Mundo

Estados Unidos y Unión Europea alcanzan ‘tregua’ en aranceles sobre acero y aluminio

El acuerdo permitirá a los países exportar cantidades específicas de un producto a otras naciones a tasas arancelarias más bajas.

Estados Unidos y la Unión Europea han alcanzado una tregua comercial sobre acero y aluminio que permitirá a los aliados eliminar los aranceles sobre más de 10 mil millones de dólares de sus exportaciones cada año.

Los negociadores llegaron a un acuerdo el sábado mientras trabajaban para equilibrar las demandas del mercado y el cambio climático, dijeron funcionarios estadounidenses, hablando al margen de una cumbre del Grupo de los 20 en Roma. Bloomberg News informó anteriormente que las dos partes estaban al borde de un acuerdo.

Las dos partes estaban trabajando arduamente para llegar a un acuerdo antes del 1 de diciembre, cuando los aranceles europeos de represalia se duplicaron. Los aranceles del 25 por ciento se aplicarán a las exportaciones de la UE que superen los 3.3 millones de toneladas, según dos personas familiarizadas con las conversaciones, que pidieron no ser identificadas antes de un anuncio formal.


“Hemos llegado a un acuerdo con la Unión Europea que mantiene los aranceles 232, pero permite que volúmenes limitados de acero y aluminio de la Unión Europea entren libres de aranceles”, dijo el sábado a la prensa la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo. “Fue una negociación muy exitosa y acordamos un camino a seguir para enfrentar nuestro desafío compartido, que es el exceso de capacidad global principalmente por parte de China”.

El acuerdo marca un momento significativo en la reparación de la relación comercial de Estados Unidos con Europa, un aliado histórico, después de la disruptiva presidencia de Donald Trump. La Unión Europea desde el inicio de los aranceles en 2018 rechazó la premisa de que la producción del bloque presenta una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que el acuerdo implica las llamadas cuotas arancelarias, que permiten a los países exportar cantidades específicas de un producto a otras naciones a tasas arancelarias más bajas, pero somete los envíos por encima de un umbral predeterminado a aranceles más altos.

Un funcionario estadounidense dijo a los periodistas el sábado que los niveles específicos a los que se aplicarían los aranceles se anunciarían más tarde y que están en línea con los niveles históricos. Estados Unidos importó 2.5 millones de toneladas de acero de la Unión Europea el año pasado y 3.9 millones de toneladas en 2019, frente a 5 millones de toneladas en 2018 y 2017.


“El acuerdo, en última instancia, para negociar un acuerdo basado en el carbono sobre el comercio de acero y aluminio aborda tanto la sobreproducción china como la intensidad del carbono en el sector del acero y el aluminio”, dijo el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan.

Raimondo dijo que el acuerdo ayudaría a abordar los problemas de la cadena de suministro que han afectado a las empresas estadounidenses.

“También estamos experimentando una interrupción sin precedentes en la cadena de suministro y esperamos que este acuerdo brinde alivio en la cadena de suministro y reduzca los aumentos de costos a medida que levantamos las tarifas del 25 por ciento y aumentamos el volumen”, dijo.

El acuerdo contiene reglas acordadas para evitar que el acero de China sea reexportado sin aranceles a Estados Unidos a través de la Unión Europea, dijeron los funcionarios estadounidenses. Y la Unión Europea también acordaron negociar un acuerdo basado en carbono sobre el comercio de acero y aluminio y crear mayores incentivos para reducir la intensidad de carbono en la producción de los metales, dijeron.

El sindicato United Steelworkers aplaudió el acuerdo y dijo que ayudará a mantener la competitividad de la industria estadounidense.

“También brindará una oportunidad muy necesaria para abordar las prácticas predatorias no comerciales de China y otros países que han distorsionado los mercados globales, al mismo tiempo que fomentará un diálogo sobre las preocupaciones climáticas derivadas de países cuyas industrias son mucho más intensivas en carbono que las de Estados Unidos y la Unión Europea “, dijo el grupo en un comunicado.

La disputa comenzó en 2018, cuando Trump impuso aranceles sobre el acero y el aluminio de Europa, Asia y otros lugares, citando riesgos para la seguridad nacional. Posteriormente, la Unión Europea tomó represalias, apuntando a productos que incluían motocicletas Harley-Davidson, jeans Levi Strauss y whisky bourbon. Con el acuerdo del sábado, la Unión Europea acordó eliminar esos aranceles de represalia.

“Eliminar esta carga arancelaria sobre los whiskies estadounidenses no solo impulsa a los destiladores y agricultores estadounidenses, sino que también respalda la recuperación de los restaurantes, bares y destilerías de la Unión Europea afectados por la pandemia”, dijo Chris Swonger, director del Distilled Spirits Council de Estados Unidos, en un comunicado.

Jake Colvin, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior, un grupo de presión empresarial que había abogado por la eliminación de los aranceles sobre el acero, dijo que si bien el acuerdo es un paso en la dirección correcta, el uso de cuotas arancelarias seguirá causando incertidumbre para trabajadores y empresas.

El acuerdo “debería servir para reducir las tensiones comerciales entre Estados Unidos y Europa y despejar el terreno para conversaciones transatlánticas más productivas y progresistas”, dijo Colvin. Aún así, los mecanismos comerciales administrados como las cuotas arancelarias “socavan la competitividad, crean ganadores y perdedores, agregan costos significativos a la cadena de suministro y afectan de manera desproporcionada a las pequeñas y medianas empresas”, dijo