Border

Infracción de tránsito revela mega venta de granadas y armas en Laredo

Alejandro Chávez, el conducto detenido, declaró que las granadas explosivas y armas de fuego con las que fue hallado las obtuvo del Arena Gun Club.

Una rutinaria parada por posible infracción de tráfico al conducir en exceso de velocidad y sin cinturón de seguridad por el centro de Laredo, terminó en el descubrimiento de granadas explosivas y armas de fuego que fueron obtenidas en el Club de Tiro Arena Gun, de acuerdo con información del Laredo Morning Times.

El conductor una Ford F-150, de nombre Alejandro Chávez, indicó el pasado 5 de octubre al oficial al ser detenido, que portaba armas de fuego porque las llevaría a una casa de empeño. Sin embargo, el funcionario decidió llamar refuerzos para verificar la información brindada por el sospechoso, y fue así como al lugar arribaron agentes especiales.

Posteriormente, el acusado otorgó a las autoridades el permiso de investigar los números de serie de las armas, así como los récords criminales que podrían tener registrados, pues se trataba de pistolas calibre 38, 45, 9 mm, y un Citadel M11A1, además de granadas tácticas de “flash- bang”.

Tras una breve investigación por parte de la agencia de Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), se determinó que el sujeto compró las armas en Laredo utilizando una dirección de Dallas, y también, después de examinarlas, se concluyó que no se trata de armas restringidas, pero sí que el poseedor tiene un récord criminal de arrestos en el pasado. Sin embargo, no son por delitos graves.

Chávez confesó poseer otras armas de fuego y municiones en una bodega, así como que todo esto lo obtuvo del Arena Gun Club en Laredo, un lugar al que normalmente tanto adultos como menores de esta ciudad asisten a “practicar tiro al blanco”.

La agencia ATF confirmó que Chávez había comprado las armas de fuego en el recinto que mencionó y usó una dirección en Dallas al completar los documentos en el momento de la compra. Las fechas de la transacción comprenden entre el 21 de agosto de 2018 y el 26 de septiembre de 2020, según documentos judiciales. El hombre llevó voluntariamente a las autoridades a su residencia y les enseñó las granadas y municiones de que tiene posesión.

Finalmente, se determinó que las granadas flash bang no eran elementos controlados como prohibidos. Durante una entrevista sin custodia, las autoridades descubrieron que el indiciado había vivido en Laredo durante algunos años, pero usó su dirección de Dallas para identificarse.