Bloomberg

Aeroméxico ve luz al final del túnel: llega a acuerdo con principal grupo de acreedores

Es probable que la audiencia sea el último enfrentamiento judicial entre el grupo de Invictus y Aeroméxico.

Grupo Aeroméxico llegó a un acuerdo de último momento con el principal grupo de sus acreedores no garantizados, facilitando el camino para que la aerolínea obtenga la aprobación final de una jueza en Nueva York para salir de la bancarrota.

El comité oficial de acreedores no garantizados en el caso del Capítulo 11 de la compañía acordó unirse a más tenedores de deuda que respaldan el plan, incluidos Apollo Global Management y Delta Air Lines. A cambio, los acreedores no garantizados recibirán un pagaré por 40 millones de dólares.

El acuerdo significa que la única oposición que enfrenta la empresa a su propuesta de recortar mil 100 millones de dólares de deuda es un grupo más pequeño de acreedores no garantizados liderado por Invictus Global Management y Corvid Peak Capital Management. Este grupo se opone a la propuesta de reorganización, que daría participaciones de propiedad a los tenedores de deuda sénior Apollo y Delta.

El acuerdo se anunció al comienzo de una audiencia en Manhattan, supervisada por la juez de quiebras de Estados Unidos, Shelley Chapman. Chapman escuchará los argumentos finales sobre la propuesta y luego decidirá si aprueba el plan de reorganización y permite a Aeroméxico salir de la quiebra.

El plan reduciría mil 100 millones de dólares de deuda y daría a Apollo y otros prestamistas importantes una participación en la propiedad. Apollo también recibiría 150 millones de dólares en efectivo. Al comienzo del proceso de quiebra, Apollo orquestó un plan de rescate de mil millones de dólares que ayudó a mantener a flote a la aerolínea en dificultades durante el procedimiento del Capítulo 11.

Es probable que la audiencia sea el último enfrentamiento judicial entre el grupo de Invictus y Aeroméxico sobre el plan. La mayoría de los acreedores votaron a favor de la propuesta, según documentos judiciales. Los acreedores que se oponen al plan de salida de la quiebra argumentan que la propuesta subvalora la aerolínea para beneficiar a Apollo y Delta.

Aeroméxico se declaró en quiebra en 2020, durante la pandemia.