las autoridades dijeron que la principal variante que se propaga en la provincia, conocida como B.1.1.7, es un 50 por ciento más letal.

Ontario declaró un estado de emergencia de cuatro semanas después de alcanzar un récord en la cantidad de pacientes con COVID-19 en cuidados intensivos, impulsados por cepas de virus que son más contagiosas y peligrosas.

La orden impone restricciones a las empresas y los residentes de la provincia canadiense de 14.7 millones de habitantes, a partir del 3 de abril. No se permitirá que los restaurantes atiendan a los clientes, excepto para los pedidos para llevar y a domicilio. Los eventos públicos en interiores están prohibidos, con algunas excepciones. Los supermercados y farmacias operarán al 50 por ciento de su capacidad y otros minoristas al 25 por ciento.

Toronto y algunas otras regiones ya están bajo reglas similares. La medida del gobierno los endurece aún más y los extiende por toda la provincia, incluida Ottawa, la capital de Canadá.

“Las variantes preocupantes se están extendiendo rápidamente. Esta es una nueva pandemia. Ahora estamos luchando contra un nuevo enemigo“, expuso el primer ministro de Ontario, Doug Ford, en una conferencia de prensa realizada este jueves por la tarde. “Por favor, entiendan amigos, esta decisión me pesa mucho”.

Ontario se une a un número creciente de ubicaciones, incluidas Francia e Italia, que están volviendo a límites estrictos en las interacciones sociales en un esfuerzo por frenar la última oleada de virus. Incluso mientras continúan las vacunaciones, no todas las áreas tienen el mismo acceso. Las nuevas variantes están acelerando la propagación y las tasas de casos están aumentando en muchas regiones.

Se preguntó a Ford y a los funcionarios de salud provinciales por qué el gobierno ampliaría las medidas que son en gran medida las mismas que ya están en vigor en Toronto y que no han podido evitar un aumento de los casos de COVID-19 allí.

Pero los funcionarios de salud argumentaron que la situación en Toronto sería mucho peor si no fuera por el confinamiento, porque el virus es más contagioso que antes en la pandemia.

“A medida que se difunda la nueva variante, verá que COVID está matando más rápido y a más jóvenes. Se está propagando mucho más rápido que antes y no podemos vacunar lo suficientemente rápido para romper esta tercera ola “, manifestó Adalsteinn Brown, un médico que es copresidente de la Mesa Asesora Científica COVID-19 de Ontario, en una conferencia de prensa separada el jueves.

Las autoridades dijeron que la principal variante que se propaga en la provincia, conocida como B.1.1.7, es un 50 por ciento más letal, el doble de probabilidades de enviar pacientes a unidades de cuidados intensivos y el triple de probabilidades de requerir ventilación.

Las variantes preocupantes también están afectando a los pacientes más jóvenes: casi la mitad de los ingresados en las UCI del 15 al 21 de marzo eran menores de 60 años.

Los hospitales de Ontario están bajo presión, dijo Brown, y algunas familias enteras terminan en cuidados intensivos. Hay actualmente 430 pacientes con COVID-19 en UCI.

Mientras tanto, solo el 64 por ciento de la población mayor de 80 años está vacunada, excluidos los que se encuentran en centros de atención a largo plazo. Eso se reduce al 39 por ciento para las personas de 75 a 79 años y al 16 por ciento para las de 70 a 74.

En general, Canadá ha vacunado completamente a menos del 2 por ciento de su población, según Bloomberg Vaccine Tracker.

En Canadá el reciente aumento de casos ha significado restricciones más estrictas en varias provincias. Quebec informó el miércoles que cerrará escuelas y tiendas no esenciales durante 10 días en dos regiones. Columbia Británica, que había logrado esquivar lo peor de la pandemia, cerró el comedor interior, los servicios religiosos y la mayoría de las actividades deportivas bajo techo durante tres semanas.

Los esfuerzos de Canadá contra el coronavirus se complicaron el lunes cuando los funcionarios de salud de Canadá suspendieron el uso de la vacuna de AstraZeneca para personas menores de 55 años por temor a los coágulos de sangre.

En Ontario, Ford ha criticado al gobierno del primer ministro Justin Trudeau por no entregar suficientes suministros de vacunas a la provincia.

“La conclusión es que necesitamos más tiempo”, dijo Ford este jueves. “Necesitamos más tiempo para que nuestro programa de vacunas se establezca”.

Ontario reportó este jueves 2 mil 557 nuevos casos de COVID-19, lo que eleva su recuento total de casos a 352 mil 460, según Public Health Ontario. Casi 17 mil 100 residentes han sido hospitalizados a causa de la enfermedad y 7 mil 389 han muerto a causa de ella.

Con la asistencia de Zoe Ma y Michelle Fay Cortez.

Te puede interesar:

Alerta en EU: cepa ‘supercontagiosa’ de COVID ya representa el 26% de los casos

Error en fabricación de vacuna contra COVID de J&J afecta 15 millones de dosis para EU

Sírvame otra copa: Tu vino podría funcionar como terapia anti-COVID