Economía

Rusia cumple ‘su venganza’: Envíos de petróleo se ‘hunden’ a un mínimo de 6 meses

Los envíos de crudo en las cuatro semanas hasta el 16 de julio cayeron a 3.1 millones de barriles por día, según datos de Bloomberg.

Los flujos de crudo transportado por el mar de Rusia se hundieron a un mínimo de seis meses en el último período de cuatro semanas, ya que Moscú finalmente parece estar cumpliendo su promesa de reducir el suministro a los mercados internacionales.

Los envíos de crudo en las cuatro semanas hasta el 16 de julio cayeron a 3.1 millones de barriles por día, según los datos de seguimiento de buques monitoreados por Bloomberg y corroborados por otras fuentes de datos.

Eso es 780 mil barriles por día menos que su pico en los 28 días hasta el 14 de mayo. Los envíos fueron 270 mil barriles por día por debajo del nivel de febrero, el mes de referencia citado cuando el gobierno ruso anunció un recorte de producción que entraría en vigor en marzo.

Rusia dijo inicialmente que reduciría la producción de petróleo en 500 mil barriles por día en represalia por las sanciones occidentales y los topes de precios de su petróleo impuestos después de la invasión de Ucrania, pero posteriormente aumentaron los envíos al extranjero.

Envíos a Asia, los que más resienten la disminución de crudo

La reducción que se ve ahora se produce después de que el Kremlin dijera que reduciría las exportaciones en la misma cantidad en agosto, luego de un nuevo recorte unilateral de la producción por parte de Arabia Saudita.

La restricción de las exportaciones de Rusia fue aclamada como significativa por el ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, quien instó a Moscú a brindar una mayor transparencia en sus flujos de petróleo.


La medida llega en el momento más ventajoso posible para Moscú, con las refinerías nacionales finalizando el mantenimiento de primavera y la producción de condensado, sumergiéndose en una caída estacional en la producción de gas natural.

Con pocos compradores en Europa, el impacto de los menores flujos se está sintiendo en los envíos a Asia, que cayeron a su nivel más bajo desde mediados de enero.

Los volúmenes más pequeños socavaron los ingresos del Kremlin por los impuestos a la exportación, que cayeron al nivel más bajo desde abril en el último período de cuatro semanas.

Los precios de los Urales superaron un límite de precios establecido por el Grupo de los Siete países, lo que podría complicar los envíos.

El crudo ruso no se puede transportar en barcos occidentales, ni hacer uso de los servicios occidentales, a menos que tenga un precio por debajo del umbral.

Los precios por encima de ese nivel obligarán a los compradores a utilizar la flota oculta de embarcaciones que operan sin seguros occidentales u otros servicios.

Las empresas navieras que dependen de los servicios occidentales pueden esperar retrasos por parte de los proveedores de servicios financieros y técnicos para verificar que los envíos no se vendieron por encima del límite de precios del G7, según Standard Club, un proveedor de protección e indemnización para los armadores.

El aumento de los precios y la reducción del descuento frente a los puntos de referencia internacionales también están haciendo que el crudo de Rusia sea menos atractivo para las refinerías indias, que están en conversaciones con los exportadores tradicionales de Medio Oriente para aumentar las compras a medida que las importaciones rusas pierden su ventaja en los precios.

Rusia tiene como objetivo reducir sus exportaciones de crudo del tercer trimestre en 2.1 millones de toneladas en total, lo que corresponde a la promesa de la nación de reducir los suministros en el extranjero en 500 mil barriles por día en agosto.

Moscú disminuirá las exportaciones tanto de sus principales puertos occidentales como de los flujos de oleoductos, según el Ministerio de Energía, aunque es difícil ver qué entregas de oleoductos se pueden cortar sin incumplir los términos del contrato.

Sobre una base promedio de cuatro semanas, las exportaciones marítimas totales en el período hasta el 16 de julio bajaron en 105 mil barriles por día a 3.1 millones de barriles por día.

Esto se compara con un promedio de 3.38 millones de barriles por día en las cuatro semanas hasta el 26 de febrero.

Los flujos semanales más volátiles se movieron en la dirección opuesta, aumentando en unos 260 mil barriles por día a 3.11 millones de barriles por día.

También lee: