CDMX

Aunque se estacionen frente a tu puerta, ponchar las llantas te podría salir caro

Ponchar las llantas de cualquier auto que se estacione frente a tu casa te podría costar una multa o hasta ir a la cárcel, pues el bloqueo a tu puerta no es un atenuante a la agresión.

En un lugar con una población de alrededor de 9 millones 209 mil 944 habitantes, como lo es la Ciudad de México, encontrar un lugar donde se pueda estacionar un vehículo puede ser sumamente complicado, especialmente en las llamadas “horas pico”.

Por ello, es posible ver en muchas avenidas o calles a diversos autos estacionados en lugares prohibidos, o bien, frente a las entradas de algunas casas, por lo que algunas personas realizan actos, como ponchar llantas, con la idea de “enseñarles” a los conductores que no deben dejar su vehículo en ese lugar.

Sin embargo, esta práctica puede considerarse como un delito y tiene una sanción. En El Financiero, te contamos a cuánto asciende la multa por ponchar la llanta de un vehículo ajeno de manera intencional.

¿Puedo ponchar las llantas de un vehículo por estacionarse fuera de mi casa o en mi entrada?

Mejor no lo intentes, pues podrías terminar en la cárcel, ya que el Código Penal Federal en su artículo 399 señala que esta práctica puede castigarse como daño a propiedad ajena.

“Cuando por cualquier medio se causen daño, destrucción o deterioro de cosa ajena, o de cosa propia en perjuicio de tercero, se aplicarán las sanciones del robo simple”, indica la ley.

Y es que, “podría salirte más caro el caldo que las albóndigas”, ya que el Código Penal tiene las siguientes sanciones para los “justicieros” que ponchan llantas:

  • Si el valor de lo robado no excede cien veces el salario, se impondrán hasta dos años de prisión y multa hasta de cien veces el salario.
  • Si excede cien veces el salario, pero no de 500, la sanción será de dos a cuatro años de prisión y multa de cien hasta ciento ochenta veces el salario.
  • Si excede de quinientas veces el salario, la sanción será de cuatro a diez años de prisión y multa de ciento ochenta hasta quinientas veces el salario.

Así que, si eres de las personas que tienen en su puerta el letrero de “se ponchan llantas gratis”, recuerda que podrías ser sancionado, mejor llama a la policía de tránsito o a la grúa para que retiren el vehículo que incumple con el reglamento para que le apliquen la sanción correspondiente.