Empresas

Guerra en Ucrania y COVID ‘derrumban’ producción de casas en México; toca peor nivel en 10 años

La inflación en los materiales de la construcción se ha convertido en un obstáculo para la recuperación del sector.

El COVID y la guerra entre Rusia y Ucrania –que provocaron suspensiones en las obras, encarecimiento en los costos de los materiales y bloqueos en puertos que generaron desabastos de insumos–, ocasionaron que el registro y producción de nuevas viviendas en México se ubicará en su peor nivel en casi una década, durante los primeros cuatro meses de este año.

De enero a abril de este año, se registraron 46 mil 299 viviendas para iniciar su construcción, mientras que en producción la cifra fue de 43 mil 272 unidades, de acuerdo con datos del Registro Único de Vivienda (RUV). En ambos casos se trata del menor volumen desde 2013, el último año que se tiene registro, además de representar un desplome de 39 y 23 por ciento anual.

“Empezamos el año con estos pequeños incrementos (en materiales de la construcción), pero a partir de febrero el alza fue un poco más acelerada y lo entendemos porque uno de los principales productores de acero en Europa es Ucrania mismo y de aluminio”, dijo en entrevista Luis Alberto Moreno Gómez Monroy, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

Incluso, el registro y producción de vivienda del primer cuatrimestre de este año se encuentra 15 y 14 por ciento, respectivamente, por debajo de los números del 2020 cuando la pandemia impactó a la industria a mediados de ese año.

“El volumen de producción bajó a razón, más o menos en el primer trimestre un 30 por ciento, un monto muy importante, los tres primeros meses arrancamos en negativos, entonces necesitamos nosotros apurarnos para que la meta que traemos considerando a razón de 240 mil viviendas más o menos se logre para este año”, explicó.

Las condiciones actuales de la inversión, impactadas por la guerra entre Rusia y Ucrania, la inflación y la pandemia, le han pegado más a la producción de vivienda social y económica, de acuerdo con desarrolladoras como Ara, Cadu y Javer, quienes incluso en el primer trimestre del año reportaron alzas en los precios de sus viviendas muy por encima de la inflación nacional.

Por otro lado, según la consultora inmobiliaria Softec, la falta de oferta se ha visto impactada por la rigidez de varias instituciones financieras para otorgar créditos a desarrolladores para la construcción de nuevas obras, así como la lentitud en permisos y trámites de gobierno para iniciar los proyectos.


“Hay compradores, pero no productos. Se ha vuelto más complicada y lenta la gestión de permisos”, comentó Gene Towle, director general de Softec.

Agregó que, las ventas de vivienda social en el 2021 cayeron 22 por ciento, lo que representó una pérdida de casi 8 millones de pesos respecto al año anterior.

En medio de esa situación, instituciones financieras como BBVA inyectarán más de 92 mil millones de pesos para otorgar crédito a desarrolladores de vivienda en el país, así como el otorgamiento de créditos hipotecarios.

“En el transcurso de este año se espera colocar más de 40 mil hipotecas en crédito individual por más de 66.4 mil millones de pesos y en lo que respecta a desarrolladores otorgará más de 25.2 mil millones de pesos para la construcción de vivienda”, detalló Eduardo Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México, en una presentación.

Encarecerá inflación hasta 17%

El encarecimiento de materiales para la construcción de vivienda como el acero, varilla, aluminio, concreto, cemento, vidrio, plástico y combustibles, así como el impacto de semiconductores y componentes para máquinas de construcción, como grúas y revolvedoras, pasarán factura al final del año en los precios de la vivienda.

De acuerdo con la Canadevi, a finales de 2022 la industria podría enfrentar un encarecimiento de la vivienda de hasta el 17 por ciento si se intensifican los efectos inflacionarios en el segundo semestre del año.

“Nos hemos acercado con la cadena de valor de la industria, estamos buscando alternativas tanto técnicas como regionales para buscar la forma de abatir un poco estos incrementos. Nosotros creemos que sí va a haber un impacto al final del año más o menos a razón de entre un 10 y un 17 por ciento, un impacto muy fuerte que no se había dado desde hace muchos años”, agregó el presidente de la Canadevi.

Dijo que ante la problemática actual que enfrenta la industria en una menor producción de vivienda, principalmente social, el sector buscará soluciones junto al Infonavit, la banca y el Fovissste, para atender a miles de familias de menores recursos, que serán las más afectadas por esta espiral inflacionaria.