Mundo

El regreso no es una solución, dicen refugiados en Kenia

Más de 200 mil refugiados viven actualmente en el complejo de refugiados de Dadaab y han llegado en varias oleadas durante los últimos 30 años.

Cerrar los campamentos de refugiados de Dadaab y presionar a las personas para que regresen a sus países de origen conducirá a una crisis humanitaria mucho peor, dicen algunas personas refugiadas que actualmente viven en los campamentos, especialmente aquellos que anteriormente regresaron a Somalia, pero que han regresado a los campamentos debido a la violencia generalizada y disponibilidad limitada de servicios básicos en ese país.

Más de 200 mil refugiados viven actualmente en el complejo de refugiados de Dadaab, y han llegado a Kenia en varias oleadas durante los últimos 30 años. Con el gobierno de Kenia y ACNUR anunciando recientemente el cierre de los campamentos en junio de 2022, muchos sienten miedo e incertidumbre sobre lo que vendrá después. Pero están seguros de una cosa: no quieren regresar a Somalia, el país de origen de la mayoría de las personas refugiadas en Dadaab.

“Iría a cualquier otro lugar al que me lleven, excepto a Somalia”, dice Halima *, de 33 años, que abandonó el país en 2008. Ahora vive en Dagahaley, uno de los tres campamentos de Dadaab, y se sintió obligada a regresar a Somalia. Hace algunos años, le llegó la noticia de que su marido, que había regresado para preparar el camino para su regreso a Somalia, había sido secuestrado.

Pero apenas había llegado a Somalia cuando también fue secuestrada junto con sus cinco hijos. “Fui torturada y violada, junto con mi niña de 12 años”, dice. “Fuimos liberados después de un mes cuando nuestra salud se deterioró y logramos escapar a Dadaab nuevamente”.

Cuando se enteró del plan de cerrar Dadaab por radio, dice Halima, pudo imaginarse a sus hijos en sus tumbas y dice: “Me rompió el corazón”.

Para Ahmed, de 64 años, que también había regresado a Somalia a través del programa de repatriación voluntaria del ACNUR en 2018, la vida en Somalia estaba lejos de lo que esperaba. “Esperaba un país mejorado con mejor seguridad y servicios”, dice, que ahora vive en las afueras del campamento de Dagahaley, después de regresar solo dos meses después.

“Me preocupa lo que sucederá si el campo se ve obligado a cerrar”, dice Ahmed. “Si bien nuestras condiciones de vida aquí son difíciles, sin duda son mejores que en Somalia”.


Otros que nacieron en el campo o que han vivido en él casi toda su vida se preguntan a qué están volviendo realmente. “No sé nada sobre Somalia”, dice Idilo Boro Amiin, de 20 años, que nació en el campamento. “Toda mi vida, solo he conocido a Dagahaley”. Idilo tiene tres hijos que también nacieron en el campo.

Preocupaciones sobre el acceso a la atención médica

Más allá de la seguridad, muchas personas refugiadas están preocupadas por cómo continuarán accediendo a los servicios básicos, incluida la atención médica, cuando los campamentos cierren.

“Mi mayor preocupación es cómo obtener insulina para mi hija”, dice Isnina Abdullahi. Su hija Idilo necesita inyectarse insulina todas las mañanas y noches desde que le diagnosticaron diabetes tipo 1 por primera vez en 2009.

Hoy, Idilo es parte de un programa dirigido por Médicos Sin Fronteras (MSF), donde ha aprendido a tomar sus propias lecturas de azúcar en sangre e inyectarse insulina. Ella recibe su insulina todos los meses del hospital, que puede guardar en una caja de enfriamiento portátil.

Unas 50 personas requieren atención continua para la diabetes solo en Dagahaley, un campamento de más de 70 mil personas, mientras que otras 300 necesitan medicación regular para enfermedades crónicas como el VIH, la tuberculosis y una variedad de cánceres, así como trastornos neurológicos. El personal de MSF realiza al menos 700 cirugías que salvan vidas de media al año en Dagahaley, incluidas las cesáreas.

“Si los campamentos cierran y no hay soluciones alternativas para garantizar que las personas puedan seguir accediendo a la atención médica, esto podría ser desastroso”, dice Jeroen Matthys, coordinador del proyecto de MSF en Dagahaley. “Para aquellos que eligen regresar a sus países de origen pero requieren un tratamiento continuo, es vital que las soluciones para garantizar que puedan continuar recibiendo medicamentos se consideren con mucha anticipación”.

El retorno forzado dejará profundas cicatrices psicológicas

Además de poner en riesgo sus vidas y dejarlos con poco acceso a los servicios, obligar a las personas refugiadas a regresar puede dejar profundas cicatrices psicológicas que probablemente tendrán un impacto duradero para muchas.

Desde que Halima regresó, está siendo tratada por un trastorno de estrés postraumático en la clínica de salud mental de MSF en Dagahaley. La hija mayor de Halima también necesita asesoramiento psicosocial regular; a pesar de tener 16 años, todavía está en segundo grado como su hermana de ocho años.

“Ha sido una lucha para mi hija”, dice Halima. “Nunca se ha recuperado del trauma que enfrentó [en Somalia], y esto ha afectado su vida diaria e incluso su desempeño en la escuela”.

Falta de claridad sobre los planes de cierre

En abril, el ACNUR presentó una hoja de ruta para cerrar los campamentos, pero solo se espera un plan final a finales de este año. Esto deja a los refugiados poco tiempo para prepararse para lo que vendrá después. Pase lo que pase, los refugiados dicen que, por ahora, solo tienen dos opciones: asentarse en un tercer país o permanecer varados en Kenia.

Hawa, de 35 años, cuyo hermano fue secuestrado y torturado por grupos armados en Somalia lo dejó tan traumatizado que se niega a dormir durante la noche, dice: “Estoy feliz de ser reasentado, pero si todo lo demás falla, prefiero integrarme localmente que irme de vuelta a Somalia”.

“Lo que estamos viendo es que el regreso no está resultando ser una solución duradera para muchos, no hasta que se establezcan condiciones pacíficas en los países de origen”, dice Dana Krause, directora de país de MSF en Kenia. “Muchos refugiados que regresan nos dicen que la inseguridad sigue siendo generalizada en Somalia. Entonces, en lugar de apresurarnos para cerrar los campamentos, lo que se necesita son consultas significativas con los refugiados y las comunidades de acogida, para que podamos ayudarlos a acceder a soluciones sostenibles y dignas”.

Mohamed Noor Mohamed, de 58 años, líder de la comunidad de acogida en Dadaab, dice que los refugiados y las comunidades locales han construido vínculos estrechos a lo largo de los años a través de matrimonios, hacer negocios juntos y compartir ganado. Dice que las comunidades de acogida no están contentas con el plan de cerrar el campamento. “Si los refugiados se van, también tendremos que irnos porque no podemos sobrevivir aquí sin acceso al agua y otros servicios de los que ahora disfrutamos”.