Mundo

China consolida control sobre Hong Kong con cambios en ley electoral

Xi Jinping firmó órdenes para enmendar una ley, lo cual da el poder a Beijing de examinar a candidatos para garantizar que sean leales al Partido Comunista.

China finalizó un plan radical para garantizar que los líderes de Beijing controlen el resultado de las elecciones en Hong Kong, una medida que podría profundizar las relaciones ya tensas con las naciones occidentales.

El presidente, Xi Jinping, firmó este martes órdenes para enmendar la Ley Básica de Hong Kong, informó la agencia oficial de noticias Xinhua, después de que el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo aprobara las revisiones. La medida proporciona más detalles sobre los cambios aprobados por la legislatura de China el 12 de marzo que pedía un “comité de revisión” para examinar las calificaciones de los candidatos electorales para garantizar que todos sean patriotas leales al Partido Comunista en Beijing.

Un comité de seguridad nacional de Hong Kong aprobará los candidatos para el Consejo Legislativo de la ciudad basándose en el examen de los agentes de policía en la división de seguridad nacional, reportó Xinhua, y agregó que no habría revisión legal de las decisiones del comité.

Otros cambios incluyen ampliar el número de escaños del Consejo Legislativo de 70 a 90, reducir el número de escaños elegidos directamente en la cámara de 35 a 20 y otorgar al Comité Electoral de la ciudad la posibilidad de nombrar a 40 de los legisladores de la ciudad, informó South China Morning Post.

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, y el presidente de LegCo, Andrew Leung, indicaron que las elecciones legislativas pospuestas serán celebradas en diciembre.

Las medidas son las más recientes en los esfuerzos de China para garantizar que las voces a favor de la democracia no tengan un camino para obtener el poder en Hong Kong después de protestas históricas y a veces violentas en 2019. El llamado de Xi para que “patriotas” dirijan la antigua colonia británica castraron las instituciones democráticas del país, mientras que las autoridades locales procesan a los activistas que han expresado su oposición al Partido Comunista.

Estados Unidos, el Reino Unido, Japón y la Unión Europea han condenado las medidas de China. Este mes, la Administración de Biden aumentó las sanciones impuestas el año pasado por Donald Trump. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, calificó la reciente reforma del sistema electoral de la ciudad como un “ataque directo” a la autonomía que China prometió a Hong Kong, mientras que el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que los “cambios radicales” constituyen otra violación de la Declaración Conjunta sino-británica de 1984 que allanó el camino para la entrega a China en 1997.