CDMX

Y a todo esto, ¿cómo llegaron las palmeras a CDMX?

La palma de Paseo de la Reforma vivió poco más de 100 años, pero, ¿sabes cómo llegó ahí? Te contamos.

Con el retiro de la emblemática palmera de la avenida Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, muchos de los ciudadanos se mostraron sorprendidos y reaccionaron con tristeza al anuncio debido a que el ejemplar estuvo un largo tiempo en la glorieta; sin embargo la palma fue retirada debido a una presencia de hongos asociados a la pudrición, pero, ¿sabes cómo llegó esa palmera ahí? En El Financiero te contamos.

La palma canaria no es originaria de México, sino de las Islas Canarias, y cada uno de estos ejemplares puede llegar a vivir hasta 200 años, en alturas máximas de 500 metros sobre el nivel medio del mar. En la Ciudad de México, con una altura superior a los 2000 metros, la palma de Reforma vivió por más de 100 años.

Las palmas, oriundas del norte de África, llegaron a la ciudad traídas por el regente Fernando Casas Alemán, después de que el presidente de México, Miguel Alemán (1946-1952) visitó la ciudad de Los Ángeles, California, donde las vio crecer en hileras sobre los principales bulevares, señala la periodista Lourdes Mendoza.

En la Ciudad de México fueron plantadas con la finalidad de recrear el entorno tropical y lujoso que se vivía en Beverly Hills.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente, los historiadores han hablado de ella por años y la han enaltecido dejado entrever que la palma fue partícipe y observadora de grandes acontecimientos. Cuentan que, en las noches, la palma, que al día de hoy alcanzó una altura de 22 metros, veía pasar a jóvenes que escuchaban jazz en la Júarez y hasta bailes de charlestón en la madrugada.

Al ubicarse cerca del Ángel de la Independencia, un monumento que a menudo es tomado como un símbolo de la ciudad, la palmera se ha sumado a celebraciones deportivas y ha escuchado una pluralidad de voces que marcharon en defensa de sus ideales.

Sin embargo, el pasado 6 de abril, un grupo de especialistas del Colegio de Postgraduados (institución reconocida como líder en ciencias forestales y agroalimentarias en México y América Latina) tomó una serie de muestras de suelo, raíz, tallo y hojas de la palma de Reforma y hallaron la presencia de hongos, uno de los cuales se asocia con la pudrición rosada de la palma.


Por lo anterior, las autoridades de la CDMX decidieron retirar la icónica palmera de Paseo de la Reforma y sustituirla con otra especie.

Desafortunadamente, la palmera de Reforma no es la única a la que se le ha detectado esta enfermedad, ya que, hasta el momento, se ha realizado la poda sanitaria de mil 729 palmeras y se han derribado solo 189 palmeras muertas dentro de la CDMX de acuerdo con datos de la Sedema.