Nacional

Dos Bocas: Gobierno de Tabasco niega uso excesivo de fuerza

Los trabajadores resultaron heridos por agresiones de un ‘grupo disidente’, según autoridades.

Tras el enfrentamiento entre trabajadores y antimotines en la refinería de Dos Bocas, Paraíso, seis personas fueron detenidas, pero a solo tres se les encontraron “pruebas” que ameritaron su presentación ante la Fiscalía General del Estado.

Este viernes el secretario de Gobierno local, Guillermo del Rivero León, negó que los elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana hayan incurrido en uso excesivo de fuerza y aseguró que respondieron a las agresiones que recibieron por parte de “un grupo disidente”.

Incluso afirmó que hay evidencia que apunta a que las lesiones que presentaron varios obreros fueron producto de enfrentamientos con otros compañeros por diferencias sindicales y no precisamente por el gas lacrimógeno y balas de goma de los policías.


“En un momento este grupo disidente se abalanzó en contra de los elementos de la Policía Estatal, quienes tuvieron que contenerlos con el uso de gases lacrimógenos, lo que permitió disuadir y evitar un choque frontal con este grupo. Todo esto se realizó conforme a principios de legalidad y absoluta necesidad, prevención y proporcionalidad”, expresó.

Este viernes por la mañana, después de la promesa de ICA Fluor de pagar salarios caídos por el paro que comenzó el martes, miles de empleados volvieron a hacer fila para ingresar, no sin antes someterse a un proceso de revisión y mostrar sus credenciales de la compañía.

Pequeños grupos se apostaron en los alrededores, algunos inconformes por no recibir un aumento salarial y otros sin saber si serían bien recibidos después de haber sido retirados el jueves. Poco a poco se fueron dispersando y yéndose a sus casas.

A eso de las 10 de la mañana arribó un convoy en el que viajaba la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, custodiada por la Marina, para la supervisión semanal que realiza en la obra. Entró sin dar declaraciones a bordo de su camioneta.


Los accesos siguen vigilados por policías estatales y agentes federales para evitar cualquier posible disturbio.

Del Rivero León sostuvo que no se descarta que haya “mentes perversas” detrás del conflicto que se presentó esta semana, a tiempo en que insistió en que hay dos sindicatos que se disputan el contrato colectivo de trabajo, por lo que los llamó a dejar esto en manos de los tribunales laborales.

El paro de alrededor de 5 mil trabajadores dejó cuatro hospitalizados que ya fueron dados de alta, sin embargo, siguen las investigaciones para determinar qué otras personas protagonizaron los ataques contra policías y trabajadores, reiteró el funcionario.