Culturas

Muse y Los Abuelos de la Nada en estos discos

‘Origin of Symmetry: XX Anniversary RemiXX’, ‘Vasos y Besos’, y ‘Saxophone Colossus’, de Sonny Rollins.

logo logo Origin of Symmetry: XX Anniversary RemiXX
ARTISTA: Muse
SELLO: Warner Records
PRECIO: $957 (LP Doble)

Reedición de aniversario

Muse celebra el 20º aniversario de Origin of Symmetry con el lanzamiento del LP doble Origin of Symmetry: XX Anniversary RemiXX, que presenta audio remezclado y remasterizado. A medida que se acercaba el aniversario del álbum, la banda le pidió al productor Rich Costey que revisitara las grabaciones originales con el fin de darles un claridad renovada con un sonido más abierto y dinámico, lo que resalta partes e ideas previamente enterradas o silenciadas en las mezclas originales, como un clavicémbalo y cuerdas. Los remixes revelan cada faceta de los temas con una nueva calidez.

logo logo Vasos y Besos
ARTISTA: Los Abuelos de la Nada
SELLO: Universal Music
PRECIO: $304

Libertad creativa

Formado en 1982, Los Abuelos de la Nada presentaron, un año después, Vasos y Besos, disco en el que mostraban su libertad creativa y que los consolidó como uno de los grupos más grandes de la década en Argentina. El álbum fue el reflejo más fiel de la química de la agrupación, conformada por los legendarios Miguel Abuelo, Andrés Calamaro, Daniel Melingo, Cachorro López, Gustavo Bazterrica y Polo Corbella. Esta producción, que incluye temas clásicos como Mil Horas y Chalamán, más sus exóticos y teatrales conciertos, fueron el estandarte les ayudó a encabezar el movimiento del rock en el cono sur.

logo logo Saxophone Colossus
ARTISTA: Sonny Rollins
SELLO: Prestige Records
PRECIO: $476

Coloso del saxofón

Esta grabación, realizada en 1956, es esencial para los fanáticos del jazz directo, pero también es bastante accesible y agradable para aquellos que no son grandes seguidores del género. Mientras la reseña original de DownBeat Magazine decía: “Sonny Rollins muestra un gran sentido del humor y un delicado sentimiento por la belleza”, muchos críticos han sostenido que este es probablemente el mejor de los discos que hizo el saxofonista en su productivo período de mediados de la década de 1950. Además, sus acompañantes Tommy Flanagan, Max Roach y Doug Watkins son fantásticos, se nota que amaban esta música.