Empresas

¿Comprarás una PC o un smartphone nuevo? La escasez de chips te ‘sangrará’ el bolsillo

Durante el primer trimestre de 2021, los ingresos por ventas de equipos de Telmex, AT&T y Telefónica cayeron 11% anual.

El desabasto de semiconductores y el alza en los costos de diversas materias primas a causa de COVID-19, que interrumpió varias cadenas productivas, provocó el encarecimiento de hasta 30 por ciento en el precio de las computadoras y de hasta 15 por ciento de smartphones en el primer semestre de 2021, advirtieron analistas.

“Ahora vemos que ya se volvió a resurtir el stock (de chips) porque esta afectación se vio muy marcada y tuvieron que pasar siete meses para volver a ver en los stands la oferta de computadoras, pero en términos de incrementos vemos un aumento del 20 y hasta 30 por ciento en el mismo dispositivo sobre todo en las computadoras de menor capacidad”, explicó Rolando Alamilla, gerente de investigación de mercado en The Ciu.

Acotó que este incremento es muy preocupante para un país como México que tiene una adopción muy baja de computadoras, que es de apenas 44 por ciento, mientras que el 88 por ciento de la población tiene un smartphone, de acuerdo con datos de la última Encuesta del Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH).


“Las tres industrias que están teniendo una mayor afectación por la escasez de chips son las de smartphones, de computadoras y los automóviles, el problema es que no pueden cubrir la oferta mundial, pero lo que hacen es tratar de enviar lo que tienen disponible a los mercados más importantes”, dijo.

Nicole Peng, vicepresidenta de movilidad de Canalys, detalló que, debido a la escasez de chips y las memorias para smartphones y computadoras sus precios aumentan, por lo que los productores de teléfonos deben decidir si absorben ese costo o se lo pasan a los consumidores.

“Esto generará desafíos donde los clientes son sensibles a los precios. Los proveedores de teléfonos deben buscar mejorar su eficiencia operativa mientras reducen las expectativas de margen en sus carteras de gama baja en la duración de restricciones”, comentó Peng en su estudio ‘Pronóstico del mercado Global de teléfonos inteligentes para 2021.

Falta de chips le pega a operadores

En el primer trimestre de 2021, los ingresos por ventas de equipos de Telmex, AT&T y Telefónica cayeron 11 por ciento anual, debido al desabasto de tarjetas SIM, de acuerdo con Select, firma especializada de mercados en la industria TIC.

Para la Alamilla la reducción en ventas también se debe a la afectación económica que han tenido los mexicanos por la crisis sanitaria, lo que ha afectado a los operadores, ya que estimó que el 33 por ciento de sus ingresos provienen de la venta de equipos.

Anticipó que, para el segundo cuarto de este año, los operadores tendrán una recuperación en ventas debido a que de manera paulatina las personas se animan a comprar más teléfonos.

“La resistencia de la industria de los teléfonos inteligentes es bastante increíble. Los pedidos pendientes están aumentando. La industria está luchando por los semiconductores y todas las marcas sentirán el apuro” dijo Ben Stanton, gerente de investigación de Canalys, empresa de análisis del sector tecnológico.

AT&T consideró que la falta de semiconductores en el mundo es un reto importante que enfrentan, aunque destacó la labor de su equipo de compras y suministro.

“Hace maravillas, el equipo encargado se ha vuelto muy eficiente a la hora de comprar, vender y entender lo que necesita el mercado”, dijo Borja de Checa, vicepresidente adjunto de business partners de AT&T en el país.

Explicó que este problema no frenará el crecimiento de la empresa en México, pues ha aumentado el consumo de datos y de empresas.

Problema mundial

En 2020, el coronavirus interrumpió en el mundo operaciones consideradas no esenciales, lo que provocó la ruptura de cadenas de suministro de empresas manufactureras, dejando una escasez de semiconductores o chips que son indispensables para armar productos como celulares, computadoras y autos.

Cristiano Amon, presidente y CEO electo de Qualcomm, productora de chipsets para la tecnología móvil, explicó que la ruptura de cadenas de suministro ha afectado a toda la industria, pero prevé que al cierre de este año la situación se normalice.

“La situación actual de cadena de suministro, hay más demanda que oferta de nuestros productos”, dijo.

Por su parte, Santiago Cardona, director general para Intel México, explicó que la demanda de procesadores que se ve es sólo una pequeña muestra de lo que necesitará el mundo en un futuro cercano, derivado de nuevas tendencias tecnológicas como la Inteligencia Artificial, el 5G y el IoT.

Acotó que un procesador tarda aproximadamente 20 semanas en salir de una fábrica y, en el caso de Intel, se lleva a cabo en centros especializados, cuyo costo puede ascender a 10 mil millones de dólares para cada una de estas plantas, que además tardan alrededor de 2 años en construirse.

“Estos elementos nos pueden ayudar a entender la magnitud del reto que hoy enfrentamos, y al mismo tiempo nos pintan un panorama increíble para el futuro”, dijo.

Con información de Axel Sánchez