Mundo

Canciller alemana se opone a liberación de patentes de vacunas COVID

Argumentó que el problema son las capacidades de fabricación y los altos estándares de calidad, no las patentes.

La canciller alemana, Angela Merkel, intervino en contra de una propuesta estadounidense de renunciar a las protecciones de patentes para las vacunas COVID-19, lo que arrojó dudas sobre si la idea tiene suficiente apoyo internacional para convertirse en realidad.

El plan estadounidense crearía “complicaciones graves” para la producción de vacunas, dijo el jueves una portavoz del gobierno alemán en un correo electrónico. Sin el incentivo de las ganancias derivadas del gasto en investigación y desarrollo, es posible que los fabricantes de medicamentos no se muevan de manera tan agresiva para fabricar vacunas en el futuro, argumentó la industria.

Las acciones farmacéuticas que se habían hundido con la noticia de la propuesta estadounidense se recuperaron de la postura de Merkel. Moderna cayó 2.1 por ciento después de haber caído hasta 12 por ciento antes. CureVac cayó un 5.4 por ciento, una mejora con respecto a su anterior caída del 13 por ciento, mientras que BioNTech bajó 3.5 por ciento después de haber caído un 15 por ciento anteriormente.


Estados Unidos, Alemania y otros países debatirán la idea en las próximas semanas a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC), enfrentando la idea de compartir conocimientos especializados con la necesidad de impulsar los suministros mundiales, especialmente en los países en desarrollo que han luchado por obtener sus poblaciones inoculadas. La posición de Merkel muestra que simpatiza con el argumento de fabricantes de medicamentos como BioNTech, con sede en Mainz, Alemania, cuya vacuna con Pfizer utiliza tecnología de ARN mensajero de vanguardia.

“El factor limitante para la producción de vacunas son las capacidades de fabricación y los altos estándares de calidad, no las patentes”, dijo la portavoz del gobierno alemán. “La protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y esto debe seguir siéndolo en el futuro”.

Funcionarios y diplomáticos en Bruselas advirtieron que tales discusiones tomarán meses y probablemente resultarán solo en exenciones parciales, ya que hay pocas posibilidades de que la Unión Europea y los Estados Unidos acuerden ceder la propiedad intelectual para la revolución de su tecnología de ARNm con China. En cualquier caso, la mayoría de los países pobres del mundo no tienen ni la capacidad ni la experiencia para producir tratamientos tan avanzados. Una solución más inmediata al problema, dijeron los funcionarios, sería que Estados Unidos, el Reino Unido y otros siguieran el ejemplo de la Unión Europea y exportaran más vacunas a quienes las necesitan.

La jefa del brazo ejecutivo de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, había respaldado el jueves la propuesta de Biden, aunque agregó que la prioridad debería ser aumentar la producción. Los líderes de la Unión Europea debatirán el tema en una cumbre en Oporto el viernes por la noche.

Estados Unidos y Europa han apoyado firmemente las protecciones de la propiedad intelectual en la OMC, particularmente como una forma de hacer cumplir problemas como la infracción de patentes chinas. A medida que la pandemia conduce a algunos de los descubrimientos científicos más monumentales y lucrativos del mundo, los defensores de los derechos de propiedad intelectual se están entusiasmando con algunas excepciones por motivos éticos, a pesar de que las compañías farmacéuticas argumentan que hará más daño que bien.

Bajo presión

A medida que avanzaban las vacunas estadounidenses y disminuían los brotes en las últimas semanas, la Casa Blanca se vio presionada por demócratas progresistas y defensores de la salud pública para que adoptara una postura, mientras que India en particular sufre un aumento de muertes e infecciones.

“En términos de qué tan pronto la OMC puede cumplir, eso depende literalmente de que los miembros de la OMC, colectivamente, puedan cumplir”, dijo la Representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai, en una entrevista el miércoles. “Soy la primera en admitir que nos estamos inclinando hacia un proceso que no va a ser fácil”.

El director general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, acogió con satisfacción la decisión de Estados Unidos de apoyar la exención y quiere que los países tomen una decisión antes de las reuniones ministeriales de la organización en diciembre, dijo el portavoz Keith Rockwell.

Muchos miembros de la OMC ven el tema como importante, y Estados Unidos y la Unión Europea han “tomado nota” del apoyo de Estados Unidos, dijo Rockwell en una conferencia de prensa en línea el jueves después del segundo día de una reunión del consejo general en Ginebra.