Mundo

Tiroteo en escuela de Texas: Esto es lo que sabemos de las víctimas de Uvalde

En la masacre murieron al menos 19 niñas y niños y 2 maestras. Sin contar al asesino que también perdió la vida en el lugar.

Con el paso de las horas, la desesperación e incertidumbre se han convertido en un dolor desgarrador para decenas de familias de los alumnos y docentes asesinados en el ataque armado dentro de una escuela en Uvalde, Texas.

Los familiares de los niños, que desde el martes se reunieron en un centro cívico después del tiroteo, recurrieron a las redes sociales para pedir ayuda para dar con sus hijos desaparecidos.

Pero la mañana de este miércoles, muchos se toparon con la cruda realidad de un horror inimaginable, al comenzar a conocerse los nombres de los asesinados en el ataque a la escuela.

Un hombre se alejó del centro cívico llorando, mientras le decía a alguien por teléfono: “ella se fue”. En la parte trasera del centro, había una mujer sola, llorando y gritando a su celular, agitando el puño y pateando el piso.

Todos los muertos estaban en el mismo salón de clases de cuarto grado, donde el pistolero se atrincheró y abrió fuego contra los niños y los maestros, afirmó el teniente del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Christopher Olivarez.

Uziyah Garcia

Manny Renfro confirmó el martes que recibió la noticia de que su nieto, Uziyah Garcia, de 8 años, estaba entre los fallecidos. “Era el niño más dulce que he conocido”, afirmó. “No lo digo solamente porque fuera mi nieto”.

Renfro contó que Uziyah lo visitó por última vez en San Angelo durante las vacaciones de primavera. “Empezamos a jugar al fútbol americano juntos y le estaba enseñando patrones de pase. Era un niño muy rápido y podía atrapar la pelota muy bien”, añadió. “Había algunas jugadas que yo nombraba y él recordaba, y las hacía exactamente como las habíamos practicado”.

Xavier Javier López

Lisa Garza, de 54 años y residente de Arlington, Texas, lloró la muerte de su primo, Xavier Javier López, quien había estado esperando ansioso la llegada del verano para nadar.

“Era simplemente un niño de 10 años cariñoso que disfrutaba de la vida, sin saber que hoy iba a ocurrir esta tragedia”, apuntó. “Era muy jovial. Le encantaba bailar con sus hermanos y con su madre. Esto nos ha afectado a todos”.

Además, lamentó lo que calificó como una regulación de armas poco estricta. “Deberíamos tener más restricciones, especialmente si estos chicos no están en sus cabales y todo lo que quieren hacer es herir a la gente, especialmente a niños inocentes que van a las escuelas”, afirmó Garza.

Eva Mireles (Maestra)

La maestra Eva Mireles, de 44 años, fue recordada como una madre y esposa cariñosa. “Era aventurera. Definitivamente, diría cosas maravillosas sobre ella. Se la va a extrañar mucho”, dijo su familiar Amber Ybarra, de San Antonio.

Ybarra se preparaba para donar sangre para los heridos y reflexionó cómo nadie pudo detectar posibles problemas en el pistolero a tiempo para frenarlo.

“Para mí, se trata más bien de concienciar sobre la salud mental”, afirmó Ybarra, una monitora de bienestar que estudió en el centro donde se produjo la tragedia. “Alguien podría haber visto un cambio dramático antes de que ocurriera algo así”.

Al comienzo del año escolar, Mireles publicó una carta en el sitio web de la escuela, presentándose a sus nuevos estudiantes. “¡Bienvenidos al cuarto grado! ¡Tenemos un año fantástico por delante!” escribió la docente, señalando que había estado enseñando desde hacía 17 años. Dijo que le encantaba correr y caminar, y que tenía una “familia solidaria, divertida y amorosa”. Mencionó que su esposo era un policía del distrito escolar y que tenían una hija adulta y tres “amigos peludos”.

Irma García (Maestra)

La otra maestra fallecida es Irma García, según indicó al canal televisivo NBC su hijo, Christian García.

La profesora llevaba 23 años ejerciendo de docente en el centro escolar y, según la versión de su hijo, se erigió en escudo humano para proteger a sus estudiantes durante el tiroteo.

García, casada y con cuatro hijos, fue finalista en 2019 junto a otros 18 profesores del área de San Antonio (Texas) del premio de la Universidad Trinity a la excelencia en la enseñanza.

Amerie Jo Garza

Amerie Jo Garza, también de 10 años, murió en durante tiroteo cuando llamaba al 911 para pedir ayuda a las autoridades.

“A mi nieta le disparó y la mató por tratar de llamar al 911. Murió como una heroína tratando de buscar ayuda para ella y sus compañeros de clase”, aseguró la abuela de la niña, Berlinda Irene Arreola a The Daily Beast.

La abuela describe a Amerie como una niña muy extrovertida, favorita de los maestros, y cuenta que su última foto con vida se la tomaron posando con el certificado para el cuadro de honor de la escuela.

Su padre Ángel Garza publicó un mensaje en Facebook indicando que su pequeña “ya había sido encontrada” y estaba “volando con los ángeles en el cielo”.

José Flores

Otra de las víctimas mortales fue José Flores, de 10 años, cuyo tío, Christopher Salazar, dijo a los medios que a su sobrino le encantaba jugar al béisbol e ir a la escuela y que amaba a sus padres.

“Era un niño pequeño muy feliz. Disfrutaba riendo y pasándolo bien”, aseguró.

Jailah Nicole Silguero

Otra de las víctimas fue identificada como Jailah Nicole Silguero, de 11 años de edad cuya madre escribió en una entrada en su cuenta de Facebook que los abuelos de la niña la esperaban en el cielo con los brazos abiertos.

Otras víctimas identificadas hasta ahora son:

  • Rogelio Torres
  • Makenna Lee Elrod
  • Tess Marie Mata
  • Ellie García
  • Jayce Carmelo Luevanos
  • Alithia Ramírez
  • Jackie Cazares
  • Annabelle Rodríguez

En las horas posteriores al tiroteo, las familias de los estudiantes publicaron en las redes sociales fotografías de niños sonrientes, suplicando información. El ciclo escolar estaba en su recta final y cada día escolar tenía un tema. El del martes era “Footloose” y “Fancy”, por lo que se suponía que los alumnos debían llevar ropa bonita, con zapatos divertidos o elegantes.

También lee: