Mundo

Sismo en Marruecos: Réplica de 3.9 sorprende a rescatistas mientras buscan sobrevivientes

Hasta el momento no se ha dado a conocer si la réplica del sismo en Marruecos provocó más muertes, mientras equipos internacionales están a la espera de que se les permita ingresar.

Una réplica de magnitud 3.9 sobresaltó a Marruecos el domingo mientras rezaban por las víctimas del terremoto más fuerte del país en más de un siglo, en tanto que soldados y cooperantes llevaban agua y suministros a poblados de montaña en ruinas. Más de 2,000 personas habían muerto, una cifra que se esperaba siguiera subiendo.

La ONU estimó que más de 300,000 personas habían sido afectadas por el desastre en Marrakech y alrededores y algunos marroquíes se quejaban en redes sociales de que el gobierno no permitiera más ayuda internacional. Había equipos internacionales preparados para desplegarse, pero seguían esperando a que el gobierno solicitara su asistencia.

“Sabemos que hay una gran urgencia para salvar a gente y buscar bajo los restos de los edificios”, dijo Arnaud Fraisse, director de rescatistas Sin Fronteras, que tenía un equipo bloqueado en el aeropuerto de París el domingo a espera de recibir permiso de Marruecos para entrar en el país. “Hay gente muriendo bajo los escombros y no podemos hacer nada para salvarla”.

Los que se quedaron sin hogar, o tenían miedo de las réplicas tras el sismo del viernes 8 de septiembre por la noche, durmieron al raso el sábado en las calles de la antigua ciudad de Marrakech o bajo carpas improvisadas en poblaciones de las montañas del Atlas como Moulay Brahim, una de las más afectadas. Los mayores destrozos se produjeron en pequeñas comunidades rurales difíciles de alcanzar para los rescatistas debido al terreno escarpado.

Esas mismas zonas se vieron remecidas de nuevo el domingo por un temblor de magnitud 3.9, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. En un primer momento no estaba claro si el temblor había causado más daños o bajas, aunque probablemente había sido lo bastante fuerte para tensar los nervios en zonas donde el terremoto dejó edificios inestables y la gente hablaba de su temor a las réplicas.

Sismo se sintió como el fin del mundo

El temblor del viernes derribó edificios en pueblos y ciudades de montaña que no estaban construidos para resistir un sismo tan poderoso. Se había confirmado la muerte de unas 2,012 personas y al menos 2,059 heridos, de los que 1,404 estaban críticos, según reportó el sábado por la noche el Ministerio marroquí del Interior.


“Sentimos un fuerte temblor como si fuera el fin del mundo”, dijo Ayoub Toudite, residente en Moulay Brahim. “Diez segundos, y todo se había venido abajo”.

Las banderas ondeaban a media asta en Marruecos después de que el rey, Mohammed VI, ordenara tres días de luto nacional a partir del domingo. El ejército movilizó equipos especializados de búsqueda y rescate y el monarca ordenó que se proporcionara agua, raciones de comida y cobijo a los que habían perdido sus hogares.

El rey pidió que las mezquitas de todo el reino celebraran oraciones el domingo por las víctimas, muchas de las cuales fueron enterradas el sábado mientras continuaba la frenética labor de rescate.

Han llegado ofertas de ayuda de todo el mundo y Naciones Unidas dijo tener un equipo en Marruecos que se coordinaba con las autoridades locales para determinar cómo podían prestar apoyo.

Unos 100 equipos, con un total de 3,500 rescatistas de todo el mundo, se habían registrado en una plataforma de la ONU y estaban listas para desplegarse en Marruecos, a la espera de recibir luz verde de las autoridades marroquíes, según Rescatistas Sin Fronteras.

En un indicio de que Marruecos podría estar dispuesta a aceptar ayuda exterior, el ejército español dijo que había enviado a Marrakech un avión de la Fuerza Aérea con un equipo de búsqueda y rescate urbano con 56 soldados y 4 perros para ayudar. El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, dijo en una entrevista de radio que el despliegue respondía a una petición bilateral de ayuda de las autoridades marroquíes. Había otro equipo de rescate en camino desde Niza, Francia.

En Francia, donde viven muchas personas con lazos con Marruecos, localidades pequeñas y grandes ofrecieron más de 2 millones de euros en ayuda y artistas populares recaudaban donaciones. El rey de Marruecos ordenó que se abrieran cuentas bancarias especiales para recibir aportaciones para ayudar a los necesitados.

¿Cómo es la zona del epicentro del sismo en Marruecos?

El epicentro del temblor del viernes -el más fuerte en el país norteafricano en 120 años- estaba cerca de la localidad de Ighil en Al Haouz, unos 70 kilómetros al sur de Marrakech. Al Haouz es conocido por sus valles y poblados pintorescos en la cordillera del Alto Atlas.

Unos 45 kilómetros al nordeste del epicentro, muros caídos dejaban al descubierto el interior de casas dañadas y montones de restos bloqueaban los callejones. La gente en Moulay Brahim, una población rural de menos de 3,000 personas, vivía en casas hechas de ladrillos y bloques de concreto. Muchas de las casas no eran seguras o ya no estaban en pie.

La devastación era patente en todas las poblaciones en las empinadas y serpenteantes laderas del Alto Atlas. Se veían casas derruidas y gente llorando, mientras chicos y policías con cascos trasladaban los cadáveres.

Estaba durmiendo cuando golpeó el sismo. No podía escapar porque me cayó el tejado encima. Estaba atrapada. Me salvaron mis vecinos, que retiraron los escombros con las manos desnudas”, dijo Fatna Bechar, en Moulay Brahim. “Ahora vivo con ellos en su casa porque la mía quedó totalmente destruida”.

Hamid Idsalah, un guía de montaña de 72 años, dijo que él y muchos otros seguían vivos pero que tenían un futuro poco esperanzador porque carecían de los medios económicos para recuperarse.

Algunos tenderos de Marrakech regresaron a trabajar el domingo por la mañana, después de que el rey instara a la gente a reanudar la actividad económica y ordenara preparativos para comenzar a reconstruir los edificios destruidos.

Durante buena parte del sábado en la histórica Marakech, la televisora estatal mostró aglomeraciones de gente en la calle que temía volver a edificios que podrían ser inestables.

La famosa mezquita de Koutoubia en la ciudad, construida en el siglo XII, sufrió daños, aunque su alcance por ahora se desconoce. Los marroquíes publicaron en internet videos que mostraban partes dañadas en la famosa muralla roja que rodea la medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También lee: