Mundo

Volar se vuelve peligroso: pilotos fuera de práctica por COVID cometen errores

A medida que el aumento de las tasas de vacunación permite reanudar los viajes, crece la preocupación de que la falta de competencia, confianza o simplemente un momento de olvido pueda conducir a una tragedia.

De vuelta en la cabina después de un tiempo libre recuperándose del COVID-19, un piloto de línea aérea olvidó encender el segundo motor de su avión para el despegue, un error que podría haber terminado en un desastre si no hubiera abortado el vuelo.

Otro piloto, recién salido de un descanso de siete meses debido a la pandemia y descendiendo para aterrizar temprano en la mañana, se dio cuenta casi demasiado tarde de que no había bajado las ruedas y se salió de la aproximación a solo 800 pies (240 metros) de la pista.

Semanas antes, un avión de pasajeros que salía de un aeropuerto concurrido se dirigió en la dirección equivocada, pilotado por un capitán que estaba de regreso en cubierta por primera vez en más de seis meses.

Todos estos errores potencialmente desastrosos ocurrieron en Estados Unidos durante en los últimos meses cuando los pilotos regresaron al trabajo. En todos los casos, la tripulación culpó de su supervisión a la escasez de vuelos durante COVID, la pandemia más mortal desde el brote de influenza de 1918 y ciertamente la única que causó tantos estragos en lo que era una floreciente industria de la aviación mundial.

Los incidentes se encuentran entre decenas de errores, declarados confidencialmente por pilotos fuera de la práctica desde el inicio de la pandemia, que se almacenan en una base de datos de bajo perfil diseñada para identificar amenazas emergentes a la seguridad.

El programa de monitoreo, financiado por la Administración Federal de Aviación, tiene décadas de antigüedad, pero ahora muestra señales de advertencia a medida que los aviones regresan a los cielos de todo el mundo.

Los recortes profundos de las aerolíneas dejaron a unos 100 mil pilotos en todo el mundo trabajando horas reducidas o con licencia a largo plazo, según la consultora Oliver Wyman.

Muchos no han volado por más de 18 meses. Pero a medida que el aumento de las tasas de vacunación permite reanudar los viajes, crece la preocupación de que la falta de competencia, confianza o simplemente un momento de olvido pueda conducir a una tragedia.

Si bien algunas aerolíneas brindan a los pilotos una capacitación adecuada, otras ofrecen “lo mínimo”, en todo caso, dijo Harter, quien no ha volado desde febrero de 2020. “Las regulaciones que tenemos no son suficientes”.

No es como si las autoridades estuvieran ciegas a esto. La Organización de Aviación Civil Internacional, que establece los estándares de la industria, y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional han visto los riesgos que se avecinan durante meses.

Ambos organismos, así como el principal regulador de aviación de Europa, han publicado guías de formación detalladas para ayudar a las aerolíneas en la transición de los pilotos fuera de práctica de regreso al aire.

Pese a los entrenamientos, pilotos tienen desconfianza a volver a volar

Pero las entrevistas con pilotos de Asia y Europa, y la base de datos de cuentas anónimas en EU, revelan diversos grados de capacidad y confianza entre aquellos que han regresado al servicio, incluidos los pilotos que han completado programas de reentrenamiento.

Eso se debe en parte a que ninguna cantidad de teoría virtual o en el aula, o práctica en un simulador de vuelo, puede replicar las presiones de la vida real de una cabina. Estos preparativos tampoco tienen plenamente en cuenta las tensiones psicológicas, emocionales y financieras que la pandemia pesa sobre la tripulación de la aerolínea.

A medida que la industria intenta recuperar parte de sus ingresos perdidos, la gestión de los riesgos de seguridad planteados por los pilotos que regresan es una carga adicional que las aerolíneas con balances más sólidos pueden darse el lujo de manejar con mayor competencia que otras.

En una línea de trabajo donde hay poco margen para el error profesional, los peligros se vuelven severos. Si bien la mayoría de los errores son menores, incluyen volar momentáneamente a la altitud o velocidad incorrecta, o rodar por una pista en el lugar equivocado, algunos de los peores desastres de la aviación tienen su origen en pasos en falso aparentemente intrascendentes.

Y, de manera preocupante, la cantidad de incidentes relacionados con la falta de competencia de los pilotos aumentó casi inmediatamente después de que la pandemia comenzó a interrumpir los horarios de vuelos comerciales, según un estudio de febrero de la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle en Arizona.

“No creo manejar una crisis en el aire”, dicen algunos capitanes

En entrevistas, algunos pilotos que han regresado al trabajo informan una pérdida de la memoria muscular que alguna vez les ayudó a seguir los procedimientos en la cabina de vuelo sin pausa. Otros se preguntan si todavía poseen la claridad mental para manejar una crisis en el aire.

Un piloto senior de Qantas Airways Ltd., que habló bajo condición de anonimato, dijo que los colegas que no han volado durante seis meses suelen cometer uno o dos errores de procedimiento menores a su regreso.

Es posible que se olviden de ingresar datos en la computadora de vuelo en el momento apropiado, o aterrizar el avión más duro de lo normal, dijo el piloto.

Las acciones que alguna vez fueron inmediatas e instintivas requieren más tiempo y pensamiento. Eso es después de las sesiones de actualización en un simulador de vuelo, dijo el piloto.

“Si hay una falla en el motor o un incendio, entonces debe implementar ese procedimiento”, dijo Amit Singh, exjefe de capacitación de pilotos de la aerolínea india IndiGo, quien fundó la organización sin fines de lucro Safety Matters. “Si no ha volado durante mucho tiempo, puede que le lleve unos minutos o segundos más”.

“A medida que la crisis ha continuado, las mitigaciones de los riesgos que surgieron durante los últimos 18 meses se están volviendo más y más sólidas”, dijo el director de seguridad de IATA, Mark Searle.

La FAA dijo en un comunicado que su “sistema integral de supervisión de seguridad basado en datos permite a la agencia detectar riesgos y abordar los problemas con anticipación, incluidos los que puedan resultar de que los pilotos regresen al trabajo después de los permisos relacionados con COVID”.

Y American Airlines Group y Delta Air Lines, dos de las aerolíneas estadounidenses más grandes, dicen que su entrenamiento de pilotos excede los requisitos reglamentarios.