Mundo

Refuerzo de vacuna COVID: CDC aprueban a dosis de Pfizer para niños de 5 a 11 años

Los centros consideraron que una segunda vacuna contra COVID en ese grupo apoyaría su protección.

Los niños más pequeños en los Estados Unidos ahora son elegibles para recibir una vacuna de refuerzo COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech después de que el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) otorgó la autorización final necesaria para comenzar con las inyecciones.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, recomendó el refuerzo para niños de 5 a 11 años. Poner la vacuna a disposición de los niños en edad escolar brindará la protección que tanto necesitan contra las subvariantes de ómicron que se propagan por todo el país.

“Los niños de 5 a 11 años deben recibir una dosis de refuerzo al menos 5 meses después de su serie primaria”, explicó Walensky en un comunicado este jueves por la noche. “La vacunación con una serie primaria entre este grupo de edad se ha rezagado con respecto a otros grupos de edad, dejándolos vulnerables a enfermedades graves”.

Más temprano, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos votó 11 a 1, con una abstención, para recomendar la dosis de refuerzo para los niños.

Tanto los padres como los maestros han estado esperando un refuerzo para proteger a millones de niños en edad escolar del coronavirus. Aunque los niños generalmente no se enferman tanto de COVID como los adultos, algunos casos pueden ser bastante graves, y aproximadamente el 90 por ciento de las 95 muertes entre los niños estadounidenses de 5 a 11 años desde que las vacunas estuvieron disponibles han sido entre los no vacunados, según un presentación en la reunión del panel.

El refuerzo de Pfizer para niños más pequeños fue aprobado por los reguladores de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos a principios de esta semana, lo que permite el uso de una tercera inyección al menos cinco meses después de que los niños reciban la segunda de sus dos primeras inyecciones. Las empresas enviaron datos a los reguladores en abril que muestran que una dosis de refuerzo podría reforzar los anticuerpos en el grupo de edad.

Aún hay trabajo que hacer en la aplicación de la primera dosis en niños

Si bien los niños vacunados contra el COVID tienen mejores resultados que los no vacunados, particularmente contra enfermedades graves, solo 28 por ciento de los niños de 5 a 11 años han recibido dos inyecciones, subrayó Sara Oliver, oficial del Servicio de Inteligencia Epidémica de los CDC, en una presentación en la reunión.


Helen Talbot, profesora de medicina de la Universidad de Vanderbilt, fue el único miembro del panel que votó en contra de recomendar el refuerzo. Con más de 70 por ciento de los niños en el grupo de edad que aún no han completado sus dosis primarias, dijo que se debe enfocar más “tiempo y esfuerzo” en vacunar a los niños no vacunados.

“Los refuerzos son geniales una vez que les hemos dado a todos su primera ronda”, criticó Talbot. “Eso debe ser una prioridad”.

Las escuelas han estado en el centro del debate sobre la política de virus de Estados Unidos, con muchos padres y cuidadores ansiosos por brindarles a sus hijos un escudo contra la infección mientras continúan con el aprendizaje en persona y las actividades sociales. Hasta el 24 de abril, se han administrado en Estados Unidos alrededor de 18.1 millones de dosis de la vacuna de Pfizer para niños de 5 a 11 años.

Efectos secundarios de la vacuna contra COVID en niños

Los CDC presentaron evidencia durante la reunión del jueves de los sistemas de monitoreo de seguridad que muestran que la vacuna estaba relacionada con efectos secundarios en su mayoría leves para los niños en el grupo de edad. En una encuesta de alrededor de 49 mil niños que recibieron al menos una inyección, las reacciones se informaron con mayor frecuencia después de la segunda dosis, según las diapositivas de presentación de los CDC.

La encuesta telefónica, llamada v-safe, encontró que las reacciones más frecuentes fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga y dolor de cabeza.

Una base de datos de los CDC sobre efectos secundarios informados por padres, médicos y fabricantes de vacunas, el Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas, encontró que entre 18 millones de dosis administradas desde la autorización hubo 20 informes verificados de miocarditis.

La inflamación del músculo cardíaco se ha observado en adolescentes y adultos jóvenes, particularmente en hombres que recibieron más de una dosis. Diecisiete de los pacientes fueron hospitalizados con la afección, 14 se habían recuperado en el momento del informe y un paciente falleció.

En niños de 5 a 11 años, una tercera inyección de una dosis de 10 microgramos de la vacuna al menos seis meses después de la segunda dosis brindó una protección sólida contra el virus, incluida la variante ómicron, según los datos presentados por Charu Sabharwal, Director de investigación y desarrollo clínico de vacunas de Pfizer.

Mientras tanto, las vacunas para los niños más pequeños aún no se han autorizado. La FDA fijó varias fechas tentativas en junio para que sus asesores discutan los datos de Pfizer y su rival, Moderna, sobre las vacunas contra el COVID para niños de 5 años o menos.

La agencia también anunció el jueves que está fortaleciendo la guía de refuerzo para los mayores de 12 años que están inmunocomprometidos y los mayores de 50 años. La recomendación anterior decía que las personas en ese grupo de edad pueden optar por recibir un segundo refuerzo. La nueva recomendación dice que deberían hacerlo.