Mundo

¿Cómo los barrios gay en EU utilizaron la experiencia del VIH para ayudar contra el COVID?

La pandemia del coronavirus comparte muchas similitudes que recuerdan a los primeros días del VIH/SIDA.

A lo largo de la pandemia, los vecindarios han desempeñado un papel fundamental y bien documentado al brindar los servicios sociales y de salud necesarios para que las comunidades y empresas estadounidenses sobrevivan y se recuperen de la pandemia del COVID-19.

Los vecindarios homosexuales estaban particularmente bien equipados para enfrentar este desafío, según nuestra última investigación sobre estas comunidades.

Descubrimos que las lecciones aprendidas y el trauma experimentado al principio de la pandemia del VIH/SIDA ayudaron a las áreas urbanas homosexuales a responder al COVID-19 de manera rápida y efectiva, especialmente frente a la parálisis temprana del gobierno federal.


Cómo los barrios homosexuales lucharon contra el VIH/SIDA

Los barrios gay son aquellos que dan la bienvenida a minorías sexuales lesbianas, gay, bisexuales, transexuales, queer y otras, una población a la que generalmente se hace referencia con la abreviatura LGBTQ+. Ejemplos bien conocidos incluyen el distrito de Castro en San Francisco, Dupont Circle en Washington y Greenwich Village y Chelsea en la ciudad de Nueva York.

Los “gayborhoods” crecieron durante los movimientos de liberación sexual de las décadas de 1960 y 1970, ofreciendo a las personas LGTBQ y sus aliados un escape de la discriminación y los prejuicios generalizados. En estas áreas, las minorías sexuales podrían alquilar departamentos, socializar en bares y expresarse libremente en una comunidad compasiva y de ideas afines.

Incluso cuando las personas LGBTQ en los Estados Unidos comenzaron a vivir de manera más abierta, los vecindarios homosexuales realmente se fusionaron en torno a la pandemia del VIH/SIDA.

Cuando esa nueva y misteriosa enfermedad comenzó a devastar a la comunidad LGBTQ en la década de 1980, el gobierno de los Estados Unidos se alejó de esas comunidades, no se dirigió a ellas. Inicialmente, no se brindó apoyo fundamental para la lucha contra el VIH, incluidos los subsidios para la atención médica para personas sin seguro y la financiación para la investigación de tratamientos y curas. La información proporcionada por los gobiernos sobre la transmisión y el tratamiento de enfermedades era inconsistente y, a veces, inexacta.


La negligencia del gobierno terminó por estigmatizar a las personas con VIH y provocó muchas muertes evitables. Entonces, los vecindarios homosexuales llenaron el vacío donde el gobierno y las organizaciones principales fracasaron. Se convirtieron en los campos de batalla donde se luchó y finalmente se ganó la pandemia del SIDA.

Las personas en los vecindarios homosexuales desarrollaron organizaciones y sistemas comunitarios para brindar atención médica y servicios de salud mental, brindar apoyo social a las personas LGBTQ+ y apoyar a las empresas amigables con la comunidad gay.

Las organizaciones de salud pública como Gay Men’s Health Crisis de la ciudad de Nueva York también intervinieron para hacer lo que muchos médicos no harían. Compartieron información sobre cómo ralentizar y detener la propagación del VIH y también distribuyeron condones, realizaron pruebas gratuitas del VIH y conectaron a las personas que dieron positivo para ayudar.

Construyendo comunidad a través de la crisis

La pandemia de COVID-19 comparte muchas similitudes que recuerdan a los primeros días del VIH/SIDA.

Tanto con este como con el COVID-19, hubo una respuesta gubernamental desarticulada y chapucera que puso en peligro vidas y produjo tanto miedo como estigma. Incluso algunos de los mismos líderes designados por el gobierno estaban en su lugar: tanto el Dr. Anthony Fauci como la Dra. Deborah Birx trabajaron en reunir recursos del gobierno para encabezar la respuesta médica al VIH en la década de 1990.

Con el COVID-19, al igual que con el VIH/SIDA, los gobiernos municipales y estatales no estaban preparados para combatir un brote de enfermedad. Carecían de planificación e infraestructura para luchar eficazmente una amenaza para la salud pública que se aceleraba rápidamente.

Como resultado, varios estados de Estados Unidos buscaron ayuda en organizaciones dentro de vecindarios homosexuales, confiando en organizaciones de atención médica LGBTQ+ con sede en ellos para ayudar a respaldar su respuesta a la pandemia de COVID-19.

Por ejemplo, en Nueva York, el Departamento de Salud del Condado de Erie solicitó que Evergreen Health, un grupo comunitario LGBTQ establecido originalmente en la década de 1980 como un esfuerzo voluntario para combatir el VIH, asumiera la responsabilidad de las pruebas del VIH durante la pandemia de COVID-19 para que el condado pudiera centrarse en las pruebas de esta última. Evergreen también abrió un centro de pruebas COVID-19 en la primavera de 2020, cuatro décadas después de haber introducido las pruebas del VIH en la región de Buffalo.

Durante la pandemia de COVID-19, Evergreen Health no solo continuó brindando atención médica y otros servicios de apoyo a la comunidad LGBTQ de Buffalo, sino que amplió las ofertas para brindar un mejor servicio a los vecindarios minoritarios y desatendidos en toda la ciudad. En ese momento, el estado de Nueva York era el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19.

En Chicago y otras ciudades, los activistas utilizaron las redes sociales y profesionales urbanas LGBTQ+ establecidas durante la pandemia del VIH/SIDA para abordar esta última enfermedad. Las comunidades queer difundieron información sobre el COVID-19 a los vecinos y distribuyeron cubrebocas y otros equipos de protección, tal como una vez compartieron información sobre la transmisión del VIH y repartieron condones.

Lecciones aprendidas

Los estados con mayor activismo de base en la crisis del VIH también aplicaron lecciones de esa época sobre cómo superar la desinformación y el miedo a las enfermedades contagiosas.

Por ejemplo, el estado de Nueva York utilizó una red de pequeños laboratorios para procesar sus pruebas de COVID-19 y administrar vacunas, un modelo pionero durante el surgimiento de la pandemia del VIH/SIDA, cuando los laboratorios grandes y centralizados estaban inicialmente nerviosos por trabajar con muestras de sangre VIH positiva. Al principio de la pandemia de COVID-19, esto permitió a Nueva York reaccionar de manera efectiva y procesar las pruebas de COVID-19 con relativa rapidez.

Nueva York, seguida de California, fue uno de los estados en los que la infección por COVID-19 apareció por primera vez en los Estados Unidos, cuando estos gobiernos estatales establecieron procedimientos de prueba, recurrieron a métodos establecidos durante la pandemia del VIH/SIDA. La experiencia tanto en Nueva York como en California con el VIH/SIDA ayudó, al menos en parte, a establecer sólidas redes de pruebas durante la pandemia de COVID-19.

El gobierno del Reino Unido, por su parte, eligió laboratorios centralizados para procesar las pruebas, rechazando una oferta para crear una red complementaria de proveedores locales más pequeños. Esa decisión puede tener pruebas complicadas y ralentizar los resultados y el rastreo de contactos, según los informes de SkyNews.

Nuestra investigación también encontró vecindarios homosexuales agrupados para satisfacer las necesidades de la comunidad en general.

Las redes de ayuda mutua de activistas formadas hace décadas dentro de los “gayborhoods” desplegaron tecnologías móviles de igual a igual para ayudar a alimentar a las personas encerradas y enfermas, no solo dentro de la comunidad LGBTQ.

Muchos de estos esfuerzos para combatir el COVID-19, como las acciones que se tomaron para combatir el VIH/SIDA, se realizaron en silencio, sin fanfarrias. Este enfoque de ayuda al vecino es un sello distintivo del liderazgo que se puede encontrar en los vecindarios homosexuales: rescatistas experimentados en tiempos de crisis.

*Por Daniel Baldwin Hess, profesor de Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Buffalo, y Alex Bitterman, profesor de Arquitectura y Diseño, en el Alfred State College of Technology, Universidad Estatal de Nueva York.

*La nota original puedes leerla dando clic aquí.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.