Disney tiene problemas 'en una galaxia muy, muy lejana'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Disney tiene problemas 'en una galaxia muy, muy lejana'

COMPARTIR

···

Disney tiene problemas 'en una galaxia muy, muy lejana'

La pobre recepción de 'Solo: una historia de Star Wars', combinada con las críticas a 'Los últimos Jedi' son señales de que los fanáticos de Star Wars no están contentos con la compañía.

Bloomberg Por Anousha Sakoui, Caleb Mutua y Matt Townsend
25/06/2018
Actualización 25/06/2018 - 14:12
Ron Howard, director de Solo: una historia de Star Wars, durante el estreno de la película
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Una vez más, Walt Disney y los fanaticos de Star Wars están en conflicto.

Después del pobre desempeño de Solo: una historia de Star Warsprimer película de la saga que perderá dinero—, Disney enfrenta críticas sobre cómo está manejando una de las franquicias más lucrativas de Hollywood.

La compañía lidia con informes de que su próximo filme derivado del universo de Star Wars podría retrasarse y una iniciativa de una facción de fans que piden rehacer el episodio VIII, Los últimos Jedi, estrenado en diciembre.

Para Disney, las protestas de la ferviente base de seguidores de la serie no son nada nuevo, pero la compañía solía ser menos vulnerable a los ataques cuando tenía antecedentes impecables.

Después de una débil actuación de Solo, combinada con ventas decepcionantes de los juguetes de Star Wars en la última temporada de fin de año, más que nunca hay evidencia de que la gente se está 'cansando' de la franquicia.

El crecimiento de las redes sociales también ha ampliado y facilitado las quejas de los fanáticos.

"En el gran esquema de las cosas, cada película de Star Wars ha generado cierta polémica por lo apasionada que es la base de fans", dijo Shawn Robbins, analista jefe de la firma de investigación Box Office Pro.

"Es más evidente ahora que las redes sociales llevan esas voces al frente", aclaró.

Lucasfilm, el estudio de Star Wars que Disney adquirió por 4 mil millones de dólares en 2012, ha tenido una serie de problemas de producción que se divulgaron a la prensa.

Desde 2014, cuando el máximo ejecutivo, Bob Iger, delineó los planes para rodar tres episodios y "al menos tres" películas derivadas, los filmes han necesitado nuevas grabaciones, reescrituras o cambios de director.

Con Solo, la compañía cambió de rumbo en plena producción y trajo a Ron Howard para reemplazar en la silla de director a Phil Lord y Chris Miller, en lo que potencialmente ha sido su medida más costosa hasta ahora.

Los resultados de taquilla revelan que la táctica no valió la pena, pues el estudio finalmente tendrá que amortizar 50 millones de dólares por la película, según Barton Crockett, analista de la compañía B. Riley FBR.

Esos tropiezos fueron seguidos por la noticia publicada en el sitio web de cinematografía Collider de que la siguiente película derivada está ahora en espera.

Sin embargo, una persona cercana a los planes de Disney aclaró que no es exacto que se hayan frenado dichos filmes. Todavía hay muchas películas en desarrollo, explicó la fuente, que pidió no ser identificada porque las deliberaciones son privadas.

Disney, con sede en Burbank, California, indicó que no hace comentarios sobre rumores relacionados con Star Wars.

Pese a que algunas campañas por redes sociales son difíciles de dimensionar (la destinada a rehacer Los últimos Jedi afirma haber recaudado decenas de millones de dólares en compromisos), Robbins no cree que Disney deba tomarlas a la ligera.

La compañía tiene por delante un año y medio hasta la próxima entrega, el episodio IX que se estrenará en diciembre de 2019, lo que le da suficiente tiempo para reavivar el entusiasmo de los fans, añadió.