Mundo

Joe Biden ‘echa la bolita’ a Powell: Inflación es ‘dominio’ de la Fed, reafirma

La Casa Blanca intenta transferir la carga del control de precios a la Fed de cara a las elecciones intermedias de noviembre.

El presidente Joe Biden aprovechó la reunión inusual con el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, para declarar que está respetando la independencia del banco central, al tiempo que desvía la responsabilidad de controlar la más alta inflación en décadas antes de las elecciones intermedias de noviembre.

Biden aprovechó la sesión del Despacho Oval para argumentar que, si bien la lucha contra los aumentos de precios es su principal prioridad, ese trabajo era competencia principalmente de la Reserva Federal.

“Mi plan es abordar la inflación. Eso comienza con una propuesta simple: respetar a la Reserva Federal, respetar la independencia de la Reserva Federal, lo que he hecho y seguiré haciendo”, dijo Biden.

Es la tercera sesión en persona de Biden con Powell desde que asumió el cargo, y recuerda lo que estaba en juego cuando Ronald Reagan se reunió con el entonces jefe de la Fed, Paul Volcker, hace casi cuatro décadas cuando buscaba la reelección en medio de una presión de precios galopante.

Biden ha estado tratando de demostrar que está maximizando los esfuerzos para frenar la inflación más alta en 40 años de cara a las elecciones intermedias de noviembre, en las que los demócratas corren el riesgo de perder sus escasas mayorías en el Congreso.

La Casa Blanca ha buscado cada vez más transferir la carga de la lucha contra los precios a la Reserva Federal en los comentarios públicos, ya que las encuestas muestran que el aumento de los costos es la principal preocupación de los votantes. En un artículo de opinión publicado el lunes en el Wall Street Journal, Biden dijo que la Fed tiene “la responsabilidad principal de controlar la inflación”.

Biden dijo el martes que su papel como presidente es darle a la Fed “el espacio que necesitan para hacer su trabajo”, y agregó: “No voy a interferir con su trabajo de importancia crítica”.

Independencia de la Reserva Federal

Los presidentes modernos, con la excepción de Donald Trump, han declarado públicamente su compromiso con la independencia de la Fed y han mantenido en privado cualquier crítica o consejo.

Trump rompió con esa tradición, criticando regularmente al banco central, argumentando que debería haber sido más agresivo en la reducción de las tasas de interés, y en un momento dijo que estaba considerando degradar a Powell.

Biden trató de establecer un contraste con Trump, escribiendo en el artículo de opinión que su predecesor “degradó a la Fed, y los presidentes anteriores han tratado de influir en sus decisiones de manera inapropiada durante períodos de inflación elevada. No haré esto”, indicó.

Volvió a nominar a Powell para un segundo mandato de cuatro años al frente de la Fed, restaurando la tradición de mantener en su lugar la silla que heredó de la administración anterior. Powell fue confirmado por el Senado a principios de este mes y asumió el cargo la semana pasada.

Aun así, el asesor económico de la Casa Blanca, Brian Deese, defendió la reunión del martes y dijo que era “una práctica estándar para los presidentes y presidentes de la Reserva Federal reunirse de vez en cuando para compartir puntos de vista sobre la economía”.

Biden utilizará su sesión para enfatizar que le está dando al banco central “espacio para operar” de forma independiente para abordar la crisis de inflación, dijo Deese, quien asistió a la reunión junto con la secretaria del Tesoro y expresidenta de la Fed, Janet Yellen, en una entrevista con Bloomberg Television este martes.

El banco central responde ante el Congreso, que le ha dado un doble mandato para buscar la estabilidad de precios y el máximo empleo, aunque los presidentes pueden elegir a los siete gobernadores de la Fed, incluido el presidente y dos vicepresidentes. Como resultado, los funcionarios de la Casa Blanca generalmente tratan de evitar comentar sobre política monetaria.

Trump ignoró rotundamente la práctica pasada y criticó regularmente a Powell por aumentar las tasas de interés, llamándolo “despistado” y preguntándole si era un “enemigo más grande” que el presidente chino, Xi Jinping.

En un momento, Trump incluso consultó a sus asesores sobre si podía despedir a Powell, a quien había ascendido a presidente. Powell se mantuvo firme, confirmando públicamente que no renunciaría si el presidente se lo pidiera, pero por lo demás se negó a comentar sobre el aluvión de críticas a menudo denigrantes.

Máxima prioridad

Powell, quien ha sido criticado por ser demasiado lento para enfrentar la inflación, también la llama su máxima prioridad y ha lanzado las campañas de ajuste más agresivas en décadas.

Los datos publicados el viernes mostraron que el indicador de presión de precios preferido por el banco central, el índice de precios de gastos de consumo personal, aumentó un 6.3 por ciento el mes pasado desde abril de 2021, más del triple del objetivo del 2 por ciento de la Fed.

Los funcionarios elevaron las tasas de interés en medio punto porcentual a principios de este mes y Powell señaló que planean seguir con aumentos del mismo tamaño en junio y julio, incluso cuando comienzan a reducir su enorme balance.

Los mercados financieros han oscilado bruscamente debido a que los inversionistas temen que la Fed pueda desencadenar una recesión en sus esfuerzos por controlar los precios. Los funcionarios, que admiten que esto será un desafío, apuntan a un aterrizaje suave que enfríe la demanda al aumentar el costo de los préstamos en todo, desde viviendas hasta automóviles, pero que no empuje a las empresas a despedir trabajadores.

El mercado laboral de Estados Unidos está históricamente ajustado, con una tasa de desempleo del 3.6 por ciento en abril cerca de un mínimo de 50 años y dos puestos vacantes por cada persona que busca trabajo. Eso está elevando los salarios y avivando la inflación, junto con los aumentos de precios causados por el los enredos de la cadena de suministro durante la pandemia de COVID-19 y el impacto en los costos de energía y alimentos provocados por la invasión rusa de Ucrania.

Además de la inflación, Biden y Powell discutirán el estado de la economía mundial y de Estados Unidos y la reciente confirmación de Lael Brainard, Lisa Cook y Philip Jefferson en la junta de gobierno de la Fed, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Biden ha instado al Senado a que también confirme a Michael Barr como vicepresidente de supervisión de la Reserva Federal, un puesto clave que supervisa la industria bancaria.

También lee: