Mundo

CEO de Moderna, fabricante de vacunas COVID, dice que donará mayoría de su fortuna

El CEO de Moderna, Stephane Bancel, dijo que también está interesado en tomar acciones filantrópicas contra el cambio climático.

El CEO de Moderna, Stephane Bancel, dijo que planea donar la mayor parte de la riqueza de su familia, enfocando su filantropía en temas como la atención médica y la seguridad alimentaria mundial.

“Les hemos dicho a nuestros hijos que reciban una buena educación, nosotros nos encargamos de eso”, dijo Bancel en una entrevista en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “Conseguirán la casa de la familia, ya sabes. Pero el resto lo vamos a regalar”.

Bancel, de 49 años, dijo esta semana que planea ejercer algunas de sus opciones sobre acciones de Moderna en el transcurso de los próximos 12 meses y vender las acciones, donando las ganancias. Eso podría generar alrededor de 355 millones de dólares para obras de caridad, dijo. El CEO tiene un patrimonio neto estimado de 4.1 mil millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

Bancel tiene una participación del 5.4 por ciento en Moderna a través de sus propias acciones y dos entidades separadas, según datos recopilados por Bloomberg. Las acciones del fabricante de una de las vacunas contra el COVID-19 se dispararon a un máximo de casi 500 dólares por acción en agosto antes de perder valor en medio de la preocupación sobre si los pedidos de vacunas mantendrían el ritmo. Todo el sector de la biotecnología también ha disminuido durante ese período.

El CEO dijo que también está interesado en tomar acciones filantrópicas contra el cambio climático. Ha invertido en empresas climáticas y citó una participación en la empresa emergente de energía de fusión nuclear Commonwealth Fusion Systems.

Bancel dijo que su hija adolescente lo convenció de que se hiciera vegetariano al señalarle las afectaciones climáticas de comer carne.

A fines de abril, Moderna pidió a los reguladores de Estados Unidos que autoricen su vacuna de dosis reducida contra el COVID-19 para niñas y niños menores de seis años, en un proceso esperado que podría abrir las vacunaciones para millones de infancias este verano.


Moderna presentó el 28 de abril datos a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) que espera demuestren que su vacuna de baja dosis en dos inyecciones puede proteger a bebés y niños.

Con la colaboración de Kat Van Hoof.